¿Cuáles son los desastres naturales a los que el Perú está expuesto?

  • hace 4 semanas

Cualquier persona que haya vivido en el Perú por más de unos meses sabe que se trata de un país que está expuesto a diversos desastres naturales. Esto se debe a diferentes motivos, principalmente su ubicación geográfica. Recordemos que el Perú se encuentra en el Cinturón de Fuego del Pacífico, una región de 40.000 kilómetros de longitud en donde se producen el 80% de los terremotos en el mundo a causa de las placas tectónicas sobre las cuales reposa. Además, ser un país con tanta diversidad regional significa que tiene también una gran diversidad climática, desde temperaturas extremas hasta fuertes e intensas lluvias.

Es importante que no solo sepamos cuáles son estos desastres naturales, sino también cómo debemos actuar frente a uno y, más importante, cómo estar prevenidos para una emergencia. Los niños del hogar también deben estar informados, desde pequeños podemos enseñarles a mantener la calma en dichas situaciones de emergencia y a actuar según las normas establecidas para evitar accidentes.

 

Los desastres naturales que más afectan nuestro país

Aluviones y Huaicos: Estos son desplazamientos violentos de una gran masa de agua con mezcla de lodo y bloques de roca que se movilizan a velocidades peligrosas. Se generan principalmente en época de lluvias y, como hemos podido presenciar en los últimos meses, pueden llegar a tener consecuencias devastadoras.

Inundaciones: Las inundaciones se producen generalmente a causa de lluvias intensas o fenómenos naturales como El Niño. Estas representan un gran peligro para las personas que habitan las zonas afectadas, ya que no solo traen consigo destrucción material, sino también bacterias y enfermedades.

Terremotos: A nadie le sorprenderá ver esto en la lista. El Perú es una de los países con mayor actividad sísmica junto a sus vecinos Chile y Ecuador. Las placas tectónicas causan constantes temblores, pero cada cierto tiempo, estos movimientos producen terremotos con la capacidad de destruir ciudades enteras.

Tsunamis: Los tsunamis son definidos como una gran ola o serie de olas que produce una masa arrasadora de agua. Tal vez no hayas vivido uno, pero a causa de los movimientos tectónicos, el Perú también es un país en donde pueden ocurrir devastadores tsunamis, como el de La Punta en el 2007 o el de Nasca en 1996. 

 

¿Cómo podemos estar prevenidos?

Para cualquiera de estos desastres, tu mejor aliado es la prevención. Si vives en una región en donde se producen huaicos, ten siempre una ruta de escape establecida por las personas del vecindario y una mochila de emergencias para poder sobrevivir varios días sin acceso a agua o alimento. Los terremotos llegan sin previo aviso, pero la mochila y la ruta de escape serán indispensables también. Recuerda que esta mochila debe contener dos litros de agua por persona u animal, alimentos no perecibles, medicamentos, ropa, mantas y una linterna como mínimo. También se recomienda tener una copia de tus documentos de identidad y un poco de dinero guardado. Si estás cerca de la costa y ocurre un sismo, aléjate lo más que puedas del mar o corrientes de agua, ya que lo más probable es que haya replicas que puedan ocasionar un tsunami.

 

 

Cómo manejar el tema con los niños

Como hemos dicho, muchos desastres naturales son impredecibles y nuestros niños no siempre contarán con nuestro apoyo para sobrellevar la situación, ya que podrían encontrarse en la escuela o en la casa de algún amigo. Debemos explicarles que lo mejor para sobrevivir la situación es mantener la calma, prestar atención en los simulacros de su colegio y enseñarles a ubicar los puntos seguros o rutas de escape en donde sea que se encuentren.

Es importante asumir la responsabilidad que nos toca dentro del tema y recordar que no cuidar el planeta en el que vivimos hace que los fenómenos naturales ocasionen daños que podrían evitarse. Conversemos con los niños sobre la importancia de reforestar y de mantener nuestros ríos limpios. Los árboles no solo nos brindan oxígeno, sino que también nos protegen de las intensas lluvias. Además, los niños deben aprender desde pequeños que las viviendas deben estar construidas en zonas seguras y con materiales de calidad y, sobre todo, entender el valor de colaborar con su comunidad. 

Anterior
Siguiente »

    Comentarios