5 cosas que deberías saber sobre la hepatitis 5 cosas que deberías saber sobre la hepatitis 5 cosas que deberías saber sobre la hepatitis

Cuando hablamos de hepatitis sabemos, en líneas generales, que se trata de una grave enfermedad que ataca el hígado y que muchas veces puede causar la muerte, debido a la rapidez y fuerza con que debilita nuestro sistema inmunológico.

Aunque parezca poco usual, son muchas las personas que han padecido hepatitis y, a pesar de ello, sigue siendo necesaria la información sobre cómo prevenirla, cómo se contagia, tipos de virus, opciones de tratamiento y los síntomas que pueden presentarse antes y después de contraer la enfermedad. Aquí te dejamos 5 cosas que deberías saber sobre la hepatitis.


1. Tipos de hepatitis

Hasta la fecha, se sabe que existen 7 tipos de hepatitis clasificadas bajo el nombre de las primeras letras del abecedario. Entre las más usuales se encuentran las de tipo A, B y C; en un rango menor de coincidencia están las de tipo D y E y con presencia casi nula, las de clasificación F y G.


2. Causas y formas de contagio

Como ya lo mencionamos, los tipos de hepatitis más comunes son los de tipo A, B y C y estas son sus formas de contagio:

  • Hepatitis A (causada por el virus VHA): Debido a que su transmisión es por vía fecal y oral, es común que el contagio se realice por ingerir alimentos mal lavados o expuestos a transmisores de materia fecal como moscas y cucarachas. También puede originarse por el consumo de agua sin tratar.
  • Hepatitis B (causada por el virus VHB): Se transmite al tener contacto con la sangre o fluidos sexuales de una persona infectada. Además, al ser una forma más evolucionada que la de tipo A, la hepatitis B puede generar cirrosis o cáncer de hígado.
  • Hepatitis C (causada por el virus VHC): Se transmite de la misma manera que la anterior y puede generar las mismas consecuencias. Sin embargo, es la más peligrosa porque no presenta ningún síntoma.


3. Síntomas

Generalmente se dividen en dos etapas. Durante la primera, los síntomas son leves: cansancio, falta de concentración y problemas digestivos. En la segunda, empiezan a aparecer rasgos de ictericia (piel amarilla) en el cuerpo y los ojos, la orina se torna oscura y las heces teñidas o decoloradas.

Si la enfermedad es tratada a tiempo, no se presentan todos los síntomas, pero si pasa mucho tiempo sin recibir atención médica, puede agravarse y convertirse en cirrosis, cáncer de hígado o fallo hepático.  


4. Tratamiento

Los tratamientos varían de acuerdo al tipo de hepatitis que presente el/la afectada. 

  • Hepatitis A: Se debe descansar, mantenerse hidratado y tomar los medicamentos que se indiquen. Además, eliminar el consumo de alcohol y algunos fármacos por varios meses. La recuperación se verá al cabo de un periodo de 3 a 6 meses.
  • Hepatitis B: Se trata a través de la aplicación de anti virales y, al igual que la primera, la recuperación es larga y lenta.
  • Hepatitis C: El tratamiento para este tipo de hepatitis es muy complicado. Se duplican o triplican esfuerzos para controlar el virus, utilizando potentes medicamentos.


5. Prevención  

Para la del tipo A, como medidas preventivas, se debe verificar siempre la higiene de los alimentos que ingerimos y, en caso comamos fuera de casa, el cuidado que tienen quienes los preparan. Es importante que no hayan estado en contacto con animales transmisores de materia fecal.

En cuanto a la prevención para evitar contraer hepatitis del tipo B y C, se debe tener en cuenta siempre el uso de condón durante las prácticas sexuales que impliquen penetración. Por otro lado, evitar recibir transfusiones de sangre sin realizar los exámenes necesarios al donante.

Finalmente, no olvidar que el consumo excesivo de alcohol y fármacos también puede producir problemas hepáticos y su consumo mesurado es lo único que nos ayudará a prevenirlo.


No olvides que protegernos y tomar medidas preventivas ante las diversas enfermedades, es nuestra responsabilidad. Informa a tu familia cómo hacerlo y las consecuencias que puede ocasionar ignorarlas. ¡Una familia informada y prevenida, es una familia sana y feliz!