¡Por fin! Esta es la solución para que los peruanos comamos más saludable

  • hace 1 semana

Comer rico nos produce placer. En primer lugar es necesario que recuerdes aquellos exquisitos aromas que te "hacen agua la boca" y los sabores que te hacen feliz. Con esos recuerdos culinarios en mente, te invitamos a conocer el novedoso enfoque de alimentación que da Karissa Becerra, la divulgadora gastronómica peruana que enseña a educar a uno de nuestros más exigentes sentidos, el gusto. 

 

 

Todos tenemos predilección por algún tipo de alimento, están aquellos que disfrutan de la comida picante, los que comen todo con un toque de limón y por supuesto, los dulceros, entre otros. ¿Te habías puesto a pensar que, por ejemplo, la elección del ceviche como tu plato favorito se debe a la educación gastronómica que te inculcaron desde pequeño? Así es, fuiste inducido, generalmente sin querer, a sentir preferencia por algún tipo de alimento según su sabor. 

"Empecemos con el azúcar, si a un niño o niña le damos productos con alto contenido de azúcar, haremos que su paladar se acostumbre a ese nivel de dulce, entonces, cuando coman una fruta, ésta les parecerá desabrida", revela Karissa.

Este ejemplo, caso de la vida real, nos introduce al tema de la importancia de la educación del gusto, la cual es fundamental para que podamos defenderdenos de ataques de productos que nos hacen daño.  

 

Lo menos saludable: grasas de mala calidad y azúcar en exceso

Cuando la divulgadora gastronómica menciona a las grasas de mala calidad, se está refiriendo, por ejemplo, a aquellas que se quedan en nuestras arterias y traen problemas cardiovasculares.

"Si tras comer helado, alguna vez has sentido que se te queda pegado en la boca, es por la grasa de mala calidad que posee. Lo que ha pasado es que la grasa de ese helado no se disolvió a una temperatura corporal normal (37° o 38°) y seguramente requería de 40° o 41°. Entonces, cuando lo comes, ingresa a tu organismo de forma dura, haciendo que la grasa se queda en tus arterias, provocando problemas cardiovasculares, en algunos casos a gente joven, llegando a producir infartos en personas de 30 años", advierte la especialista.

Por eso, entre los productos naturales con grasas buenas que debemos consumir están la palta, el aceite de oliva, las aceitunas, la mantequilla (no margarina), entre otros. 

En el caso del azúcar, por desconocimiento consumimos más del que deberíamos; los adultos debemos consumir aproximadamente 6 cucharaditas de azucar al día y los niños 3. "Al consumir mucha azúcar hacemos que todo nuestro organismo, especialmente el páncreas, trabaje el doble. Esto conlleva a que nos enfermemos ya que no podemos procesar toda esa cantidad de azúcar", detalla Karissa Becerra. 

Si bien las grasas malas y el azúcar son los principales antagonistas de una alimentación saludable, también hay que precisar que el consumo exagerado de carbohidratos es dañino. Lo ideal es que comamos carbohidratos complejos como la papa o el camote y no tallarines todos los días, por ejemplo.

 

El gran reto: educar el gusto de los niños

Los padres son los responsables de alimentar a los niños y deben convertirse en buen ejemplo para ellos, así elaborarán un buen régimen de comida y hasta una lonchera saludable para llevar al colegio. 

"La dieta escolar de los niños debería contar con los alimentos más nutritivos posibles. Un alimento nutritivo es normalmente uno que no está procesado, por ejemplo, evitar los jugos en caja o las barras de cereales; en su lugar, brindarles fruta fresca, proteínas, carbohidratos de buena calidad y grasas de buena calidad", recomienda la divulgadora gastronómica, considerada este año en el top 10 de los mejores chefs del mundo con iniciativass transformadoras. 

"Todo está en la educación temprana del sentido del gusto y los niños son muy receptivos. Por ejemplo, si tú le dices que el chocolate que está comiendo proviene de la biodiversidad del Perú, de los cacaos nativos y que además es bueno para la salud, este alimento se vuelve fantástico para el pequeño. O si le dices que una manzana es la energía contenida del sol, lo habrás convencido que consumir esa fruta es increíble", precisa la chef peruana.  

De esta manera, Karissa motiva a darle a los más peques la oportunidad de que descubran lo increíble que son los alimentos, y no los alimentos procesados, sino los alimentos en su naturaleza más pura. Con esta información, un padre o madre que ahora sabe que los productos procesados son malos, ya no se los dará a sus hijos, no querrán darles comida que no les hace bien. 

Entre los alimentos que puede llevar un niño o niña en su lonchera están el huevo duro, pan con palta, pan con queso, con aceituna y por supuesto, frutas o jugos hechos en casa. Pero para ayudarte con esta tarea tenemos toda una sección dedicada a Loncheras saludables.

 

Esta es la solución para tener una vida más saludable

"Para tener una vida más saludable debemos replantear nuestras prioridades. Es decir, reconcoer, por ejemplo que para vivir mejor necesitamos un televisor más grande, lo que realmente necesitamos es invertir más en nuestra alimentación. Recordemos que la salud es nuestro mayor bien", reflexiona la reconocida chef.

Si logras reconocer que la salud/alimentación debe ser nuestra prioridad, entonces deberás alinear ciertos aspectos de tus hábitos a la hora de comer: 

  • Necesitas darte el tiempo para comprar alimentos.
  • Empezar a cocinar en casa, para comer bien y rico. 
  • Comer menos productos procesados, como el juguito en caja. 
  • No comprar tantas cosas que no necesitamos, sino mejores alimentos, quizás un poquito más caros, pero que nos hacen bien.

"Hay que comer menos pero de mejor calidad, recordemos que sin salud no tenemos nada", puntualiza Karissa Becerra.

El comer saludable tiene múltiples beneficios para la salud; evitas males cardiovasculares, sobrepeso, fátiga, cansancio y por el contrario, te sentirás con más vitalidad, con la mente más despejada y con ganas de hacer muchas cosas. Reordena tus prioridades y preocúpate más por comer mejor. 

 

Anterior
Siguiente »

    Comentarios