Cómo hacer que tus clases sean más divertidas

  • hace 9 meses

Todos los maestros pasan por una etapa en la que creen que sus clases ya no son tan divertidas como antes o que de pronto la conexión que tenían con sus alumnos se va perdiendo cada vez más. Ese proceso es importante para pensar en buscar nuevas formas de crear ambientes dinámicos y divertido que hagan que, al salir de clase, cada niño se sienta seguro y contento por lo aprendido.

Si estás en un momento así y aún no sabes cómo mejorar tus clases, no te preocupes, en este artículo te dejamos 5 efectivos consejos para lograr tu objetivo.


1.  Busca contenido atractivo. Atrás quedaron los días en los que el profesor se paraba frente a la clase y de manera monótona dictaba o explicaba diversos temas. Hoy en día Internet nos permite acceder a contenido audiovisual interesante, didáctico y dinámico que podemos aprovechar para hacer que la materia que dictamos sea mucho más divertida para nuestros alumnos.


2.  Conecta con tus alumnos. Muestra interés por conocer a tus alumnos, aprende sus nombres y hazles saber que pueden acercarse a ti para resolver sus dudas cuando deseen. De esta manera, el ambiente se tornará mucho más flexible y familiar, permitiendo que sientan mucha más confianza.


3.  Invita a tus alumnos a participar. Es importante que hagas tu clase participativa y fomentes a los alumnos a preguntar y responder de forma constante. Deja que hablen, opinen y debatan, así desarrollarán su pensamiento crítico y cuestionarán los asuntos cotidianos.


4.  Promover el trabajo en pares. Una buena forma de fomentar que tus alumnos se conozcan entre ellos y que aprendan a escuchar opiniones distintas a las suyas, es dejando que trabajen en parejas; de esta manera la clase de tornará mucho más dinámica y el nivel de compañerismo será mayor.


5.  Varía constantemente. Recuerda que lo que te sirvió para hacer una clase dinámica hoy, no necesariamente tendrá el mismo resultado mañana. Por eso, es ideal que siempre trates de obtener los mismos resultados pero de manera diferente. Recuerda que los jóvenes tienden a aburrirse rápido.


Los niños de hoy tienen mucha energía y los métodos de enseñanza que utilicemos con ellos deben basarse  no solo en impartirles nuevos conocimientos, sino también en hacerlo de manera divertida. 


Con información de Cosas de educación y Gesvin 

Anterior
Siguiente »

    Comentarios