Bullying: Descubre cómo prevenir que tu hijo sea víctima o abusador

  • hace 2 semanas

Hay que saber que el acoso escolar o bullying constituye violencia, la cual puede perpetrarse a través de un empujón que se repite a menudo, hasta la imposición de un apodo incómodo. El niño o niña que sufre de bullying puede caer en depresión o, lo que es lo mismo, ser un pequeño convencido que vino a este mundo a ser infeliz. ¿Qué puedes hacer como padre o madre para evitar eso? A continuación te lo detallamos. 

Algunas cifras del bullying en el Perú: 

  • En los últimos cinco años se reportaron 19 mil 157 casos de agresiones escolares, la mayoría se registró en Lima, Piura y Junín.
  • Más de diez mil casos reportados se refieren a violencia física, mientras que unos 2.500 son por violencia sexual.
  • En el 44% de los casos, los agresores fueron docentes o personal del centro educativo.
Fuente: SíSeVe, plataforma de denuncias sobre violencia escolar del Ministerio de Educación. Julio 2018. 

Desde la organización internacional "Save The Children", que a partir de 1919 busca ofrecerles un mundo mejor a los niños y niñas, nos detallan toda la información necesaria para evitar que nuestro pequeño sufra de acoso escolar o sea quien lo imparta. Brizza Zuazo, coordinadora del programa "Save The Children" en el Perú, nos explica los puntos clave para entender el bullying. 

 

¿Cómo puedo darme cuenta si mi hijo está siendo víctima de este problema?

Los padres y madres debemos observar si nuestros hijos e hijas tienen cambios de comportamientos o actitud, por ejemplo, si están nerviosos o retraídos, si no pueden dormir o no quieren regresar a la escuela o a un lugar en particular donde pasa parte de su tiempo. Estos cambios son indicadores de que algo está sucediendo y no quieren (por temor o vergüenza) o no saben cómo comunicarlo.

La confianza que desarrollemos en nuestros hijos e hijas para que nos cuenten cualquier cosa que puedan estar viviendo, es clave. Para obtener esa información de ellos, los padres podemos hablarles de situaciones que vivimos o que otras personas viven y cómo logramos o lograron resolverlas, así saben que todos y todas pasamos por problemas, que no son los únicos, pero también que necesitamos contarlo y que todo tiene solución. La comunicación es importantísima. 

 

 

Debes lograr una comunicación fluida

"Es importante hablar con los hijos e hijas sobre el acoso. Como padres y madres debemos estar alerta a las situaciones que se presentan en los espacios donde nuestros hijos e hijas pasan gran parte del día, como la escuela, talleres u otras actividades, en la vecindad o barrio", precisa la especialista, quien además nos da una lista de acciones que pueden mejorar la comunicación con tu pequeña o pequeño:

 

  • Es importante que conozcas a los adultos que conviven con tu hijo e identificar canales de comunicación con ellos para que estén alertas a las situaciones de acoso.
  • Explícales a tus hijos o hijas que ante alguna situación de acoso no deben quedarse callados, deben reportar la situación a un adulto responsable en el lugar y al llegar a casa hablarlo contigo.
  • Debes preguntarle a tu hijo o hija cómo le fue durante el día, si se sintieron bien, si estuvieron felices o si algo les incomodó, siempre como algo cotidiano y con tranquilidad.
  • Si sospechas algo, debes mantenerte calmado. Si algo sucede de manera irregular, es necesario conversar con los adultos que estén a cargo como profesores o tutores y alertarlos de la situación para que tomen medidas sensibilizadoras, informativas y correctivas.

 

Y si mi hijo o hija es el acosador (bully) ¿Qué debo hacer? 

"La prevención desde el rol de los padres, debe darse también para que nuestros hijos e hijas no sean los acosadores, construyendo ambientes armoniosos y libres de violencia en el hogar, reforzando el autoestima, la seguridad en nuestros hijos e hijas y el respeto a las personas por igual", aconseja Zuazo. A continuación algunos rasgos del niño bully:

 

  • Los acosadores suelen tener la necesidad de control (un control inadecuado) y dominación basada en la violencia para sentirse temidos y respetados.
  • Son poco capaces de reconocer sus errores por lo que comúnmente culpan a otros.
  • Son intolerantes frente a las diferencias y no saben manejar la frustración.
  • Suelen ser manipuladores y desafían las normas por lo que actuarán convencidos de lograr lo que quieren sin importar cómo.
  • Usan el chantaje y el miedo para lograr sus objetivos.

 

Atención si observas que tu hijo o hija tiene alguna de estas características.

