Alcohol y drogas en los adolescentes Alcohol y drogas en los adolescentes Alcohol y drogas en los adolescentes

La adolescencia es una etapa de cambios donde la curiosidad y la exploración de nuevas experiencias pueden llevar a los jóvenes a ciertas conductas peligrosas relacionadas al consumo de alcohol y drogas. Nuestros hijos no están libres de probar estas sustancias en su entorno social, algunos pueden verse motivados por su grupo de amigos, los medios de comunicación, o por simple gratificación.

No obstante, el papel de la familia es fundamental para prevenir que estos consumos se conviertan en adicciones ¿Sabía que los jóvenes más propensos a conductas adictivas son aquellos que ya tienen un familiar adicto en su entorno? Aquellos que no logran lidiar con la frustración y la soledad, o que se sienten reprimidos y poco escuchados en casa, también suelen buscar refugio en sustancias psicoactivas.

A continuación, algunos consejos para comunicarse con su hijo, y prevenir el consumo de alcohol y drogas:

  • Infórmese y dé el ejemplo: antes de confrontar a su hijo sobre si ha consumido o no alguna sustancia, conozca usted mismo sobre los efectos del alcohol y las drogas en las personas, así tendrá argumentos válidos para prevenirlos sobre las adicciones. Por supuesto, usted mismo debe mostrar conductas que espera recibir de su hijo.
  • Sepa escuchar: asegúrese de que su hijo se sienta cómodo expresándole sus problemas o dudas. Si bien usted puede tomar la iniciativa de preguntar sobre lo que le ocurre en la escuela o en otras actividades, saber escuchar antes que discutir o juzgar, hará que él se sienta en confianza y se acerque a usted antes que a otras personas.
  • Converse con sus hijos: para informarlos a modo de prevención más que para reprenderlos. Esté disponible para ellos y abierto a contar experiencias personales sin perder la claridad en los mensajes que trata de trasmitirle acerca de este tema. No tenga miedo de admitir que no tiene todas las respuestas, pero muéstrese dispuesto y de su lado.
  • Resalte lo positivo de su hijo: si saca buenas notas, o realiza buenas acciones, céntrese más en ellas con elogios que en sus errores. Con esto le dará autoconfianza para enfrentar cualquier situación externa que pueda persuadirlo de consumir drogas y alcohol.