Higiene personal Higiene personal Higiene personal

Cuidar la higiene personal en el aula, y en todos los espacios, es muy importante para la salud de niños y adultos. Un aula cuyos miembros se preocupan por su aseo y limpieza estará protegida de gérmenes y bacterias que ocasionan enfermedades.

Refuerce los hábitos de higiene personal cada día recordando a sus alumnos que deben llevar siempre su bolso de aseo. También puede implementar un rincón de higiene en el salón, donde no deberá faltar:

  • Jabón: para lavar las manos antes y después de comer, ir al recreo, o trabajar con diversos materiales en clase. Es importante indicarles la manera correcta de hacerlo.
  • Cepillo para las uñas: para quitar restos de suciedad que hayan quedado entre las uñas, lugar favorito de los gérmenes para esconderse.
  • Toallas: para secarse correctamente, sin utilizar la ropa que es fuente de múltiples infecciones.
  • Cepillo y pasta de dientes: cada niño llevará su cepillo de dientes a clase, para utilizarlo tras las comidas que consumen allí. Es importante indicarles también la manera adecuada de hacerlo.

La práctica de estos hábitos no debe ser tomado como un castigo por los niños, se trata de que poco a poco ellos incorporen las acciones de aseo como parte de su rutina sin tener que recordárselos. Procure utilizar dinámicas divertidas en clase, donde se encuentre disfrute en el momento del aseo.

Motive además la higiene en el hogar, dialogando con los padres para que los alumnos lleguen bien presentados al colegio: bañados, con ropa limpia y el semblante ordenado cada día. Recuerde también su propio cuidado personal, ya que como docente ¡debe dar el ejemplo!