Enseña a tus niñas y niños a prevenir infecciones en sus zona íntima

  • hace 9 meses

La crianza de nuestros hijos conlleva una serie de responsabilidades esenciales para mantener su buena salud y bienestar en general. Entre estas importantes responsabilidades, la higiene genital es un aspecto fundamental que requiere mucha atención, constancia y cuidado, ya que asegurar que nuestros hijos comprendan la importancia de mantener una buena higiene en su zona íntima es vital para prevenir problemas de salud y promover su autonomía. En este artículo, exploraremos por qué la higiene genital es crucial, y cómo ayudar a nuestras hijas e hijos a realizarla de la manera adecuada.

La importancia de la higiene genital

La higiene genital es esencial para prevenir infecciones y mantener la salud de nuestros hijos. Las áreas íntimas son propensas a la acumulación de gérmenes y bacterias, lo que puede llevar a infecciones dolorosas que si no son tratadas a tiempo, pueden generar complicaciones. Es necesario enseñar a los niños desde temprana edad la importancia de mantenerse limpios, lo que sin duda contribuirá a su bienestar y confianza.

Hablemos sin miedo

Es importante comunicarnos de manera asertiva y apropiada con los niños y si se trata de aprender a cuidar sus zona íntima, con mayor razón. Cuando se habla de las partes del cuerpo, es recomendable que cada una lleve el nombre que le corresponde, y cuando hablamos de la zona genital, no debemos hablar con vergüenza sino con naturalidad para darles la confianza y las herramientas que necesitan para sentirse cómodos. La zona íntima, al ser muy sensible, requiere un cuidado especial, por lo que debemos enseñar a niñas y niños desde que dejan el pañal, la manera adecuada de cuidar de ella.

Enseñando la higiene correcta

Enseña a tus niñas y niños a prevenir infecciones en sus zona íntima

Cada niña y niño en el mundo tiene el mismo valor y es igual de importante en el mundo, pero cuando hablamos del cuidado de su zona íntima, existen algunas diferencias importantes que debemos tener en cuenta para poder enseñarles a nuestras hijas e hijos la mejor manera de cuidarse.

Niñas:

Es importante explicar a las niñas que deben limpiarse de adelante hacia atrás después de usar el baño. Esto ayuda a prevenir que las bacterias del área anal lleguen a la uretra y causen infecciones urinarias. 

Utilizar papel higiénico limpio y seco o toallitas húmedas suaves es una práctica recomendada para asegurar que se ha limpiado de manera correcta el área.

Deben sentarse en el inodoro y separar sus piernitas ligeramente para que la orina no moje su piel. 

Al momento del baño lo mejor es usar un jabón suave, neutro y sin fragancia para limpiar su área genital externa. Debemos enseñar a enjuagar muy bien la zona íntima para eliminar cualquier residuo de jabón, ya que los químicos en exceso pueden irritar la piel sensible y desajustar el delicado equilibrio de la flora o microbiota vaginal natural de las niñas. 

Es importante enfatizar que el jabón solo debe usarse en el área externa y no dentro de la vagina.

Las niñas deben cambiar su ropa interior todos los días y esta debe ser preferiblemente de algodón,  ya que permite una mejor transpiración y reduce la acumulación de humedad. Las prendas ajustadas pueden atrapar la humedad y aumentar el riesgo de infecciones.

Las niñas no deben sentarse en un inodoro público, de un centro comercial o cualquier lugar de gran afluencia, a menos que se coloque un protector o una cantidad generosa de papel para evitar el contacto con gérmenes y bacterias.

Niños: 

A los niños también se les debe enseñar a limpiarse adecuadamente después de usar el baño.

Asegúrate que limpien todo el pene, especialmente debajo del prepucio si no ha sido circuncidado, con agua y jabón suave. 

Después de orinar, sacudir suavemente el pene para eliminar cualquier exceso de orina y de preferencia, utilizar papel higiénico para secarse bien. 

La ropa interior también debe ser de algodón en la medida de lo posible para evitar el calor extremo en la zona genital.

Después de lavar su pene, enséñales a secarlo completamente con una toalla limpia y suave. La humedad atrapada en esta área puede aumentar el riesgo de infecciones por hongos.

Es importante que también presten atención a la zona escrotal. La higiene en esta área es esencial para prevenir olores desagradables y acumulación de sudor.

Los niños tampoco deben sentarse en un baño público a menos que se coloque un protector o papel sobre la taza. De esta manera evitaremos el contagio de enfermedades.

