5 consejos para proteger a nuestros hijos del sol

  • hace 2 meses

El sol aporta muchos beneficios para la salud, si nos exponemos a él con precaución y moderación. Las exposiciones cortas ayudan a producir vitamina D en la piel. Además, tomar sol por unos minutos al día estimula el sistema inmunológico y promueve el crecimiento. Sin embargo, estar bajo el sol sin la protección adecuada es peligroso, sobre todo para los niños, quienes suelen jugar por largos periodos de tiempo al aire libre.

Con el tiempo, la piel que está expuesta a quemaduras solares con demasiada frecuencia desarrolla muchos riesgos de cáncer de piel. Asimismo, si no proteges a tu hijo del sol, puede sufrir insolación, causándole dolores de cabeza, fiebre, vómitos, diarrea o pérdida del conocimiento.

Por otro lado, sus ojos son muy sensibles al sol y requieren una protección óptima. La OMS afirma que alrededor del 20% de las cataratas se deben a la exposición al sol y que también hay riesgo de padecer oftalmias y queratitis. Por esta razón, es muy importante que sepas cómo proteger a tus hijos del sol.

5 consejos para proteger a nuestros hijos del sol

1. Evita la exposición al sol por periodos prolongados.

Es absolutamente necesario evitar que tu hijo esté expuesto largos periodos de tiempo bajo el sol. Si vas a dejar a tus pequeños jugando en el parque, el patio, la playa o en el club debes ubicarlo en un espacio con sombra y ventilado. Procura que las exposiciones al sol sean cortas, pero regulares. El niño debe poder disfrutar del sol, pero protegido.

2. Usa crema de proteccción solar de buena calidad.

Compra una buena crema de protección solar que lo proteja de los rayos ultravioleta. Lo ideal es que tenga un índice de protección de por lo menos 50. Debes aplicar el bloqueador solar en su piel al menos 10 minutos antes de cada exposición y volverle a aplicar cada dos horas. No dudes en colocar una buena capa de crema, teniendo cuidado con sus ojos.

Para los bebés de menos de 6 meses, evita la exposición al sol lo máximo posible, sobre todo a las horas centrales del día (11:00 a.m. a 4:00 p.m.). De igual forma, aplícale pequeñas cantidades de protector solar regularmente.

consejos para proteger a nuestros hijos del sol

3. Evita los exteriores cuando quema más el sol.

Limita las actividades en exteriores a mediodía, sobre todo de 12:00 p.m. a 2:00 p.m. Mejor opta por actividades en la sombra y en lugares bien ventilados.

4. Utiliza accesorios.

Protege con una gorra o un sombrero y gafas de sol a tu pequeño. Estos accesorios son indispensables. También es recomendable que lo vistas con ropa clara y polos de manga corta en vez de polos sin mangas, ya que sus hombros quedan expuestos. Para más protección, puede usar ropas de baño de neopreno para la playa o la piscina

5. Mantenlo hidratado.

Dale de tomar líquidos con frecuencia, sobre todo agua natural. Evita los refrescos comerciales, ya que contienen mucha azúcar y colorantes artificiales. Opta por una limonada o agua frutada. Aunque tu pequeño no pida o no tenga sed, debes ofrecerle. Los bebés y niños a menudo no tienen esa sensación de sed hasta que ésta no es excesiva.

En días de excesivo sol y calor, lleva contigo un pequeño spray de agua o un vaporizador de agua para rociar un poquito en la piel y cabeza de tu niño. Esto lo refrescará y puede evitar que sufra un golpe de calor.

Recuerda que estos consejos son aplicables en toda época del año, no solo en verano. De esta forma protegerás a tus hijos del sol mientras se divierten y disfrutan de sus actividades al aire libre.

Fuente:

www.bloghoptoys.es

Anterior
Siguiente »

    Comentarios