ENTREVISTA: Un nutricionista te explica cómo promover una alimentación más sana entre tus alumnos

  • hace 6 años

El sobrepeso es el culpable de muchas afecciones. Presión arterial alta, diabetes tipo 2, problemas cerebrovasculares, enfermedades coronarias, cáncer al colón y muchos otros problemas que tus alumnos podrían evitar si los educamos (y a sus padres) en una dieta saludable y una vida más activa.


Conversamos con Sandra Cauvi, especialista en nutrición y dietética, que nos brinda útiles consejos para alejar a nuestros estudiantes de la comida chatarra. También, vamos a descubrir qué son en verdad las calorías y cuántas de ellas necesitan tus alumnos para rendir al 100% en su día escolar.

¿Cuál es la diferencia entre calorías y kilocalorías?

Un error muy común es pensar que las calorías y kilocalorías son lo mismo. Sandra nos explica que “oficialmente la energía de los alimentos se mide en kilocalorías (kcal). 1 kcal equivale a 1000 calorías, estas son una medida muy pequeña que, en realidad, no se utiliza y actualmente se confunde con las kilocalorías”. Es decir, la mayoría de las personas utiliza el término caloría con frecuencia pero en verdad se refieren a las kilocalorías. En otras palabras: un adulto necesita 2 000 Kcal al día.

¿Cuántas kilocalorías deben consumir un niño y un adolescente al día?

- Etapa preescolar (3 a 5 años de edad) se necesita aprox. 1100 kcal al día.
- Etapa escolar (7 a 10 años de edad) se necesita aprox. 1600 kcal al día.
- Etapa de la adolescencia (10 a 19 años de edad) entre 2000 y 2300 Kcal al día dependiendo de la actividad física de la persona.

¿Los jugos de caja, barritas energéticas o cereales con yogurt son tan sanos como se piensa?

La especialista señala que estos alimentos son industrializados y la mayoría tiene cantidades exageradas de azúcar: “Es muy importante saber leer las etiquetas nutricionales. Por ejemplo, las listas de ingredientes de las etiquetas siempre se ordenan del ingrediente con mayor cantidad al de menor cantidad. Así podremos saber si el azúcar se encuentra dentro de los ingredientes principales”.

Los jugos de caja tienen saborizantes artificiales y grandes cantidades de azúcar y sodio, convirtiéndolos en un producto muy similar a las gaseosas. Un desayuno típico escolar es yogurt con cereales azucarados. En este caso el ingrediente principal del desayuno sería el azúcar que no representa algo positivo para un alumno.

Estos productos altos en azúcar llenan solo momentáneamente a los niños sin nutrirlos, además, causan hiperactividad y déficit de atención. Son la principal causa de sobrepeso, obesidad y diabetes.

¿Qué consejos le puede dar un maestro a sus alumnos sobre alimentación saludable?

Lo más importante es el ejemplo. Si les hablas de alimentación saludable pero llevas gaseosas a clase no estás siendo coherente con tus enseñanzas. También, invítalos a comer la lonchera dentro del salón en el recreo. Así los niños se acostumbran a comer sentados y tranquilos. Otro punto positivo de comer dentro del aula es que los profesores pueden controlar lo que sus alumnos llevan de lonchera. Sandra nos deja un consejo para todos los maestros: “Si es que los profesores se informan y educan a los alumnos sobre alimentación saludable y no saludable ellos podrán escoger a consciencia sus alimentos”.

¿Quieres sabes más sobre cómo ayudar a que tus alumnos tengan una dieta más balanceada? Visita la fanpage de Sandra donde encontrarás útiles datos sobre nutrición: Sandra Cauvi - Nutricionista.

Anterior
Siguiente »

    Comentarios