Cosas que no sabías acerca de la osteoporosis infantil

  • hace 3 semanas

Seguro alguna vez oíste hablar sobre la osteoporosis, un mal que ataca a muchos adultos mayores y que los vuelve en extremo vulnerables ante cualquier caída o golpe, por pequeño o poco importante que éste parezca. Esta es una enfermedad que asociamos casi de inmediato con la vejez y en ciertos casos a una mala alimentación, pero sorprendentemente, es cada vez más una preocupación en el ámbito pediátrico. ¿Sabías que la osteoporosis no es exclusiva de la senectud? Existe la osteoporosis infantil y, aunque es una enfermedad poco frecuente en niños, es importante saber un poco más sobre ella y conocer los síntomas, causas por las que podría aparecer y otros aspectos sobre mal. De todas maneras, contar con un seguro de salud es de suma importancia ya que nos brinda esa tranquilidad y protección que necesitamos en cualquier momento.

¿Qué es la osteoporosis infantil?

La osteoporosis infantil, a diferencia de la percepción común centrada en la población de edad avanzada, es una condición que afecta la fortaleza ósea durante la infancia y adolescencia. Este período es crucial para el desarrollo y la consolidación del sistema óseo, con la formación de una base sólida que influirá directamente en la salud esquelética a lo largo de toda la vida. En la osteoporosis infantil, los huesos adquieren una fragilidad inusual, volviéndose susceptibles a fracturas incluso con impactos leves.

Es esencial comprender que, durante la niñez y la adolescencia, los huesos experimentan un proceso continuo de crecimiento, remodelación y fortalecimiento. La osteoporosis infantil interrumpe este proceso, debilitando la estructura ósea y comprometiendo la capacidad del esqueleto para soportar cargas normales. A pesar de ser menos común que en adultos, la presencia de osteoporosis en estas etapas formativas puede tener repercusiones significativas a lo largo de la vida, afectando la calidad ósea y predisponiendo a problemas de salud relacionados con los huesos en la edad adulta.

Síntomas de la osteoporosis infantil

Los niños con osteoporosis pueden presentar ciertas acracterísticas, que muchas veces, podrías confundirse con otras dolencias, pues los síntomas suelen ser sutiles o ser asociados a otros temas. Sin embargo es fundamental estar atentos a:

  • Dolor óseo persistente: Especialmente en la espalda, cuello o piernas.
  • Fracturas frecuentes: Huesos que se rompen con facilidad pueden ser un indicador.
  • Postura anormal: La osteoporosis puede afectar la alineación de la columna vertebral.

Cosas que no sabías acerca de la osteoporosis infantil

Causas de la osteoporosis infantil

Cuando una enfermedad de estas características ataca a un niño, es importante revisar con atención su historial médico para identificar la posible causa. Estas pueden tener origen en una deficiencia de calcio y vitamina D, debido ana alimentación desequilibrada y la falta de exposición al sol, necesaria para la síntesis de vitamina D. Puede aparecer a partir de un trastorno hormonal o desorden endocrino como la diabetes, alguna enfermedad crónica como artritis o el uso excesivo de algunos medicamentos como esteroides.

Enfermedades que pueden generar osteoporosis en niños

La osteoporosis es una enfermedad que puede ser la consecuencia de otra dolencia mayor, como por ejemplo:

Artritis juvenil: Una enfermedad autoinmune que puede afectar las articulaciones y tener un impacto negativo en la salud ósea.

Diabetes tipo 1: La diabetes juvenil puede interferir con la absorción de calcio y contribuir a la debilidad ósea.

Enfermedades renales crónicas: Problemas renales pueden afectar el equilibrio de minerales en el cuerpo, incluyendo el calcio.

Enfermedades gastrointestinales: Condiciones como la enfermedad celíaca o la enfermedad inflamatoria intestinal pueden afectar la absorción de nutrientes esenciales para la salud ósea.

Trastornos hormonales: Desórdenes endocrinos, como el hipertiroidismo, pueden tener un impacto negativo en la densidad ósea.

Anorexia y bulimia: Trastornos alimenticios pueden conducir a deficiencias nutricionales que afectan la salud ósea.

Epilepsia: Algunos tratamientos para la epilepsia pueden interferir con la absorción de calcio.

Medicamentos que podrían tener como efecto secundario la osteoporosis infantil

Las medicinas son el remedio a muchos males y ofrecen la posibilidad de recuperar la salud cuando se utilizan según las indicaciones de un médico, pero algunos fármacos son tan fuertes, que pueden causar daños colaterales en la salud. Estos son algunas medicinas que podrían causar osteoporosis en los niños: 

Corticosteroides: Estos medicamentos, utilizados para tratar diversas condiciones inflamatorias, pueden afectar los huesos si su uso es prolongado.

Antiepilépticos: Algunos medicamentos antiepilépticos, como la fenitoína y el fenobarbital, pueden afectar la absorción de calcio.

Inhibidores de la bomba de protones (IBP): Utilizados para tratar problemas gastrointestinales, los IBP pueden interferir con la absorción de calcio.

Anticonvulsivos: Además de los antiepilépticos, algunos otros medicamentos para controlar las convulsiones pueden tener efectos negativos en los huesos.

Inmunosupresores: Medicamentos utilizados para suprimir el sistema inmunológico en casos de trasplantes u otras condiciones pueden afectar la salud ósea.

Tratamiento y prevención

En un niños sin enfermedades preexistentes la osteoporosis infantil puede ser prevenida con simples acciones con y en caso de ser desarrollada, tratada eficazmente con la combinación adecuada de una dieta equilibrada, actividad física y atención médica. Ten en cuenta estas recomendaciones para prevenir y combatir la osteoporosis infantil, asegurando el bienestar de tus pequeños.

Cosas que no sabías acerca de la osteoporosis infantil

  • Suplementos de calcio y vitamina D: Garantizar una ingesta adecuada es esencial para la salud ósea.
  • Ejercicio regular: Actividades como correr, nadar o practicar deportes fortalecen los huesos.
  • Control médico regular: Exámenes periódicos permiten detectar problemas a tiempo.
  • Una dieta sana y balanceada: Incluir alimentos ricos en calcio y vitamina D en la dieta diaria, combinando de manera adecuada los distintos alimentos y evitando comida chatarra, azúcar en exceso y alimentos procesados.
  • Fomentar la actividad al aire libre: La exposición al sol es crucial para la síntesis de vitamina D.

Recuerda promover un estilo de vida sana en casa, motivando a tus pequeños a comer de amnera saludable y hacer ejercicio, de esta manera su sistema inmunológico estará en óptimas condiciones disminuyendo las posibilidades de contraer o desarrollar enfermedades. Visita a un profesional de la salud con regularidad de manera preventiva, para descartar cualquier dolencia que pudiera sorprender a tu familia. 

Anterior
Siguiente »

    Comentarios