Más pescado este verano: un estudio afirma que ayuda a reducir riesgo de cáncer a la piel Más pescado este verano: un estudio afirma que ayuda a reducir riesgo de cáncer a la piel Más pescado este verano: un estudio afirma que ayuda a reducir riesgo de cáncer a la piel

A comer pescado, a comer bonito

Solemos hablar de nuestra piel básicamente en términos estéticos. Pero tendemos a olvidar que no solamente es el órgano más grande, sino que forma parte de nuestro sistema inmunológico. Como lo lees. La capa de piel que envuelve nuestro cuerpo es parte del mecanismo que nos protege de enfermedades de todo tipo.

Por ello, maltratar a nuestra piel no solamente es hacerle daño a un órgano, sino exponernos a que nuestro sistema inmunológico se debilite y nos volvamos más vulnerables. En ese sentido, exponernos al sol por largos períodos (sin protección de ningún tipo) nos vuelve mucho más propensos a desarrollar enfermedades “La exposición al sol debilita el sistema inmunológico, lo cual afecta la habilidad del cuerpo para pelear contra el cáncer de piel y las infecciones", explica Claudia Diaz, nutricionista del Programa Nacional "A comer pescado", promovido por el Ministerio de la Producción.

Afortunadamente, hay buenas noticias. Un reciente estudio realizado por la Universidad de Manchester en el Reino Unido halló que las personas que consumen regularmente al menos cuatro gramos de Omega3 redujeron hasta en un 50% las posibilidades de ser afectados por los rayos solares tras un periodo de exposición continua de 15 minutos.

¿Y de dónde suena tan familiar eso de Omega3? Pues es un aceite natural que se encuentra sobre todo en la carne del pescado. "Con el consumo diario de alimentos que contienen Omega3, como los pescados azules, se refuerza el sistema inmunológico, reduciendo el impacto negativo que genera la exposición al sol”, explicó la especialista.

De modo que si lo que queremos es fortalecer nuestras defensas dérmicas, es aconsejable la ingesta regular de pescados, particularmente los 'azules' como el bonito, el jurel, la caballa y la anchoveta. ¿La mejor manera de consumirlos? Al vapor, al horno o como parte de una sopa. No es aconsejable freírlo siempre, pues este tipo de cocción disminuye los atributos positivos del Omega3.

No obstante esta buena noticia que nos enseña cómo una buena alimentación puede protegernos de los efectos nocivos de los rayos solares, recordemos que siempre debemos protegernos con cremas, sombreros y lentes oscuros y evitar exponernos directamente al sol entre 10 am y 4 pm.

Fuente:

Estudio de la Manchester University que el Ministerio de Producción está difundiendo

Volver