El sarampión El sarampión El sarampión

Así como la varicela, el sarampión es una enfermedad viral. Por lo general, sus síntomas son parecidos, empiezan con una fiebre alta que dura entre 5 y 7 días, luego aparece un sarpullido con mucho picor. Luego de ello pueden aparecer otros rasgos que lo diferencian como la conjuntivitis (infección a los ojos), sensibilidad a la luz, puntitos rojos y blancos dentro de la boca, y dolor intenso de garganta.

El sarampión es también altamente contagioso, ya que el virus vive en la mucosa de la nariz y garganta de las personas infectadas, por lo que toser o estornudar puede ocasionar un contagio. Los síntomas del sarampión suelen prolongarse durante un par de semanas, período en el que el niño deberá permanecer en aislamiento y descanso, en un lugar fresco e ingiriendo mucho líquido.

En esta enfermedad en especial, las complicaciones pueden resultar peligrosas, ya que la infección puede desencadenar otras en los oídos, estómago o las vías respiratorias ocasionando neumonía. Sin embargo, las probabilidades de que esto suceda se minimizarán con la colocación oportuna de la vacuna contra el sarampión, y los cuidados que se le brinden.