Cuidando a nuestros hijos de la radiación solar Cuidando a nuestros hijos de la radiación solar Cuidando a nuestros hijos de la radiación solar

El calentamiento global está propiciando temperaturas más altas especialmente durante la época de verano en muchas partes del mundo, lo que ha hecho que suframos de fuertes olas de calor que alcanzan hasta los 45 grados centígrados de sensación térmica, en algunos casos.

¿Por qué es importante proteger a nuestros hijos ante este incremento de radiación solar? Los efectos del calor en el organismo no solo se relacionan con agotamiento, insolación, espasmos musculares, y hasta deshidratación; sino que los rayos ultravioleta emitidos por el sol pueden tener efectos terribles en la piel y ojos, especialmente en el caso de niños y niñas.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) afirma que, en cantidades pequeñas, las radiaciones ultravioleta son hasta beneficiosas para la salud por ayudar en la producción de vitamina D. Sin embargo, la exposición excesiva a ellas se relaciona con determinados tipos de cáncer de piel, quemaduras de sol, e incluso enfermedades oculares.

Siga las siguientes recomendaciones para proteger a su familia de la radiación solar:

  • Usar siempre bloqueador solar, y aplíquelo a todos los miembros de su familia desde antes de exponerse al sol, volviéndolo a colocar cada dos horas.
  • Utilizar ropa delgada, camisas y blusas de manga larga, de preferencia de algodón y de colores claros. La ropa debe cubrir la mayor parte del cuerpo.
  • Trabajar en áreas de sombra, de lo contrario se recomienda usar sombrero de ala ancha o gorros con visera, lentes protectores que filtren los rayos ultravioletas (UV) y evitar mirar directamente al sol.
  • Si está en una piscina, río, lago o mar al aire libre, evitar los reflejos solares del agua, la arena blanca, la nieve y en general las superficies muy blancas.
  • Evitar el uso de camas y lámparas bronceadoras, especialmente a los menores de 18 años.
  • Incluir en la dieta diaria una mayor cantidad de alimentos que contengan vitamina A, E y C (antioxidantes) e ingiera más líquidos: jugos y aguas naturales. Y considerar la conveniencia de tomar suplementos de vitamina D.
  • Es necesario protegerse también los días nublados porque los rayos pasan a través de las nubes.

No olvide que el agua, la arena y la nieve reflejan los rayos ultravioletas en más del 80%. Así que tenga especial cuidado en la playa. Durante el verano, recuerde además tomar mucha agua y dé de beber a los demás aún cuando no manifiesten tener sed.