Autismo: ¿Desde qué edad se puede identificar? Autismo: ¿Desde qué edad se puede identificar? Autismo: ¿Desde qué edad se puede identificar?

El correcto desarrollo cognitivo, afectivo, social y físico de nuestros hijos es algo a lo que debemos estar muy atentos desde su nacimiento. Los comportamientos básicos de todo niño, como demostrar interés por las cosas, relacionarse con los demás y razonar de forma coherente ante ciertos estímulos deben presentarse desde sus primeros años de vida.


Si con el paso del tiempo, estos comportamientos no llegaran a darse, tendríamos que pensar en hacerle a nuestro pequeño una serie de exámenes para ver si tiene Trastorno de Espectro Autista (TEA), el cual se manifiesta durante los tres primeros años de vida y muestra, como principales síntomas, deficiencia en comunicación e interacción social y patrones restrictivos y repetitivos de comportamiento o intereses.


Si sospechas que tu hijo puede estar presentando un desarrollo no adecuado y que tal vez se deba a que padece el TEA, lee el siguiente listado de actitudes y trata de reconocer si realiza alguna o varias de ellas.


¿Qué actitudes presentan los niños autistas?


  • Falta de interés por los otros niños.
  • No comparten intereses (no señalan con el dedo aquello que les llama la atención para compartirlo con los demás).
  • No realizan el juego simbólico (jugar a los coches como si fueran de verdad, dar de comer a algún muñeco, etc.).
  • Establecen poco o nulo contacto visual y no realizan la sonrisa social.
  • El poco lenguaje que utilizan, es literal (no entienden bromas, chistes o dobles sentidos).
  • Evitan el contacto físico.
  • Tienen hipersensibilidad táctil, olfativa, gustativa y auditiva, pero presentan poca sensibilidad al dolor.
  • No reaccionan ante la voz de sus padres (por ello algunos sospechan inicialmente que sufren de sordera).
  • Tienen intereses inusuales y muestran comportamientos extraños, repetitivos y auto estimulantes como el balanceo, el movimiento de aleteo de manos o caminar de puntillas.


Si haz identificado alguna de estas actitudes en tu hijo, no dudes en llevarlo lo antes posible a una evaluación con el pediatra. Recuerda que mientras más rápido empiece a recibir el tratamiento adecuado, mejores resultados y avances obtendrán.


De igual manera, debes saber que el tratamiento aplicado desde los primeros años de vida ayuda mucho, pero este tipo de trastornos no tiene cura. La paciencia, la empatía y el amor serán claves para ver progresos. 


Con información de Autismo 

Fuente:

Volver