Esta es la cantidad de azúcar que debe consumir tu hijo al día Esta es la cantidad de azúcar que debe consumir tu hijo al día Esta es la cantidad de azúcar que debe consumir tu hijo al día

El azúcar es, por excelencia, uno de los ingredientes favoritos de los niños. Dulces, postres, bebidas azucaradas, caramelos y chocolates forman parte de sus pedidos más recurrentes cuando les preguntamos lo que desean comer o beber. Pero, ¿qué tan contraproducente puede ser para su salud su consumo regular o excesivo? ¿Cuál es la cantidad máxima de azúcar que debe estar presente en su dieta diaria?

Muchas de estas preguntas tienen respuestas alarmantes, por eso queremos contarte un poco sobre los tipos de azúcar que existen, los alimentos en los que se encuentran y las cantidades recomendadas en la dieta de los niños. 


¿Qué tipos de azúcares existen?

Existen dos tipos de azúcares: naturales y añadidos. Los azúcares naturales se encuentran presentes de manera intrínseca en ciertos alimentos y son absorbidos rápidamente por el intestino sin necesidad de digestión previa, proporcionando energía de manera inmediata a quien los consuma. En este grupo, encontramos a la glucosa o fructuosa, presentes en las frutas, la lactosa y la sacarosa o azúcar de caña.

Por el contrario, los azúcares añadidos son aquellos que han sido agregados a algunos productos por los fabricantes (o por nosotros mismos) en alimentos que consumimos diariamente.


¿En qué alimentos se encuentran presentes los azúcares naturales y añadidos?

Como ya lo mencionamos, los azúcares naturales son muy saludables y se encuentran presentes en alimentos de origen vegetal como las frutas, verduras, frijoles, papas, arroz y leche, los cuales proporcionan azúcar natural al cuerpo.

En cuanto a los azúcares agregados, te sorprenderá saber que podemos encontrarlos en productos que muchos de nuestros hijos consumen diariamente como yogures, galletas, leche de fórmula, papillas, cereales, bebidas gasificadas, zumo de piña, chocolate blanco, miel, mermelada, ketchup, flan y caramelos.

Frente a esto, es importante que leamos las etiquetas y verifiquemos cuál es la cantidad de azúcar que nuestros hijos están ingiriendo. Ten en cuenta también que muchos productores suelen utilizar diferentes nombres para denominarla, entre los más usados están: "jarabe de maíz de alta fructosa", "concentrado de zumo de fruta", "sacarosa", "glucosa", "dextrosa", "jugo de caña", "malta", "melazas", "lactosa", "miel", "etil maltol" y "maltodextrina".


¿Cuál es la cantidad que se recomienda ingerir?

Lo recomendable es que, hasta los 3 años, los niños solo consuman 15 gramos de azúcar al día, lo que equivale a 3 cucharaditas. Un poco más grandes, entre los 4 y 14 años, el consumo no debe sobrepasar los 25 gramos, los cuales son correspondientes a 5 cucharaditas.  

Es importante también regular el consumo de alimentos que tienen azucares agregados y reemplazarlos por los que los contienen de manera natural. Recordemos que nuestro paladar es educable y si de manera progresiva vamos reduciendo las cantidades de azúcar, este terminará por acostumbrarse.


¿Qué beneficios tiene regular la cantidad de azúcar que ingerimos?

Consumir una cantidad de azúcar adecuada ayuda a prevenir la obesidad infantil y mantener un peso corporal adecuado. Un consumo excesivo podría aumentar los niveles de glucosa en la sangre y desencadenar enfermedades como la diabetes.

Muchos órganos de nuestro cuerpo necesitan cierta cantidad de azúcar para llevar a cabo sus funciones, pero debemos proporcionársela de manera saludable.


¿Qué podemos hacer para que nuestros hijos reduzcan su consumo?

Si tu hijo aún está pequeño, te alegrará saber que puedes entrenar sus papilas gustativas, ya que al no conocer el sabor de los alimentos, no necesitará de una u otra cantidad de azúcar para sentir los sabores agradables. Los hábitos y preferencias que desarrolle ahora, le durarán para toda la vida.

Por otro lado, si ya es un niño mayor y está acostumbrado a cierta cantidad de azúcar, lo que puedes hacer para moderar su consumo es seguir los siguientes consejos:

-  Reemplaza los refrescos por agua.

-  Lee las etiquetas de los productos y evita los que contienen demasiada azúcar.

-  Ofréceles frutas dulces en lugar de caramelos u golosinas.

-  Cambia los cereales endulzados por integrales.


Ahora que ya conoces un poco más sobre el consumo de azúcar en los niños, toma en cuenta nuestras recomendaciones, regular su consumo y protege tu salud y la de tu familia.