Cómo cuidar tus plantas en casa usando productos que no dañen a tus hijos ni a tus mascotas

  • hace 8 meses

En el ajetreado ritmo de la vida moderna, cada vez más personas buscan bienestar y paz en la naturaleza que pueden encontrar a su alrededor y en sus propios hogares. Cada vez es más común crear pequeños jardines interiores o espacios verdes dentro de las casas sin importar su tamaño o ubicación. El cultivo de plantas en casa no solo añade belleza y vida a nuestro entorno, sino que también puede ser terapéutico y educativo, especialmente para los niños. Sin embargo, cuando se trata del cuidado de las plantas, la mayórìa de productos que se ofrecen en ele mercado pueden ser peligrosos cuando para los niños y también las mascotas, por lo que es fundamental recordar que la elección de productos químicos puede tener consecuencias negativas para la salud de los más delicados de nuestros hogares, así como para el medio ambiente.

Protegiendo el medio ambiente a los que amas

Cómo cuidar tus plantas en casa usando productos que no dañen a tus hijo ni a tus mascotas

Cada vez es más evidente que debemos ser conscientes de cómo nuestras acciones afectan al planeta. Desde el consumo de plásticos de un solo uso, hasta el uso desmedido del agua, es indispensable crear conciencia sobre los pesticidas industriales, pues no solo contaminan el suelo y el agua, sino que también pueden tener efectos perjudiciales en la salud de nuestras familias. Los niños y las mascotas son particularmente vulnerables a estos productos químicos tóxicos, ya que sus sistemas inmunológicos y metabólicos están en desarrollo. Por lo tanto, es imperativo adoptar un enfoque más natural y sostenible para el cuidado de nuestras plantas en casa.

Alternativas naturales

En ocasiones, nuestras plantitas hermosas reciben algunos visitantes como hormigas, hongos o algún otro insecto y ellas sufren, pierden fuerza y belleza. Es necesario controlar las plagas y los insectos para que nuestras plantas puedan crecer fuertes y sanas y hagan de nuestros hogares espacios más bellos, mientras que nos permiten enseñar a nuestros hijos la importancia de cuidar a todos los seres vivos, de esta manera estaremos enseñando sobre la empatía y también la responsabilidad. 

Afortunadamente en el último tiempo existe gran preocupación sobre el cuidado del medio ambiente y han surgido muchas propuestas amigables con el planeta en relación al cuidado de plantas y la agronomía. Hoy existen alternativas seguras y efectivas para proteger a tus amigas verdes sin poner en riesgo la salud de tus seres queridos. Aquí dejamos algunas recomendaciones:

  • Aceites Esenciales: Utiliza aceites esenciales como el de neem o el de lavanda diluidos en agua para rociar tus plantas. Estos aceites tienen propiedades insecticidas naturales y no son dañinos para los niños ni las mascotas.
  • Vinagre y Agua: Una mezcla de agua y vinagre puede ayudar a repeler insectos y mantener a raya a las plagas. Asegúrate de diluir el vinagre adecuadamente para evitar dañar tus plantas.
  • Ajo y Pimienta: Puedes hacer una solución de ajo y pimienta en agua para rociar sobre tus plantas. Los olores fuertes de estos ingredientes suelen disuadir a los insectos.
  • Pepa de palta: Puedes hervir la ralladura de la cáscara de la palta por varios minutos hasta que reduzca para luego dejarla enfriar y mezclar con agua. Rocía este líquido para ahuyentar hormigas y otros insectos.

Nutrientes caseros

Si quieres mejorar la calidad del sustrato de tus plantitas, puedes utilizar algunos ingredientes naturales que seguro tienes en casa.

Abono de pepa de palta:

  • Lava y seca la pepa de aguacate.
  • Ralla o corta la pepa en trozos pequeños para acelerar la descomposición.
  • Agrega los trozos de pepa a una mezcla de tierra o compost.
  • La pepa de aguacate es rica en nutrientes y ayudará a enriquecer el sustrato, fomentando el crecimiento de tus plantas.

 Infusión de cáscaras de plátano:

  • Las cáscaras de plátano son ricas en potasio, un nutriente beneficioso para muchas plantas.
  • Coloca cáscaras de plátano en un recipiente con agua y déjalas reposar durante unos días.
  • Luego, riega tus plantas con esta infusión de cáscaras de plátano para proporcionarles un impulso de potasio.

Cáscara de huevo:

  • Las cáscaras de huevo son una fuente de calcio valiosa para las plantas.
  • Lava y seca las cáscaras de huevo.
  • Tritúralas en un polvo fino y espolvorea este polvo sobre la tierra alrededor de tus plantas.

Agua de ortigas:

  • Las ortigas contienen nutrientes beneficiosos para las plantas.
  • Puedes hacer un té de ortigas remojando hojas de ortiga en agua durante varios días.
  • Luego, riega tus plantas con esta infusión diluida.

Haciendo compost en casa

Cómo cuidar tus plantas en casa usando productos que no dañen a tus hijo ni a tus mascotas

 El compostaje es una excelente manera de reducir la cantidad de residuos orgánicos que generamos y enriquecer el suelo de tus plantas de manera natural. Puedes empezar un pequeño compostero en tu jardín o incluso en un balcón pequeño utilizando cáscaras, hojas secas y otros materiales orgánicos. Tal vez te parece imposible realizar este proceso desde casa, pero em realidad es bastante sencillo y aquí te contamos cómo:

Paso 1: Encuentra un lugar adecuado en tu jardín, balcón o patio para ubicar tu compostero. Debe estar en un área sombreada o parcialmente sombreada y estar cerca de una fuente de agua.

Paso 2: Consigue un contenedor para compost. Puedes usar un recipiente de compostaje prefabricado o construir uno tú mismo con javas de madera, una maceta, un balde o materiales reciclados. Asegúrate de que tenga tapa para evitar olores y mantener a raya a los insectos.

Paso 3: Recolecta materiales orgánicos: Reúne una variedad de materiales orgánicos como cáscaras de frutas y verduras crudas, cáscaras de huevo, café, hojas secas, ramas pequeñas y papel sin brillo. No agregues alimentos cocinados, carne o productos lácteos, ya que pueden atraer plagas.

Paso 4: Coloca una capa de materiales secos (hojas secas, ramas pequeñas, papel) en el fondo de tu compostero. Luego, añade una capa de materiales húmedos como tus cáscaras, sobre los materiales secos, mueve todo muy bien, tapa y deja reposar. Si la tapa es de plástico, haz algunos huecos en el recipiente para que la mezcla pueda respirar o utiliza una tapa de tela. Revisa y remueve constantemente para mantener el equilibrio entre materiales secos y húmedos. Esto facilitará la descomposición y evitará malos olores.

Repite esta operación constantemente y se paciente. Después de 90 días aproximadamente, podrás utilizar el compost en tus plantas. Recuerda incluir a tus pequeños en este proceso para que creen conciencia desde muy temprano, sobre la importancia del cuidado del planeta y cómo podemos contribuir desde casa de manera segura y divertida.

Cuidar de nuestras plantas en casa de manera responsable es una forma valiosa de conectarnos con la naturaleza y enseñar a nuestros hijos sobre la necesidad de preservar el medio ambiente. Al utilizar productos naturales y técnicas sostenibles, podemos proteger la salud de nuestros seres queridos y fomentar un ambiente más saludable en el hogar. Así que anímate a cuidar tus plantas de manera natural y a hacer tu parte para un mundo más verde y saludable.

Anterior
Siguiente »

    Comentarios