¿Cuánta agua debe tomar un niño al día? ¿Cuánta agua debe tomar un niño al día? ¿Cuánta agua debe tomar un niño al día?

Beber agua y mantenerse hidratado es vital en la vida de todo ser humano. Diariamente, a través del sudor, orina y transpiración perdemos aproximadamente 2,5 litros de agua que debemos reponer durante el día mediante alimentos y bebidas. Paralelamente a ello, ¿qué sucede en el caso de los niños? ¿Pueden beber la misma cantidad de agua que nosotros? No. Los niños, debido a que se encuentran en un proceso de crecimiento constante, realizan más actividad física y por ende requieren cantidades de agua acorde a la proporción de su cuerpo. 

Teniendo en cuenta que el cuerpo de un niño está compuesto por 80% de agua y el de un adulto solo por un 65%, hemos elaborado esta completa guía que te indicará cuál es la cantidad que debe ingerir de acuerdo a su edad y hábitos. ¡Toma nota!

 

  • De cero a seis meses: Durante este periodo, para los bebés es suficiente el agua que consumen a través de la leche materna o artificial que ingieren diariamente, por ello, no será necesario que tengan otro medio de hidratación hasta aproximadamente los 6 meses.

 

  • De seis meses a un año: En el transcurrir de esta edad, los bebés empiezan a consumir ciertos alimentos, por ello, lo recomendable es que tomen de 800 a 1000ml de agua diarios, que los padres pueden ir alternando entre la leche materna y el agua.

 

  • De un año a dos años: En este período aumenta la necesidad de agua en los niños y la cantidad que deben consumir será entre 1100 y 1200ml. De igual manera, las fuentes para obtenerla, seguirán siendo el agua misma, la leche, frutas y verduras.

 

  • De dos a tres años: Deben consumir alrededor de 1300ml cada día.

 

  • De cuatro a diez años: Lo recomendable es alrededor de 1600ml diarios (de 4 a 6 vasos).

 

  • De once a dieciocho años: Dos litros (de 6 a 8 vasos).

 

Recuerda que es importante que acostumbres a tu hijo a beber agua desde pequeño, ya que es un hábito que forma parte de aprender a cuidar el cuerpo. De igual manera, acostúmbralo a saciar tu sed con solo agua y no con zumos azucarados, refrescos o bebidas con cafeína.

Ten en cuenta que las cantidades de agua pueden variar dependiendo de si están en una etapa del año muy caluroso, si hacen deporte o si padecen de alguna enfermedad esporádica como la fiebre o diarrea.

 

Con información de Guía Infantil y Bebes y Más