Todo lo que debes saber sobre los mitos de la vacunación

  • hace 4 meses

En 1998, la revista científica The Lancet publicó un artículo del ex cirujano Andrew Wakefield, que asociaba la vacuna trivalente (sarampión, parioditis y rubéola) con el riesgo de padecer autismo. Esta investigación, que tiempo después se descubrió que era un fraude, remeció no solo a la comunidad médica y científica de todo el mundo, sino que aumentó severamente el número de niños no vacunados por el temor de los padres. Como consecuencia, estos niños no tenían las defensas necesarias para hacerle frente a varias enfermedades, muchos de ellos enfermaban y fallecían. 

A pesar de que este mito ya ha sido derribado hace un buen tiempo, existen muchas asociaciones antivacunas alrededor del mundo que ponen en riesgo la vida de niños.  Las últimas cifras que ha lanzando la Unión Europea son alarmantes:  durante los primeros nueve meses del 2017 se registraron 10 mil infecciones de sarampión por falta de vacunas. Según la Organización Mundial de la Salud, al menos 12.9 millones de niños no fueron vacunados en el 2016.  


Otro mito muy popular es que las vacunas ya no son necesarias pues a lo largo de los años han mejorado las costumbres y productos destinados a higiene y sanidad, lo que disminuye por completo el riesgo de contraer enfermedades infecciosas. Totalmente falso pues muchos microorganismos se propagan igualmente. No queremos decir que una mejor higiene no protege a los niños de diferentes enfermedades, sino que las vacunas controlan ciertas patologías y son necesarias.

El tercer mito trata de los efectos secundarios irreversibles y adversos de las vacunas, que incluso pueden causar la muerte. Falso. Las vacunas son muy seguras porque antes de ser colocadas en los seres humanos pasan por una serie de pruebas y ensayos clínicos. La mayoría de las reacciones post vacunación son de poca importancia y fáciles de tratar. Como se sabe, las vacunas son dosis muy bajas de ciertos virus y bacterias es por eso que sus síntomas no son peligrosos.

El cuarto mito dicta que si determinada enfermedad está erradicada en un país, no sería necesaria una vacuna contra ella. Esto es incorrecto. Si bien los programas de vacunación en los centros de salud han conseguido que se reduzca la presencia de muchas enfermedades en determinados países, esto no significa que no debemos vacunarnos. Los padres de familia están en la obligación de seguir estos programas para que los niños no tengan complicaciones en el futuro.

El quinto mito que vamos a desmentir afirma que un niño no puede recibir más de una vacuna a la vez. Según la OMS, aplicar varias vacunas al mismo tiempo no tiene efectos negativos en el sistema inmunitario del pequeño. Ellos están expuestos diariamente a cientos de sustancias peligrosas, que incluso se introducen en el organismo con solo ingerir alimentos. Una de las ventajas de incluir tres vacunas en una sola aplicación es que se ahorra tiempo y dinero, además de disminuir la cantidad de inyecciones que deberá colocarse el niño.

Por último, muchos padres de familia piensan que no deberían vacunar a sus hijos contra la gripe pues creen que los síntomas de la enfermedad no son tan fuertes. Sin embargo, la gripe deja sin vida entre 300 mil y 500 mil personas al año, y los niños pequeños corren mucho riesgo. Ten en cuenta que las vacunas contra la gripe se vienen colocando desde hace más de 60 años.

¡Ciertas vacunas te pueden salir gratis!

En el Perú, el Ministerio de Salud es el encargado de la distribución de las vacunas para proteger a los grupos más vulnerables contra diferentes enfermedades. Aquí te indicamos cuáles son las vacunas que se encuentran disponibles de manera gratuita en hospitales, postas y centros médicos: 

  1. Varicela: Se aplica solo a niños de un año de edad. 
  2. Virus Papiloma Humano: Debe aplicarse a niñas entre 9 a 13 años de edad, a través de dos dosis. Para que las niñas sean vacunadas, deben contar con un documento firmado por los padres. Si bien se aplica en los colegios, se puede pedir en las postas médicas.
  3. Influenza: Se aplica a bebés entre 7 a 23 meses, y a adultos mayores de 65 años o más. 
  4. Sarampión: Se suministra a niños y niñas de 5 años a través de dos dosis.

Si tienes dudas ante ciertas vacunas, consulta a un pediatra. Recuerda que las enfermedades no avisan y que prevenir siempre es mejor. 

Fuentes: 

https://www.unicef.es/noticia/5-mitos-sobre-las-vacunas 

http://www.minsa.gob.pe/portada/especiales/2015/vacunacion/mitos.html 

Anterior
Siguiente »

    Comentarios