5 Señales de que tus hijos pueden estar bajos de calcio

  • hace 1 mes

El calcio es un mineral esencial para el desarrollo saludable de los huesos y dientes en los niños. Sin embargo, muchas veces pasamos por alto su importancia en la dieta de nuestros hijos y la deficiencia de calcio puede tener consecuencias significativas en su salud a largo plazo. Pero no siempre es fácil reconocer que nuestros pequeños están sufriendo las consecuencias de una deficiencia nutricional, pues no sabemos reconocer las alertas. Es por esto que queremos compartir contigo información muy importante que puede ayudarte a reconocer los síntomas. ¿Cómo saber si tus hijos están recibiendo suficiente calcio? Aquí te presentamos cinco señales a las que debes prestar mucha atención:

Problemas dentales

Los dientes son una ventana a la salud ósea. Si notas que tus hijos tienen dientes débiles, propensos a caries o con esmalte desgastado, podría ser una señal de deficiencia de calcio. El calcio es crucial para la mineralización adecuada de los dientes, y su ausencia puede afectar su fortaleza y resistencia.

Retraso en el crecimiento

El crecimiento es una etapa de vulnerabilidad extrema en la vida de un niño, y el calcio desempeña un papel fundamental en este proceso. Una deficiencia de calcio puede provocar un crecimiento lento en relación a los parámetros pediátricos de desarrollo infantil estándar, lo que puede manifestarse en una estatura más baja de lo esperado para la edad de tu hijo.

5 señales de que tus hijos pueden estar bajos de calcio

Fracturas óseas frecuentes

Los niños corren y saltan y, consecuencia de ello, las caídas son muy frecuentes. Los huesos fuertes y saludables son menos propensos a fracturas productos de estas caídas, por lo que si tus hijos experimentan fracturas óseas con mayor frecuencia de lo habitual, podría ser una señal de que necesitan más calcio en su dieta. La falta de calcio debilita los huesos, haciéndolos más propensos a fracturas incluso con lesiones menores.

Calambres musculares

El calcio no solo es esencial para la salud ósea, sino también para la función muscular adecuada. Los calambres musculares frecuentes pueden indicar una deficiencia de calcio, ya que este mineral juega un papel importante en la contracción muscular y la transmisión de señales del sistema nervioso.

Fatiga y debilidad

El calcio también es necesario para mantener un ritmo cardíaco saludable y para la función adecuada del sistema nervioso. La deficiencia de calcio en el cuerpo de los niños, puede manifestarse en fatiga crónica, debilidad muscular y sensación general de cansancio, incluso después de períodos de descanso adecuados.

Además de estas señales, es importante comprender que la deficiencia de calcio en la infancia puede tener consecuencias a largo plazo, como un mayor riesgo de osteoporosis en la edad adulta. Por lo tanto, es crucial asegurarse de que tus hijos reciban suficiente calcio en su dieta diaria.

¿Cómo prevenir la deficiencia de calcio?

5 señales de que tus hijos pueden estar bajos de calcio

  • Promover una dieta balanceada: Incluye alimentos ricos en calcio en la dieta de tus hijos, como lácteos, legumbres, semillas y vegetales.
  • Suplementos de calcio: Si tus hijos no obtienen suficiente calcio de los alimentos, considera hablar con un pediatra sobre la posibilidad de suplementos de calcio.
  • Actividad física regular: El ejercicio regular puede ayudar a fortalecer los huesos y mejorar la absorción de calcio.
  • Exposición al sol: La vitamina D, que se produce en la piel cuando se expone al sol, es necesaria para la absorción de calcio. Asegúrate de que tus hijos pasen tiempo al aire libre de manera segura para obtener suficiente vitamina D. 
  • Educación sobre hábitos saludables: Enseña a tus hijos sobre la importancia de una alimentación equilibrada y hábitos de vida saludables desde una edad temprana.

Alimentos ricos en calcio

Son muchos los alimentos que contienen cantidades significativas de este nutriente y pueden enriquecer la dieta de tus pequeños. Aquí tienes una lista de alimentos ricos en calcio que puedes incorporar fácilmente en el menú familiar:

  • Leche: La leche es una de las mejores fuentes de calcio. Puedes optar por leche de vaca o alternativas como la leche de almendras, de soja o de avena fortificadas con calcio.
  • Yogur: El yogur, especialmente el yogur griego, es rico en calcio y también es una excelente fuente de proteínas.
  • Queso: Varias variedades de queso, como el queso cheddar, el queso suizo y el queso mozzarella, son buenas fuentes de calcio.
  • Pescado: El pescado es un gran alimento ya que posee variedad de nutrientes favorables para el desarrollo óptimo de los niños. Las sardinas y el salmón, son una sorprendente fuente de calcio. Además, son ricos en ácidos grasos omega-3.
  • Tofu: El tofu, hecho a partir de soja, es una opción vegetariana rica en calcio. Asegúrate de elegir tofu fortificado con calcio para obtener la mayor cantidad de nutrientes posible.
  • Brócoli: Este vegetal crucífero no solo es rico en calcio, sino que también es una excelente fuente de fibra y vitaminas.
  • Espinacas: Aunque no tan alto en calcio como la leche, las espinacas son una buena fuente de este mineral, además de proporcionar una gran cantidad de otros nutrientes esenciales.
  • Almendras: Las almendras son una opción saludable para obtener calcio, además de ser ricas en grasas saludables y proteínas.
  • Higos secos: Los higos secos son una fruta deshidratada que también es una buena fuente de calcio.
  • Ajonjolí: Este pequeño alimento, posee grandes cantidades de calcio, por lo que es muy recomendable para la dieta regular de la familia entera. Puedes usarlo en ensaladas, postres o incluso hacer tu propio pan con ajonjolí..

Incorporar una variedad de estos alimentos en la dieta diaria de tus hijos puede ayudar a mantener huesos y dientes fuertes y saludables. Recuerda que el calcio es fundamental para la salud ósea de tus hijos, pero también para su bienestar general. Estar atento a las señales de deficiencia de calcio y sobre todo, tomar medidas para prevenirla, puede ayudar a garantizar un crecimiento y desarrollo saludables a largo plazo. Recuerda consultar siempre a un profesional de la salud antes de realizar cambios significativos en la dieta o el estilo de vida de tus hijos.

Anterior
Siguiente »

    Comentarios