Entrevista: ¿Es importante inscribir a mis hijos en vacaciones útiles? Entrevista: ¿Es importante inscribir a mis hijos en vacaciones útiles? Entrevista: ¿Es importante inscribir a mis hijos en vacaciones útiles?

A veces pensamos que nuestros hijos deberían descansar en las vacaciones y nos encontramos dudosos de inscribirlos en algún curso de verano para que se distraigan. Así que para despejarte de toda duda, Yo Me Cuido conversó con al psicóloga infantil Judith Eyzaguirre Alemán acerca de la importancia de las vacaciones útiles en la vida de nuestros pequeños. 

 

1. ¿Es importante que los niños tomen vacaciones útiles o es preferible que descansen? ¿Por qué? 

Las vacaciones útiles se pueden considerar importantes por dos razones: Permite que los niños refuercen distintas áreas que según el criterio de los padres/escuela necesitan potenciar, y que los niños aprendan nuevas habilidades que les servirán en los distintos aspectos de sus vidas.

Hay diversos factores que se deben tener en cuenta para decidir si el niño debe participar en vacaciones útiles o no: El estilo de vida del niño es básico. Por ejemplo, si es un niño que suele entretenerse en internet, con la TV o los videojuegos, no necesariamente se habla de un “descanso”, ya que por el contrario, puede haber repercusiones negativas ya que los niños tienden a aislarse, no realizan actividad física y hay una disminución en la actividad cognitiva.

No obstante, si es un niño que invierte su tiempo libre en jugar en la calle, salir con sus amigos y disfruta al hacerlo, es otra forma de “dejarlo descansar”. Los padres cumplen un rol fundamental, si los niños no tienen una supervisión durante las vacaciones, puede que aprendan como hábitos conductas que no necesariamente sean funcionales, como el que se aísla por jugar videojuegos.

 

2. ¿Cuáles son las consecuencias a nivel físico y mental de las vacaciones útiles?  

La percepción de las vacaciones útiles está directamente relacionada con los intereses del niño. Si el niño no tiene interés en las actividades en las que los matriculan, probablemente se sientan agotados, aburridos, sin ganas de hacer las cosas etc. Por lo que, una vez que empiezan las clases en el colegio llegan agotados y con desgano para aprender. Por esta razón, es muy importante tomar en cuenta sus opiniones y explicarles los motivos por los cuales como padres deciden elegir ciertas actividades.

 

 

3. ¿Qué tipo de clases deberían tomar en verano? Nombrar algunas de acuerdo a edades. 

1. Para los más pequeños de la casa, sería interesante buscar talleres que ofrezcan la posibilidad de desarrollar/reforzar la habilidad motora tanto gruesa como fina (natación, baile, manualidades, etc.). Asimismo, se pueden buscar opciones de arte – terapia ya que al contar con un vocabulario aún reducido, pueden ser capaz de expresarse a través del arte.

2. Para los niños a partir de 7 años, sería interesante buscar actividades que les permitan socializar, tales como el teatro, baile, canto, etc.

 

4. ¿Debemos dejar que los chicos decidan qué estudiar? 

No se trata de dejarlos “decidir” que estudiar, sino de escucharlos y hacerlos partícipes de las decisiones de los padres. Al tomarlos en cuenta, promueven que los niños desde muy pequeños perciban que su opinión importa, que pueden tener un punto de vista y sobre todo que sus padres están preocupados por ellos e interesados en su bienestar. 

 

5. ¿Cómo debería motivar a mi hijo a que tome estas clases? 

Para saber cómo motivar a los niños es necesario elegir vacaciones útiles adecuadas, es decir, que permitan el desarrollo del niño tanto a nivel físico como psicológico, en las que el niño pueda aprender por medio del juego y la diversión. Se debe inscribir a los niños en horarios flexibles que les permitan descansar lo suficiente y no los sature durante la semana. No hacer nada, también está bien, a veces, es necesario que el niño se aburra, es en ese momento, en el que pueden descubrir actividades más originales y creativas. 

 

Recuerda que las vacaciones útiles son muy importantes para su desarrollo cognitivo y su crecimiento emocional, pues estas les proporcionan un espacio de recreación y distracción que fomenta la interacción social y les permite, también, despejarse de las tareas habituales que tienen durante el año escolar. 

Fuente:

Judith Eyzaguirre Alemán

Volver