Cómo identificar el bullying en los niños (agresores y víctimas) Cómo identificar el bullying en los niños (agresores y víctimas) Cómo identificar el bullying en los niños (agresores y víctimas)

El bullying en la escuela es un comportamiento cada vez más común. Sin importar la condición social, muchos niños suelen convertirse, día a día, en víctimas o agresores y las consecuencias suelen ser devastadoras para quienes no reciben ayuda oportuna. Por eso, es importante que aprendas a reconocer las principales características que definen a una víctima o a un agresor. Toma nota.


Agresores:

  • No tienen empatía con los demás niños
  • Muestran un comportamiento agresivo y amenazante
  • Es impulsivo y, por ende, le cuesta mantener el auto control
  • Su rendimiento académico suele ser bajo
  • Tiene actitudes desafiantes frente a los profesores y compañeros
  • Solo espera que hagan su voluntad siempre y gusta mucho de probar la sensación de poder
  • Parece no tener sentimientos de culpa y suele justificar sus actos diciendo que la otra persona se lo buscó o que se lo merecía
  • Le cuesta empatizar con sus compañeros y se suele involucrar en todo tipo de problemas.


Víctimas:

  • Cambios en sus conductas. Pasa de ser sonriente y aplicado, a ser un niño triste, reacio y absorto en sus pensamientos
  • Con frecuencia se resiste a ir al colegio, inventando diversas excusas
  • El niño tiene golpes y moretones que no sabe cómo explicar o explica de manera extraña y poco creíble
  • Prefiere estar solo en casa que salir con amigos
  • Los domingos, debido a la cercanía con el lunes, el niño experimenta una gran sensación de ansiedad que incluso puede generarle dolor de cabeza, vómitos, diarrea y toda clase de molestias físicas y psicológicas.
  • De igual manera, algunas de estas características pueden hacer que un niño sea un poco más propenso a ser víctima del bullying: Poco sociables y frágiles, sufrir de alguna discapacidad física o psíquica, tener problemas de aprendizaje, dificultades de lenguaje, pertenecer a un grupo étnico, cultural o religioso distinto.


Finalmente, ten en cuenta que siempre debes estar alerta a los comportamientos y actitudes de tus hijos, ya que tanto la víctima como el agresor, necesitan recibir ayuda y comprensión por parte de su familia y algún especialista. ¡No descuides a tus hijos!


Con información de EducoViu  y Guía Infantil

Fuente:

Volver