10 formas de prevenir que un niño se intoxique con medicamentos

  • hace 10 meses

La curiosidad de los bebés y niños pequeños hace que se lleven todo a la boca. Es su forma de explorar lo que les rodea, sobre todo entre los 0 y 2 años de edad. Por ello, los padres y cuidadores deben tomar ciertas precauciones para que sus hijos no ingieran sustancias peligrosas para su salud, como los medicamentos.

10 formas de prevenir que un niño se intoxique con medicamentos

10 formas de prevenir que un niño se intoxique con medicamentos

La prevencion es la mejor forma de evitar que un niño se intoxique por ingesta accidental de medicamentos. Para ello, expertos en toxicología aconsejan a padres, educadores y cuidadores de niños tomar las siguientes medidas de seguridad.

  1. Mantén siempre todos los medicamentos fuera de la vista y del alcance de los niños. Mejor aún si están en armarios o cajones bajo llave o cerraduras a prueba de niños. Recuerda que los pequeños son capaces de trepar para alcanzar lo que quieren.
  2. Procura de que todos los medicamentos están guardados en sus envases originales y con sus indicaciones. Nunca los guardes en empaques llamativos o de alimentos.
  3. Nunca dejes pastillas, medicamentos, jarabes u otras sustancias peligrosas para un niño en muebles, mesas, sillas, sofás, bolsos (tanto los tuyos como de los invitados), etc. que los pequeños puedan alcanzar. Un segundo de distracción puede ser suficiente para que el bebé o niño pequeño se meta el objeto a la boca.
  4. Después de usar un medicamento, tápalo y guárdalo inmediatamente en un lugar seguro.
  5. Procura no tomar medicamentos delante de tus hijos, ya que ellos suelen imitar todo lo que otros hacen.
  6. Nunca le digas a los pequeños que los medicamentos son como caramelos o golosinas, ni siquiera para lograr que las tomen. Los niños se pueden confundir y pensar que las medicinas son dulces y que pueden tomarlas cuando quieran. Es mejor que les expliques para qué sirven, por qué el médico lo ha recetado y que solo tú (o la persona que tu indiques) puedes dárselo.
  7. Al visitar otra casa, vigila que no hayan medicamentos sueltos o al alcance de los niños. Si es posible, pregunta en dónde guardan las medicinas y evita que tu pequeño se acerque al lugar.
  8. Si tu pequeño tiene cuidador o cuidadora, o lo dejas al cuidado de un familiar u otra persona, asegúrate de que esté informada sobre la precaución con los medicamentos y los niños.
  9. Ten siempre a la mano el número del pediatra de tu hijo para cualquier emergencia. Asegúrate que las personas que cuidan al pequeño también lo tengan a la mano. Guárdalo en marcado rápido en tu celular y escríbelo en un lugar visible, como en el refrigerador o junto al teléfono.
  10. Si tu hijo tiene que tomar medicamentos, dáselos siguendo las dosis e indicaciones de su pediatra. Nunca mediques a un niño sin consultar antes con un especialista, ya que puede tener alergias, intolerancias o, en el peor de los casos, sufrir una sobredosis.

Todos los medicamentos, hasta los de uso infantil, pueden ser peligrosos si se toman por error, incluso en dosis reducidas. Es importante que sigas estas recomendaciones para evitar accidentes indeseados. Si crees que tu hijo pueda haber ingerido un medicamento, llama o acude a un especialista de inmediato.

Fuente:

www.conmishijos.com

https://kidshealth.org

Anterior
Siguiente »

    Comentarios