¿Qué hacer si tu hijo pronuncia mal las palabras?

  • hace 1 semana

El lenguaje forma parte del crecimiento de los niños. Cada año su vocabulario irá aumentando, sin embargo, no todos los niños aprenden de la misma forma y al mismo ritmo. Es deber de los padres que los pequeños desarrollen el lenguaje de manera correcta para que su expresión oral sea clara y fácil de entender. 

Aunque los padres se esfuerzan por hacer bien las cosas, hay errores que comenten al momento de ayudar en el desarrollo del pequeño. Yo Me Cuido te explica cuáles son los más comunes y por qué debes evitalos.: 

  1. Integrar a su lenguaje cotidiano alguna palabra mal pronunciada: A pesar de que existan miles de factores por los que el pequeño no pueda pronunciar alguna palabra específica, evita que se acostumbre y corrígela a la primera para que la expresión oral del niño no se atrofie. 
  2. El uso de diminutivos: Por más graciosos y dulces que parezcan, el niño puede acostumbrarse y retener la palabra como la pronuncias siempre. Recuerda que lo que dices está directamente relacionado con lo que escucha e interpreta. 
  3. Rehuir del contacto visual en medio de las conversaciones: Hablar no solo se trata de construir oraciones sino de comunicar. Y una buena comunicación debe nutrirse de expresiones faciales que refuercen el mensaje. Y el niño aprende del ejemplo. Cada vez que hables con él, colócate a su altura y míralo para que aprenda a usar sus propias expresiones. 
  4. Suprimir los artículos y las preposiciones en las oraciones cuando les hablas: Por más pequeña o larga que sea la oración, no excluyas nada porque crearás confusión en su aprendizaje y tendrá problemas gramaticales en el futuro. 
  5. No reemplaces las palabras correctas por otras que inventes: Llama a los objetos por su nombre correcto para que los niños capten a la primera. 

Ya te explicamos los errores, ahora te daremos algunos consejos para que los niños se desenvuelvan mejor y aprendan a expresarse bien: 

  1. Conversa con ellos todos los días: Procura tener conversaciones diarias con tu pequeño, así solo sean unos minutos. De esta manera podrás saber si están hablando bien o mal, y sabrás corregirlos de una manera clara y constructiva. Que se sientan cómodos hablando para que puedan expresarse con facilidad. 
  2. Ten paciencia: Aprender un lenguaje y hablar fluidamente requiere de tiempo y constancia. Si a tu hijo le cuesta pronunciar una palabra o construir alguna frase, colócate frente a él y pronúnciala bien, que no solo copie el sonido sino la manera cómo mueves la boca y la lengua. También pídele que repita dos o tres veces, así sabrás si lo está haciendo bien. 
  3. Si las cosas no mejoran, pide ayuda profesional: Muchas veces nos resignamos a que el niño no quiere hablar, pero en la mayoría de casos se trata de algún impedimento físico. Acude a un profesional ya que ellos te darán las soluciones disponibles para que sepas cómo actuar. 
  4. Dedica tiempo a su aprendizaje: Si está pronunciando mal una palabra, no lo ignores. Corrígelo lo antes posible siguiendo estos consejos. Recuerda que confía en ti, debes ayudarlo y no castigarlo. 

El esfuerzo que haga tu hijo y tú serán recompensados en el futuro. Estos ejercicios aumentarán su confianza en sí mismo y mejorarán su relación con los demás.

 

Anterior
Siguiente »

    Comentarios