Consecuencias de una higiene inadecuada:

Enseña a tus niñas y niños a prevenir infecciones en sus zona íntima

 La falta de higiene genital puede dar lugar a una serie de problemas de salud, como infecciones urinarias, irritaciones, mal olor y en casos más graves, infecciones fúngicas. La falta de cuidado puede causar malestar físico y emocional en los niños, afectando su calidad de vida y autoestima. Son muchas las enfermedades que una higiene pobre puede ocasionar:

  • Infecciones Urinarias: La falta de higiene puede facilitar la entrada de bacterias en la uretra, lo que aumenta el riesgo de infecciones urinarias. Estas infecciones pueden causar dolor al orinar, necesidad frecuente de ir al baño y malestar abdominal.
  • Irritaciones y Enrojecimiento: La acumulación de sudor, suciedad y bacterias en el área genital puede provocar irritaciones en la piel, enrojecimiento y molestias.
  • Infecciones Fúngicas: La humedad y la falta de higiene pueden propiciar el crecimiento excesivo de hongos en el área genital, lo que puede resultar en infecciones fúngicas como la candidiasis. Estas infecciones pueden causar picazón, enrojecimiento y flujo anormal.
  • Molestias y olores desagradables: La falta de higiene puede llevar a la acumulación de secreciones y residuos, lo que puede causar mal olor y malestar general.
  • Dolor y malestar: En casos graves, la falta de higiene puede llevar a infecciones más serias que causen dolor, malestar y dificultad para llevar a cabo actividades diarias.
  • Foliculitis: La falta de limpieza puede aumentar el riesgo de foliculitis, que es la inflamación de los folículos pilosos. Esto puede causar protuberancias rojas y dolorosas en el área genital.
  • Problemas de Piel: La piel del área genital es delicada y propensa a problemas como eczema o dermatitis si no se mantiene limpia y seca.
  • Propagación de Enfermedades de Transmisión Sexual: En el caso de adolescentes o jóvenes sexualmente activos, la falta de higiene adecuada puede aumentar el riesgo de propagación de enfermedades de transmisión sexual (ETS).

¿Cómo se manifiestan las enfermedades por mala higiene genital?

Aunque cada niña y niño son diferentes, si se produce una infección enfermedad por una higiene deficiente, las señales pueden ser las siguientes:

  • Dolor o ardor al orinar: Si un niño o niña se queja de dolor o ardor al orinar, puede ser un signo de infección urinaria.
  • Necesidad frecuente de orinar: Si un niño tiene la necesidad de ir al baño con más frecuencia de lo habitual y produce poca cantidad de orina, podría ser indicativo de una infección urinaria.
  • Dolor en la parte baja del abdomen o espalda: El dolor o malestar en la parte baja del abdomen o la espalda, especialmente si se acompaña de otros síntomas, podría ser un signo de infección urinaria.
  • Orina con sangre o turbia: Si la orina de un niño parece tener sangre o tiene una apariencia turbia, es importante investigar la causa.
  • Fiebre: Una fiebre inexplicada, especialmente si se acompaña de otros síntomas urinarios, puede ser un signo de infección urinaria.
  • Picazón: Si los pequeños empiezan a rascarse o tocarse los genitales con mucha frecuencia, podría significar que existe un problema de hongos que debe ser atendido por un especialista de inmediato.
  • Irritabilidad o cambios de comportamiento: Los niños pequeños pueden volverse irritables o inquietos si están experimentando una infección urinaria.

Si detectas alguno de estos síntomas, visita a tu médico lo antes posible para evitar que las infecciones, hongos u otras enfermedades, se agraven y compliquen la salud de tus pequeños.

Prevención ante todo

La mejor manera de cuidar a nuestros niños, es aplicando una cultura de prevención y en el caso de la salud de su zona íntima significa que debemos insistir en una higiéne adecuada. Los niños deben lavar sus partes íntimas de manera frecuente, utilizar jabones suaves, cambiar su ropa interior diariamente, evitar ropa ajustada, no quedarse con la ropa de baño mojada durante horas, tomar mucho líquido, no aguantarse la pilita, limpiarse con cuidado y con la técnica necesaria para evitar infecciones. Y no deben olvidar jamás lavarse muy bien las manos antes y después de ir al baño. 

La enseñanza de la higiene genital a niñas y niños es un componente fundamental de su desarrollo y bienestar general. Al inculcarles hábitos de higiene adecuados desde una edad temprana, estamos brindando a nuestros hijos las herramientas necesarias para mantener su salud y prevenir futuros problemas. Además, esta práctica fomenta su autonomía y autoestima, permitiéndoles enfrentar el mundo con confianza y comodidad. Recuerda ser paciente y brindarles el apoyo necesario para que aprendan y practiquen la higiene y cuidado de su zona íntima de manera efectiva y saludable.

Anterior
Siguiente »

    Comentarios