Ahora bien, para evitar que tu hijo sea el bully del salón puedes poner en práctica lo siguiente: 

 

  • Enseñarle que es valioso, tanto como todos los niños y niñas.
  • Enseñarle a respetar a todas las personas por igual.
  • Que si ve que algún niño o niña está siendo acosado, no debe quedarse callado, debe reportarlo al director, al docente o en casa a madres y padres.
  • Que le haga sentir a la víctima que no está sola, que tiene su apoyo.
  • Presta atención a los mensajes de amor que le das, por ejemplo, en lugar de decirle "eres el/la mejor de todos" o "eres el niño más hermoso de todos", puedes decirle "eres un niño/a muy hermoso/a" o "eres bastante bueno". La idea es promover la igualdad y no hacerle sentir un ser superior a los demás. 
  • Si tu hijo o hija te habla del físico, color de piel o alguna característica diferente que ve en algún niño, puedes decirle "¿sí verdad? es un niño/a tan lindo y valioso como tú". Recuerda que cada momento con tu pequeño es una oportunidad de enseñarle algo nuevo sobre el respeto. 

 

Si bien el bully puede hacer mucho daño a sus compañeros, no olvidemos que él o ella también es un niño, por lo tanto debe tratársele como tal junto a los métodos psicológicos o de terapia más apropiados.

 

Alerta con las redes sociales, pueden agravar el bullying

El acceso a las redes sociales desde niños o adolescentes hace que tu hijo sea más vulnerable y que el acoso se masifique. En una etapa donde "la imagen" y los "likes" son de suma importancia, un comentario, foto o video que mancille la reputación de tu pequeño constituye ciberbullying y resulta muy peligroso porque puede realizarse a cada minuto del día ya que no se necesita estar con la víctima para lastimarla.

 

"El ciberbullying no te golpea físicamente pero te flagela psico-emocionalmente. Por otro lado, manejarlo y detenerlo es más complejo. Por ejemplo, antes de tomar acción, ya que el acoso no es visible, se debe investigar, tener pruebas, hablar con la víctima y entrevistar a los involucrados. Una vez hecho esto recién se podrá tomar medidas.

En el caso de los padres, debemos controlar el uso de las redes sociales en nuestros hijos, supervisar sus contenidos y estar seguros de que no está siendo acosado/a o se trata de un/una acosador/a", recomienda la especialista de "Save The Children" en Perú.

 

¿Todos los casos de bullying deben ser tratador por igual? Por ejemplo, por sobrepeso, imagen, orientación sexual... 

"Si construimos en nuestros hogares un ambiente de buen trato, de amor, libre de violencia y enseñamos a nuestros hijos a tratar a todas las personas por igual, a respetar las diferencias, pero además les enseñamos a ser defensores ante lo injusto, entonces no tendríamos que trabajar en acciones para tratar el bullying de ningún tipo", explica Brizza.

 

"Comprobado, mi hijo es víctima de bullying" ¿Lo cambio de colegio?

Todo dependerá de la situación del bullying. Si recién se está dando, es recomendable agotar soluciones inmediatas, primero conversando con directores y docentes. Hay escuelas que cuentan con la capacidad de manejar la situación rápidamente, otras donde tomará más tiempo y energía de los padres y madres para acompañar el proceso.

 

Y hay otras escuelas, donde además de que no están instaladas las capacidades para tratar el bullying, no hay el interés de hacerlo, en ese último caso, se recomienda el cambio de escuela.

 

 

Entender y exigir un compromiso por parte del centro educativo

Hay que entender que para prevenir el bullying se debe trabajar desde casa pero también desde el colegio. "Debemos exigir que el colegio trabaje los temas de bullying, de autoestima, de la igualdad de derechos del niño y niña", precisa Brizza.

Por ejemplo, las asociaciones de madres y padres de familia (APAFA) son un canal poderoso para solicitar y exigir que la escuela brinde información sobre el bullying y promueva la no violencia, el buen trato entre los estudiantes y trabaje las habilidades blandas en nuestros hijos e hijas. Las escuelas deben contar con códigos y protocolos de prevención y atención frente al bullying, y toda la comunidad educativa debería conocerla (la plana docente, administrativos, directores, padres y madres de familia y estudiantes).

Además, se puede recurrir a la figura del Municipio Escolar o Consejo Estudiantil para involucrar a los mismos estudiantes en la defensa y ejercicio de sus derechos, y si aún no lo hay, el colegio debería promover su creación y proveerles de material informativo y otras herramientas para combatir el bullying. 

Como conclusión final de prevención ante el acoso escolar, recuerda que se debe realizar un trabajo en el hogar para evitar que nuestro hijo sea la víctima pero también para que no sea el abusador. Y si ya detectaste el caso de bullying, recuerda que se debe realizar un trabajo en paralelo con ambos niños, pero también sensibilizar a los alumnos en general y a los docentes para prevenir futuros casos. 


Fuente:

Anterior
Siguiente »

    Comentarios