Algunos consejos para evitar accidentes dentro y fuera de la piscina

  • hace 1 mes

Las piscinas y actividades que giran en torno a ellas son sin duda de lo mejor que trae consigo el verano. Pero es también -hay que decirlo- una puerta a una gama de potenciales accidentes que son cosa seria. Solo en Estados Unidos se estima que ahogamientos o accidentes en la piscina ocupan el segundo lugar de causas de muertes infantiles en el hogar.

Pero no solo se trata de riesgos para los pocos que cuentan con piscina en casa, sino para cualquiera que hace uso de una, ya sea en un club, academia o alguna de esas fiestas a las que te invitan ocasionalmente.

La mejor manera de no ahogarse es aprendiendo a nadar y ciertamente es un deporte recomendable para cualquiera a toda edad. Pero incluso así, nunca está de más ser precavidos. Mucha atención con estos consejos.

No subestimes la curiosidad de los niños

Puede haber salvavidas, barandas, cercos o cualquier otra medida de seguridad para prevenir que los más pequeños se acerquen por su cuenta al agua. Pero nada reemplaza la mirada atenta de un adulto responsable. Del mismo modo, ya una vez en el agua, no te descuides tampoco. Los flotadores son de ayuda, pero en niños pequeños no bastan para dejarlos desatendidos.

Mira siempre alrededor

Del mismo modo, si se trata de niños más grandes tal vez convenga estar más atentos a qué hacen cuando están en los alrededores de la piscina. Resbalones, tropiezos y caidas pueden ocasionar heridas y golpes muy graves también. Lo más aconsejable es nunca correr por el borde de la piscina y utilizar zapatos acuáticos de goma. Así se reduce el riesgo de resbalarse y también se evita el potencial contagio de hongos.

Cuida que no tomen el agua

Muchas infecciones y parasitos se contagian por beber agua de piscina. Explícale a tus hijos desde muy pequeños que nunca, nunca deben tomar esa agua. Con los más pequeños, la precaución debe ser doble. 

Mejor acompañados

Un hermano, primo o grupo de amigos siempre son más aconsejables que dejar que el pequeño o pequeña deambule por su cuenta dentro o fuera de la piscina. Si estás a cargo de un grupo de niños, explícales e indícales que es responsablidad de todos cuidarse entre ellos y avisar a un adulto de inmediato si ocurriera un accidente. 

Aprende primeros auxilios

Este conocimiento puede salvar vidas. Conocer maniobras de resucitación para aplicarlas de inmediato con alguien que se ha ahogado o quedado inconsciente por algún motivo puede ser decisivo. Muchas veces entre que ocurre el accidente y llega la ambulancia puede ser demasiado tarde. Busca dónde recibir este tipo de instrucción y preparación.

Cuidado con los saltos

Clavados, bombitas o cualquier otra pirueta que implique un ingreso violento al agua debe ser siempre realizada con mucho cuidado y solo en zonas en las que haya una profundidad suficiente como para no golpearse la cabeza o cualquier otra parte del cuerpo. Si se puede evitar, mejor.

Conoce tus límites

Recuerda que no solo los niños corren riesgos en la piscina. Asegúrate de no exceder tus propios límites. Si estás muy cansado, deshidratado o has ingerido alcohol, evita meterte al agua. Si padeces de alguna lesión o dolencia que limite tu movilidad, asegúrate de siempre entrar acompañado por alguien. 


Anterior
Siguiente »

    Comentarios