10 alimentos que un niño no debería comer 10 alimentos que un niño no debería comer 10 alimentos que un niño no debería comer

Existen alimentos perjudiciales para la salud y el bienestar de cualquier persona, pero durante la etapa infantil, hay que tener especial cuidado con lo que consumen nuestros hijos. Los niños deben disfrutar de una nutrición balanceada. Por tal motivo debemos asegurarnos de mantener fuera de la dieta regular de los niños aquellos alimentos que afectan de manera negativa su desarrollo, así como los que por sus características podrían ser peligrosos de ingerir sin supervisión adulta. Hemos elaborado una lista de diez alimentos que todo niño debería evitar, que te va a servir como punto de referencia. Presta mucha atención.

1. Cereales de desayuno

Casi no hay niño que no los disfrute, sin mencionar que probablemente sea lo más sencillo de servir a la mesa al comienzo del día. Pero desde un punto de vista nutricional es un alimento prohibitivo debido al exceso de azúcar que se emplea en la preparación de estos.

2. Miel (para menores de un año)

La miel puede contener bacterias que para un menor de 12 meses terminan causando botulismo. Recién a partir del año, el intestino es lo suficientemente maduro para poder combatir estas bacterias.

3. Espinacas, acelgas y betarragas (para menores de un año)

Éstas son ricas en nitrato que el estómago de un bebé menor a 12 meses puede convertir en nitritos. El exceso de nitritos provoca dificultades respiratorias.

4. Bebidas energéticas:

Entre sus ingredientes están la cafeína, el guaraná, la nuez de cola, el mate y el cacao. Según varios estudios, estas bebidas causan daños hepáticos, cardiovasculares y alteran el sueño. Jamás se le debe permitir a un niño beberlas.

5. Salchichas:

No solo están elaboradas con carne procesada (altas en sodio y grasa), pero también son peligrosas debido a su forma y tamaño. Las salchichas son uno de los principales motivos de atragantamiento y ahogamiento en menores. Su consumo debería ser en trozos pequeños y en ocasiones muy contadas.

6. Barritas energéticas:

Las barritas energéticas son poco nutritivas para un niño, por lo que solo aportan azúcar y colorantes al final.

7. Leche de vaca:

Hasta antes del año, la leche de vaca contiene demasiadas proteínas para un bebé. Lo mejor es la lactancia materna y, en su defecto, la leche adaptada. Después del año puede consumir leche de vaca, pero que sea entera.

8. Bebidas azucaradas:

Estas tienen un exceso de azúcar que afecta a la salud del niño en forma de caries, obesidad y pérdida de apetito. Tan solo 250 ml de estos refrescos equivalen a 12 cucharaditas de azúcar.

9. Bebidas gaseosas:

Además del azúcar, estas bebidas contienen cafeína, que puede alterar el sueño de los más pequeños, provocar irritabilidad e inducir a la obesidad. Una sola lata de gaseosa puede contener hasta 95 mg de cafeína. Completamente dañino para un menor.

10. Exceso de sal:

Si el niño es menor de 7 años, el consumo diario de sal no debe pasar de los 3 gramos. Entre los 7 y 10 años, 4 gramos es el máximo permitido para no dañar su salud.