Guía básica sobre primeros auxilios para padres

  • hace 2 semanas

Los más pequeños de la casa son traviesos por excelencia. Expertos en trepar árboles sin miedo, acróbatas extremos corriendo por los sardineles, nuestros hijos no miden los riesgos de un posible accidente. Y estos son solo algunos escenarios donde el peligro vive de la mano con el juego. Aunque los cuidados hacia nuestros pequeños sean extremos, es importante estar preparados por si ocurre algún accidente y tenemos que actuar. Y hacerlo de la manera correcta.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), en el mundo mueren alrededor de 830.000 niños a causa de accidentes. Esto quiere decir que fallecen 2.270 cada día. Es vital saber no solo sobre primeros auxilios sino también cómo brindarlos. Por eso elaboramos esta guía básica para estar preparados. Atentos.

¿Qué podemos hacer en caso de…?

Heridas que sangran:

Primero, lava bien la superficie de la herida con agua jabonosa y coloca una venda. Después de llevar a cabo esta acción, lleva al menor al centro médico más cercano para que lo puedan revisar y así identificar lesiones que no sean fáciles de percibir.

Sin embargo, si el sangrado de la herida es constante y aún no llega la ayuda, haz compresión directa encima de ella para detener la hemorragia.

Obstrucción respiratoria:

Este caso es muy común en niños y niñas, ya que sin darse cuenta pueden atragantarse con un caramelo o con una pieza pequeña de algún juguete. Esto hará que tenga dificultades para toser y expulsar el objeto. Lo que debes hacer es ayudarlo dándole palmadas en la espalda. Si el problema persiste, tenemos que realizarle compresiones torácicas durante un minuto (la maniobra de Heimlich). Sin embargo, si con esto no logra expulsar el objeto, llamemos a emergencias de inmediato. 

Pero, ¿qué hago si no conozco ninguna técnica?

En caso no sepas cómo aplicar ninguna maniobra o técnica de primeros auxilios, mejor no lo hagas. Mantén la calma y pide ayuda a alguien que sí sepa. Recuerda que practicar una mala técnica puede empeorar la situación, poniendo la vida del menor en riesgo.

Reacciones alérgicas:

Es este caso en particular, llama inmediatamente a emergencias sin dudarlo. Ellos sabrán cómo actuar ante esta situación tan delicada.

Quemaduras:

Si la quemadura es leve, puedes enfriarla con agua fresca (nunca helada) durante 15 minutos. Luego, aplícale un antiséptico para que no se infecte la lesión. Es probable que se formen ampollas, pero jamás las revientes o apliques ungüentos en el área.

Golpes fuertes:

Evita que el niño se mueva. Mantenerlo quieto en caso el golpe haya sido muy grave es esencial para minimizar las posibilidades de traumatismos en general. Por otro lado, si la lesión es leve, puedes aplicar frío directo sobre el área donde se manifiesta el dolor. Ojo: en lesiones óseas, los síntomas pueden aparecer más adelante y no al instante. Para estar seguros de que todo está bien, vayamos a un centro de emergencias.

Intoxicaciones:

Si la intoxicación se produjo por algún producto de limpieza, el daño que este hizo al ser ingerido será el mismo al ser expulsado oralmente. No es recomendable inducir el vómito. Lo que si te recomendamos es acudir a emergencias lo antes posible.      

Estemos preparados para cualquier escenario de riesgo. Si sabemos brindar primeros auxilios correctamente, podemos salvar una vida. ¡Prevenir siempre es mejor!

Fuentes:

https://www.guiainfantil.com/1507/primeros-auxilios-entrevista-a-jeannette-alvarez-de-cruz-roja.html

Anterior

    Comentarios