Lo estábamos haciendo mal: ¡Así es como debes lavarte las manos! Lo estábamos haciendo mal: ¡Así es como debes lavarte las manos! Lo estábamos haciendo mal: ¡Así es como debes lavarte las manos!

Los jabones no matan los gérmenes, ni siquiera les hacen cosquillas. La verdadera función del jabón es romper la tensión superficial del agua y así los gérmenes, simplemente, se resbalan de tus manos y se van por el desagüe. En otras palabras, el jabón te ayuda a despegar la suciedad.

Hay muchas imágenes e infografías con pasos, formas o directrices para lavarte las manos. Por ejemplo, la Organización Mundial de la Salud indica 12 pasos para dejar tus manos impecables. ¿No que era algo tan sencillo?

Una lavada de manos promedio dura entre 35 a 42 segundos. Sin embargo, si utilizas la técnica adecuada podrás sacarle provecho a esos segundos fundamentales para protegerte de enfermedades e infecciones.

Humedece

Antes de tocar el jabón debes humedecer totalmente tus manos y cerrar el caño (para ahorrar agua).

Jabónate

Frota una mano con otra ¿eso hiciste toda tu vida? Asegúrate que el jabón llegue a todos los lugares, incluso entre tus dedos y bajo tus uñas. Recuerda que tus manos no son solo las palmas o las partes sucias. Deben quedar íntegramente limpias cada vez.

Restriega

Lo recomendable es que las manos sean frotadas por lo menos 20 segundos. ¿Necesitas un cronómetro? Utiliza el coro de tu canción favorita y no dejes de restregar hasta que acabe. Frotar repetidamente una mano con otra es la clave para desprender todos los gérmenes.

Al agua

Sumerge tus manos en el agua de modo que ésta se lleve toda la suciedad. Recuerda que los gérmenes te aprecian tanto que no querrán desprenderse fácilmente. Vas a tener que seguir restregando mientras el agua fluya.

Sécate

¡Con una toalla limpia! No arruines todo el esfuerzo que realizaste en estos 40 segundos.