Infórmate: ¿Son peligrosos los sustitutos del azúcar? Infórmate: ¿Son peligrosos los sustitutos del azúcar? Infórmate: ¿Son peligrosos los sustitutos del azúcar?

Definiciones y explicaciones sobre algunos de los sustitutos artificiales más populares

Ante la creciente evidencia de los peligros que conlleva el consumo de azúcar, es natural que mucha gente opte por sustitutos artificiales. ¿Pero qué sabemos sobre estos? ¿Es cierto que presentan riesgos para nuestra salud?

El Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos nos ofrece algunas definiciones y explicaciones sobre algunos de los sustitutos artificiales de azúcar más populares.

Sacarina

Es posible que hayas escuchado en algún momento que este sustituto del azúcar es un agente cancerígeno. Ello se debe a que en la década de los años 70, se condujeron experimentos con ratas de laboratorio en los que se observó cómo muchas de estas al ser expuestas a altas cantidades de sacarina, desarrollaban cáncer en la vejiga. Ello trajo como consecuencia que en muchos lugares se advirtiera de los posibles efectos de esta sustancia.

No obstante, investigaciones posteriores han demostrado que no existe evidencia concluyente para afirmar que el consumo de sacarina presenta los mismos riesgos en humanos. Desde el año 2000 ya no se incluye la mencionada advertencia en productos con sacarina y no existe contraindicación médica alguna.

Aspartame

Este sustituto se encuentra en el mercado bajo distintas marcas y nombres. Al igual que con la sacarina, décadas atrás aparecieron estudios que alertaban sobre una posible correlación entre el consumo de esto y el desarrollo de cáncer y otro tipo de enfermedades. ¿El veredicto actual de la FDA (Food and Drug Administration)? Al igual que con los otros sustitutos artificiales: no presenta ningún riesgo para la salud.

De hecho, la posición oficial de los entes médicos reguladores es que se puede consumir estos edulcorantes artificiales sin miedo. Recordemos, sí, que las investigaciones científicas constantemente echan nuevas luces sobre estos temas, por lo que la moderación siempre es aconsejable.

Asimismo, existen edulcorantes artificiales elaborados a partir de la hoja de stevia, una planta con la particularidad de tener un sabor dulce en sus hojas. Si acaso aún mantienes reparos con lo artificial, siempre puedes contar con este sustituto. Panela y miel de abeja son otras alternativas también.