¿Por qué el popcorn puede ser fatal para los niños pequeños?

  • hace 1 mes

El popcorn suele ser el snack favorito para disfrutar en el cine, para ver una película en casa o para ofrecer en las fiestas infantiles. Sin embargo, por más inofensivo que parezca, para los niños pequeños, la ingesta de este alimento puede llegar a ser muy peligroso. Muchos de los casos de asfixia en menores se deben a la falta de precaución y supervisión de los padres a la hora de darles “canchita” a sus hijos. 

¿Por qué el popcorn puede ser fatal para los niños pequeños?

La asfixia de niños por comer popcorn es más común de lo que parece. De hecho, la Academia Estadounidense de Pediatría (American Academy of Pediatrics) recomienda no alimentar a niños menores de 4 años con alimentos sólidos de forma redondeada, a menos que se los desmenuce o se los corte en trozos pequeños no redondos. Esto incluye al popcorn, entre otros alimentos como las uvas, los caramelos duros, los frutos secos, trozos de carne, trozos de mantequilla de maní, pasas, zanahorias crudas, aceitunas o salchichas. Puede que los niños pequeños no mastiquen correctamente estos alimentos antes de tragarlos, lo que aumenta el riesgo de que traguen el bocado entero y se asfixien.

¿Cómo evitar que un niño se asfixie con la comida?

La asociación KidsHealth recomienda:

  • El niño debe estar sentado mientras coma.
  • Nunca permitir que corra, haga deporte o viaje en el auto masticando comida, chicles o golosinas.
  • Debe masticar los alimentos lo suficiente y a conciencia.
  • Que el niño no hable ni se ría mientras tenga comida en la boca.
  • Los padres deben estar pendientes mientras el niño coma.
  • No colocar alimentos peligrosos para el niño a su alcance.
  • Estar atento a lo que come el niño en las fiestas infantiles.
  • Verificar que no hayan restos de comida en el suelo.

¿Por qué el popcorn puede ser fatal para los niños pequeños?

¿Cómo actuar si un niño se está asfixiando?

Si el niño es mayor de un año y se atraganta, es probable que empiece a toser. Debes dejar que tosa y no darle golpes en la espalda, ya que podrías empeorar la situación. En caso el niño no pueda expulsar el alimento u objeto y respirar con normalidad, debes llamar a emergencias y, mientras llega la ayuda, hacer la siguiente maniobra:

  1. Inclinado hacia delante o tumbado en tus rodillas, dale cinco golpes secos entre las escápulas de la espalda (zona alta, entre los omóplatos).
  2. Localiza el punto donde acaban las costillas y donde empieza el ombligo. Luego, colócate detrás del niño y abrázalo por detrás. Coloca tu puño en el punto que localizaste y presiona cinco veces ligeramente hacia arriba y hacia adentro, para aumentar la presión en la caja torácica.
  3. Luego, busca en su boca el objeto que le impide respirar y, si está al alcance de tu mano, retíralo. Si no está fácil de extraer, no lo intentes. 
  4. Repite la secuencia de cinco golpes en la zona escapular y cinco presiones entre las costillas.
  5. Si el niño pierde la consciencia, échalo boca arriba en una superficie plana y firme, tapa su nariz y hazle cinco ventilaciones.
  6. Presiona en el centro del esternón 15 veces.
  7. Repetir hasta que llegue la ayuda médica.

Recuerda que la prevención es fundamental en estas situaciones de emergencia. Estar informado sobre los primeros auxilios puede hacer la diferencia cuando un niño se encuentra en peligro.

Fuente:

www.guiainfantil.com

www.aappublications.org

Anterior
Siguiente »

    Comentarios