¿Cuáles son los accidentes más comunes en el colegio?

  • hace 4 meses

Llegó la época escolar, los pequeños dejan de estar en casa para pasar gran parte del día en el colegio lejos del cuidado de los padres. El recreo es la hora perfecta para salir a jugar y disfrutar del ambiente. Sin embargo, no todo podría ser color de rosa, al correr por todos lados y empujarse jugando, los chicos pueden sufrir accidentes, no tan graves pero pueden prevenirse. 

  • Raspones: A veces ni ellos saben cómo se los han hecho, y aunque pueden ser provocados por caídas leves, lo más adecuado es lavar con abundante agua y jabón para elminar los restos de suciedad, luego se debe aplicar un antiséptico y si la herida está expuesta, taparla con una gasa. 
  • Moretones: Las caídas o golpes accidentales también propician la aparición de moretones, que encontramos mayormente en las piernas o brazos de los pequeños. Si bien no duelen y pueden curarse solos entre un lapso de una a dos semanas, lo mejor es aplicar hielo tres veces al día durante las primeras 48 horas sobre el hematoma y si el dolor persiste en las dos semanas continuas, se debe acudir al pediatra.
  • Sangrado de nariz: Hay diversas razones por las que el sangrado suele suceder (aquí vamos a poner un link), un golpe o un choque también puede provocarlo. Evita poner la cabeza del niño hacia atrás, es conveniente que la incline hacia adelante y presionar suavemente la nariz con un pañuelo.
  • Esguinces: Los chicos que están corriendo por todos lados son más propensos a tener estas lesiones en el tobillo. Cuando el niño sienta dolor en el pie y la zona esté inflamada o tenga dificultades para apoyarlo, es importante llevarlo al médico. El tratamiento no es muy complicado y normalmente consiste en reposo y antiinflamatorios, pero a veces podría requerir rehabilitación. 
  • Luxaciones: Si ocurre una luxación, la separación de dos huesos en una articulación, se debe inmovilizar la zona, aplicar hielo y trasladar al pequeño al hospital más cercano
  • Fracturas: Aunque no parezca, son muy habituales y los huesos se curan en poco tiempo ya que la estructura ósea de los niños es más elástica y porosa y tiene una gran capacidad de regeneración. Las fracturas más frecuentes suceden en codos, antebrazos, tobillos, tibias y clavículas. El tratamiento médico (al que debes asistir de inmediato) consiste en la inmovilización de la zona dañada durante 3 o 4 semanas. 

Sugerimos conversar con los docentes a cargo para conocer las medidas y la cultura de prevención que aplica el colegio. 

Anterior
Siguiente »

    Comentarios