¿Cómo actuar frente a un caso de asfixia?

  • hace 5 años

Decimos que una persona se está asfixiando cuando sus vías respiratorias se encuentran completa o parcialmente obstruidas. Esto puede suceder al atragantarse al comer, al ahogarse en la playa o piscina, o por ejemplo, en el caso de los niños, al introducirse algún juguete en la garganta. En todos los casos, la persona pierde la capacidad de inhalar y exhalar aire suficiente.

Existe una señal universal que las personas que se están asfixiando utilizan, tomándose la garganta con una o ambas manos, sin posibilidad de hablar y con gran desesperación. En tan solo cuatro minutos sin recibir oxígeno, el cerebro podría sufrir un daño irreparable, por lo que actuar rápidamente es fundamental para salvar una vida.

Si observa que una persona se está asfixiando, confirme primero si ella puede hablar o toser. En caso de que lo esté haciendo, no deberemos administrar los primeros auxilios, ya que es probable que con la tos esté tratando de expulsar el objeto espontáneamente. De todos modos, debemos llamar a los números de emergencia para pedir asistencia médica.

En caso de que la persona no logre recuperarse por sí misma, aplique los primeros auxilios iniciando compresiones o la ‘maniobra de Heimlich’ de la siguiente manera:

  • Colóquese detrás de la persona e inclínela hacia adelante. Utilizando la base de la mano, dele cinco golpes en la espalda.
  • Si esto no funciona, rodéela con los brazos por la cintura y empuñe sus manos colocándolas una sobre otra justo por encima del ombligo de la persona, abajo del esternón.
  • Con los puños, haga cinco compresiones rápidas hacia adentro y arriba, intercalando con golpes en la espalda. Esto debería facilitar la expulsión del objeto y que la persona pueda empezar a toser y respirar por su cuenta.
Anterior
Siguiente »

    Comentarios