¿Por qué debes evitar sobreproteger a tus hijos?

  • hace 4 semanas

Ningún padre de familia quiere que su hijo sufra o se haga daño. Pero muchas veces los padres traspasan la línea de la prevención y se vuelven sobreprotectores. La vida también da lecciones. Es importante que tus hijos experimenten fracasos y equivocaciones para que aprendan un regla importante: cada acción tienen una consecuencia y tenemos responsabilidad sobre nuestras acciones. 

Sobreproteger a tus hijos puede tener severas consecuencias a futuro, ya que los menores podrían desarrollar comportamientos que no contribuyan a su crecimiento físico y mental. Tampoco se trata de dejar al niño solo ante el peligro para que se las arregle como pueda, pero es necesario aprender cómo dejar de sobreprotegerlos.

Así evitarás críar niños más vulnerables a peligros y fracasos, y no se convertirán en personas dependientes en exceso, con miedos e inseguridades. Es importante que no les restes responsabilidad y capacidad de iniciativa y que eleves su nivel de autocontrol, así como su tolerancia a la frustración.

Ahora que ya sabes lo que sucederá si los proteges demasiado Yo Me Cuido te dirá cómo ayudar a tus hijos sin entorpecer su aprendizaje:

  1. Evita darle todo hecho. Enséñale que debe esforzarse en conseguir las cosas. Si es que no lo resuelve a la primera, puedes ayudarlo hasta que él mismo lo logre, pero no lo resuelvas tú. Enséñale cómo hacer lo que necesita por sus propios medios.
  2. Hazlo responsable de sus cosas. No solo con los deberes del colegio, con sus útlies o con sus tareas, que también se sienta responsable de su dormitorio y de sus juguetes. Si se pierde algo o lo rompe, es su responsabilidad. También debes recordarle que aunque hay consecuencias, todo tiene solución. Evita que se estrese.
  3. Que no se te olvide que los miedos se pueden contagiar. Si tienes miedo a que se caiga de la bicicleta y constantemente se lo recuerdas a tu hijo, que no te sorprenda que él genere la misma inseguridad.
  4. Deja que tus hijos resuelvan sus problemas en lugar de resolverlos por ellos. Por ejemplo, si otro niño le quita la pelota en el parque, no intervengas tan rápido, deja que él o ella analice la situación y la resuelva. Observa.

Es muy importante que los niños aprendan de los éxitos pero también de los errores. Si aprende a desenvolverse de manera autónoma, aprenderá de su entorno y de sí mismo. Los padres siempre serán su figura de apoyo, pero depende de ti que crezcan sanos y fuertes mentalmente.

Anterior
Siguiente »

    Comentarios