Cómo combatir el estrés en épocas de exámenes Cómo combatir el estrés en épocas de exámenes Cómo combatir el estrés en épocas de exámenes

A veces cuando vemos a nuestros hijos cansados y escuchamos que están estresados, nos resulta algo casi irreal. ¿Cuántas responsabilidades puede tener un niño si no tiene que trabajar o pagar las cuentas? A los ojos de los adultos, el mundo de los niños es pura felicidad, pero eso no es del todo cierto.

Los niños también sienten preocupaciones por diversos factores, entre ellos la escuela. Estas se acrecientan en épocas de exámenes y pueden llevarlos a sentir ansiedad. El alto miedo al fracaso y los castigos a los que podrían enfrentarse pueden desencadenar estrés. 

Conversamos conSimón Quispe Gutiérrez, pediatra, quien nos contó más sobre este preocupante problema.

¿Por qué los niños se estresan en épocas de exámenes?

Ocurre porque los padres les exigen, de manera directa o indirecta, que tengan buenas notas, que tengan un buen rendimiento. Entonces, el niño cree que eso es extremadamente importante y cuando no lo logra se siente mal, se estresa.  Por ello no es raro ver que antes de los exámenes los niños tengan comportamientos típicos de personas estresadas.

¿Cuáles son estos comportamientos?

Los cambios de comportamientos son notorios. Por ejemplo, si un niño es tranquilo, come con normalidad, es obediente y al estar estresado de pronto rompe con esa rutina. Eso es un síntoma de estrés. 

Basta con preguntarles qué les está pasando, porque los niños son honestos, no ocultan tanto lo que les sucede, sobre todo los más pequeños. El detalle es que los padres no tienen tiempo para preguntarles.

¿El estrés puede ser la causa de ciertas enfermedades?

Por supuesto. Como especialista en el área pediátrica he visto casos de problemas alimentarios (anorexia, bulimia, gastritis), más en aquellos niños cuyas familias son disfuncionales.  También están los trastornos de comportamiento. Por ejemplo, hay casos en los que el niño se orina en la cama o se hace daño a él mismo. Es una forma de llamar la atención.

¿Cómo podemos prevenir el estrés en los niños?

La comunicación es importante. A veces los padres no se dan cuenta y los presionan diciéndoles cosas como"confío en que vas a sacar buenas notas", cuando realmentedeben decirle a sus hijos palabras que los tranquilicen. Por ejemplo: "Las notas no son lo más importante. Lo que realmente importa es que aprendas y que te diviertas haciéndolo". Ese tipo de palabras les reduce la presión que llevan encima.

Cuando un niño está presionado, directa o indirectamente, y saca malas notas ya no quiere volver a la casa porque le da miedo que sus padres vean que falló. La idea es mantener un diálogo permanente y estar ahí. Si el padre no está, el niño se va a estresar y va a cargar solo con toda la responsabilidad de su educación.  

¿En qué momento debo acudir a buscar ayuda de un especialista?

Debemos buscar ayuda cuando el estrés altere el ritmo habitual del niño. Si vemos que el niño comienza a enfermarse más, tiene trastornos en su alimentación, no duerme bien, no se despierta a tiempo y hay conflictos en el colegio, entonces estamos ante síntomas marcados de estrés y no hay ningún problema en buscar apoyo de un profesional. 

¿Qué consejos les daría a los padres al respecto?

Que si presencia es importante, los padres tienen que hacer el esfuerzo de estar en casa. Si el niño encuentra a sus padres en casa, ya se habrá avanzado en un 80% en la resolución de los problemas. 

Tienen que crear el ambiente necesario para que los niños los vean y puedan acceder a ellos. Deben dejarles en claro que si tienen alguna duda, ellos los van a ayudar y que no se van a molestar por una mala nota. También deben mostrar interés por lo que sus hijos hacen y hacerles saber que les importa. El dialogo y la confianza son vitales.

En los adultos, el estado de estrés es común y en su mayoría pueden manejarlo, pero los pequeños, al tener menos recursos para combatirlo, sufren más sus efectos. Por este motivo es de suma importancia prestar atención a los síntomas y acudir en su ayuda.

Fuente:

Volver