Accidentes frecuentes en verano: ¿Cuáles son y cómo prevenirlos?

  • hace 2 meses

Por fin llegó el verano y las tan esperadas vacaciones ya están aquí. Esta es una temporada llena de diversión y actividades al aire libre para disfrutar en familia. Viajamos, paseamos y exploramos lugares llenos de aventura junto a nuestros pequeños. Sin embargo, las numerosas actividades y el calor típico de esta estación, pueden dar lugar a accidentes comunes en niños. Es esencial estar conscientes de estos riesgos y tomar medidas preventivas para garantizar la seguridad de nuestros hijos. Recordemos que contar con un seguro de salud es de suma importancia ya que nos brinda esa tranquilidad y protección que necesitamos en cualquier momento. 

Hoy hablaremos sobre algunos de los accidentes más frecuentes durante el verano y proporcionaremos valiosos consejos para prevenirlos.

Intoxicación

Accidentes freceuntes en verano: ¿cuáles son y cómo prevenirlos?

Con el calor del verano, la comida se echa a perder con mayor velocidad que en épocas de frío y es crucial tener precauciones adicionales al manipular alimentos. Durante el verano la descomposición de la comida puede acelerarse, aumentando el riesgo de intoxicación alimentaria. Asegúrate de almacenar los alimentos perecederos correctamente, evitando dejarlos fuera por largos períodos y manteniendo la cadena de frío en picnics y salidas.

Deshidratación 

El calor abrasador producto del sol radiante del verano, puede llevar a la deshidratación, sobre todo en los niños. Asegúrate de que los pequeños se mantengan hidratados, ofreciéndoles agua regularmente y frutas que contengan mucho líquido como sandía, naranjas, pepino, etc. Limita las actividades intensas durante las horas más calurosas del día y busca sombra cuando sea posible. Cuando estén en la playa o piscina, manténgase debajo de una sombrilla, utilicen gorras para agua y mucho bloqueador en todo momento. Asegúrate de mojar la cabeza de tus niños regularmente durante un día de playa y evita la exposición directa a l sol en las horas de mayor radiación.

Accidentes en bicicletas, patines y otros juegos juegos

El entusiasmo por las actividades al aire libre puede aumentar el riesgo de accidentes al momento de jugar con scooters, skates o bicicletas. Es muy importante que los niños jueguen y aprendan a movilizarse en estos medios de juego y transporte, pero sobre todo, es importante que aprendan a hacerlo de manera segura. Recuerda a los niños que deben utilizar equipo de protección adecuado, como cascos, muñequeras y rodilleras. Supervisa sus actividades y establece límites de juego seguro.

Accidentes en el agua

Accidentes freceuntes en verano: ¿cuáles son y cómo prevenirlos?

El verano nos lleva indefectiblemente a la playa, piscinas o cualquier espacio que ofrezca un lugar de juegos acuáticos. La supervisión constante es clave para prevenir ahogamientos y que un día de esparcimiento y felicidad termine en una tragedia. Enseña a tus hijos habilidades básicas de natación, coloca dispositivos de flotación adecuados para su edad y asegúrate de que siempre estén acompañados por un adulto en el agua.

Golpes de calor

Cuando el cuerpo no puede enfriarse eficientemente a través de la sudoración, la temperatura interna puede aumentar rápidamente, lo que lleva a un golpe de calor. Los síntomas pueden variar, pero comúnmente incluyen piel caliente y seca, confusión, mareos, pulso rápido y fuerte, náuseas, y en casos graves, pérdida del conocimiento. Es esencial tratar el golpe de calor de inmediato. Las medidas incluyen trasladar a la persona a un lugar más fresco, proporcionarle agua para beber, utilizar compresas frías y buscar atención médica de emergencia. La prevención es clave, y se debe tener especial cuidado durante los días calurosos, evitando la exposición prolongada al sol y asegurándose de mantener una buena hidratación.

Quemaduras solares

El sol intenso de verano y los días de playa o piscina muy largos, pueden generar quemaduras en la piel, un problema común pero evitable. Las quemaduras solares no solo son dolorosas, sino que también aumentan el riesgo de daño a largo plazo, como el envejecimiento prematuro de la piel y el cáncer de piel. Para prevenir las quemaduras solares, es esencial aplicar protector solar de amplio espectro con un SPF adecuado antes de salir al sol. Vuelve a aplicar protector solar cada dos horas y de ser necesario, utiliza trajes de baño que cubran la mayor cantidad de piel posible.

 

Picaduras de insectos

Durante el verano, los insectos son una presencia inevitable, y las picaduras pueden causar molestias y, en algunos casos, reacciones alérgicas. Para prevenir picaduras de insectos, especialmente en áreas con vegetación, asegúrate de que los niños usen repelente de insectos. Evita vestirlos con ropa brillante y perfumada, ya que esto puede atraer animalitos. Además, enseña a los niños a no molestar a abejas, avispas u otros bichitos voladores.

Kit de emergencia

Algunos accidentes son difíciles de evitar y no se trata de vivir con miedo ni sobreproteger a los niños, sino de prevenir y estar preparados para atender cualquier emergencia. Es por esta razón que llevar contigo un kit de emergencia o primeros auxilios, siempre será la mejor idea de todas. Asegúrate de que contenga alcohol, gasa y esparadrapo, algodón, curitas, unas tijeras, antibiótico de amplio espectro, inhalador, antihistamínicos (en pastillas y jarabe), analgésicos, antipiréticos, suturas cutáneas adhesivas para juntar cortes y una cuchilla fina.

Disfrutar del verano con seguridad es fundamental para crear recuerdos felices y duraderos en familia. Al estar conscientes de los posibles riesgos y seguir estos consejos preventivos, podemos asegurarnos de que nuestros hijos disfruten de todas las maravillas que ofrece el verano de manera segura y saludable. ¡Que este sea un verano lleno de diversión y sin preocupaciones!

Anterior
Siguiente »

    Comentarios