¿Atrapaste a tu hijo mintiendo? Ten esto en cuenta antes de actuar ¿Atrapaste a tu hijo mintiendo? Ten esto en cuenta antes de actuar ¿Atrapaste a tu hijo mintiendo? Ten esto en cuenta antes de actuar

Los niños están constantemente probando sus límites. Cuando un padre se da cuenta de que su hijo le está mintiendo, es común que se sienta inundado de muchas emociones negativas: rabia, decepción o traición, en algunos casos. Incluso se puede sentir miedo de no saber qué es lo que hace que el hijo oculte la verdad. ¿Acaso se habrá roto el vínculo de confianza? Veamos la mejor forma de reaccionar ante una fehaciente mentira.

¿Qué hacer cuando tu hijo te miente?

Lo primero es no reaccionar de forma negativa. Debes ser asertivo y darle a entender a tu hijo que las mentiras no llevan a nada bueno. Date un tiempo para calmarte y analizar todo. ¿Por qué miente? En muchas ocasiones el niño tiene miedo de que descubras algo que te puede molestar. En ese caso, si te enfadas solo harás que el niño te siga mintiendo. Los psicólogos nos explican las 3 actitudes que deben adoptar los padres al momento de descubrir la mentira:

Entender

Entiende qué es lo que hace que tu hijo mienta. Cada situación es distinta. Por lo general, los niños y los adultos usan la mentira para salir de situaciones difíciles. Tienes que enseñarles (con el ejemplo también) que usar mentiras no resuelve problemas, solo los hace peores. Recuerda que tu hijo no quiere lastimarte al mentir. Solo está reaccionando ante un problema mayor.

Centrarse

Trata de mantener tu enfoque en la situación. ¿Tu hijo mintió sobre las notas o sobre llegar tarde a casa? Siempre hay que intentar enseñar antes que castigar. Ninguna mentira aparece sin motivo. Debes ver cuáles son los problemas que tus hijos afrontan día a día y las circunstancias que lo llevaron a mentir. Tu primera reacción debe ser de preocupación, no de enojo.

Reconstruir

Después de atrapar al niño o adolescente mintiendo es posible que se vea afectada en algún nivel la relación padre-hijo. Es difícil volver al estado inicial una vez que la confianza se ve afectada. Hay que reconstruir los lazos poco a poco, demostrar que las reglas deben seguirse incluso cuando hacerlo signifique salir perjudicado. Dale a entender a tus hijos que solo con disciplina y sinceridad se puede lograr la independencia.