Los cuidados que debes tener con niños en la playa y/o piscina

  • hace 3 meses

El mar y la piscina pueden ser una gran fuente de diversión para los pequeños, siempre y cuando estemos pendientes de ellos y no los descuidemos. Sin embargo, hay otros cuidados que debemos tener en cuenta para que ir a la playa o a la piscina no sea sinónimo de pasarla mal y para que tú también puedas disfrutar de un buen día de familia. 

  • Una de las cosas más importantes que debe aprender tu hijo es a nadar. Los niños a partir de cuatro años en adelante tienen la suficiente destreza y autonomía para aprender a desenvolverse en el agua, por lo que es importante que empiecen a aprender a esa edad. Este deporte es uno de los más completos y divertidos. Aunque tus hijos sepan nadar, nunca hay que perderlos de vista, incluso si hay un salvavidas en el lugar. 

  • Otro punto fundamental es explicarles a los niños que el agua merece respeto y que también hay que cuidar de ella. Enséñales a bañarse con cuidado, sin retar la marea, y a no botar basura en el mar. 

  • Nunca dejes solos a tus pequeños con algún material en la piscina, ya sean flotadores o barras de espuma. Aunque creamos que pueden estar seguros con estos elementos, un simple impulso puede pinchar el flotador y convertir el buen rato en una situación de riesgo.
     
  • Si estás en la piscina, no dejes que tus hijos corran por las escaleras o los bordes. Las superficies mojadas son muy peligrosas y si los niños se caen, pueden ocasionarse severas fracturas. 

  • No olvides colocarle una buena capa de bloqueador solar ya que su piel es sensible por ser pequeño. Ten en cuenta que aunque las cremas solares nos digan que son resistentes al agua, en cada baño pierden eficacia y lo más recomendable es aplicarlas cada 60 minutos sobre la piel de nuestros hijos.

  • Cuida los oídos de tus hijos en las piscinas y las playas para evitar que sufran otitis. Colócales tampones para que el agua fría no penetre en sus oídos. 

Sigue estas recomendaciones y lograrás pasar un hermoso día con tu familia. No olvides que antes de entrar al mar o a la piscina, es recomendable que los niños tomen una ducha; de esta manera evitamos que sufran cambios bruscos de temperatura que les pueden causar un corte en la digestión. En Yo Me Cuido queremos prevenirte a ti y a toda tu familia con los mejores consejos. 

Anterior
Siguiente »

    Comentarios