¿Qué hago si a mi hijo se le sale una uña?

  • hace 2 semanas

La salud y seguridad de nuestros hijos es una preocupación constante para cualquier madre o padre de familia. Los niños exploran el mundo de manera física, encontrando lugares, objetos y situaciones fascinantes. Pero muchas veces estas aventuras pueden traer consigo golpes y rasguños que, aunque pueden ser inofensivos, también pueden ser muy incómodos y atemorizantes. Un incidente bastante común es la pérdida de una uña producto de los juegos propios de los niños. Aunque puede ser desagradable, es importante mantener la calma y saber cómo actuar adecuadamente. En este artículo, abordaremos las razones detrás de la pérdida de uñas, qué hacer si sucede, cómo prevenirlo y cómo garantizar un cuidado personal óptimo para nuestros pequeños.

¿Por qué se caen las uñas de los niños?

Las uñas de los niños pueden caerse por diversas razones, algunas de las más comunes incluyen lesiones, como golpes o traumas en los dedos, que pueden provocar que la uña se despegue de su lecho ungueal. También la caída de una uña puede tener origen en una infección por una herida mal curada, una uña encarnada que no se atendió a tiempo,  hongos o bacterias, lo que puede debilitar la estructura de la uña causando su desprendimiento. 

¿Qué hago si a mi hijo se le sale una uña?

Pero además de esto existen otros motivos como la psoriasis, una enfermedad de la piel detonada por estrés, que puede afectar las uñas, haciendo que se vuelvan frágiles y se desprendan. Otro factor puede ser la micosis, presencia de hongos en las uñas, lo que suele causar la caída de las uñas de pies y manos. Sin embargo, las deficiencias nutricionales también son una causa importante de la caída de uñas en los niños, ya que una dieta pobre en ciertos nutrientes como zinc o biotina puede afectar la salud de las uñas.

¿Qué hacer si sucede?

Si tu hijo experimenta la pérdida de una uña, es importante seguir estos pasos:

  • Mantén la calma: Es normal que tanto tú como tu niños se sientan preocupados, pero es necesario mantener la calma para poder brindarle el apoyo que necesita.
  • Limpia la zona: Lava cuidadosamente el área afectada con agua y jabón suave para prevenir infecciones.
  • Aplica un apósito: Cubre el dedo afectado con un apósito limpio y asegúralo suavemente para proteger el área comprometida.
  • Eleva la zona afectada: Sube el pie o la mano de tus niños sobre el nivel de su corazón tanto como puedas durante las primeras 24 horas posteriores a la lesión. Esta acción ayudará a  bajar la inflamación y el podrá disminuir el dolor en caso que la pérdida de la uña suceda por un golpe fuerte..
  • Aplica frío: Coloca hielo en el área de la herida por 20 minutos cada hora. No olvides envolver la bolsa con hielo en una toalla o pañuelo para evitar una quemadura por frío.
  • Consulta a un médico: Si la pérdida de la uña fue causada por un trauma grave o si hay signos de infección, es importante buscar atención médica.

Cómo prevenir la pérdida de uñas en niños

Si bien algunos incidentes son inevitables, hay medidas que puedes tomar para ayudar a prevenir la pérdida de uñas en tus hijos por ciertas causas:

  • Protege los dedos: Enséñales a tus hijos a tener cuidado al jugar y evitar situaciones que puedan causar lesiones en los dedos.
  • Promueve una buena higiene: Enseña a tus hijos a lavarse las manos regularmente y a mantener las uñas limpias y cortas para prevenir infecciones.
  • Mantén una dieta equilibrada: Asegúrate de que tus hijos reciban una dieta rica en vitaminas y minerales para promover la salud de sus uñas.
  • Usa calzado adecuado: Asegúrate de que tus hijos usen zapatos que les queden bien para evitar lesiones en los dedos de los pies, producto de roces o presión de la punta sobre sus deditos.

Cuidado personal 

¿Qué hago si a mi hijo se le sale una uña?

Para prevenir la pérdida de uñas, es importante enseñar a tus hijos hábitos de cuidado personal saludables, como mantener sus uñas limpias y cortas, lavar sus manos regularmente y cuidar su cuerpo en general. Es recomendable designar una día de la semana para el cuidado de las uñas y no dejarlo pasar, de esta manera evitaremos uñas encarnadas, astillas y enfermedades por contacto que perjudiquen la salud de los niños.

En caso de lesiones menores, como la pérdida de una uña, se pueden usar antisépticos suaves y vendajes limpios para prevenir infecciones.

Si la pérdida de la uña está acompañada de dolor intenso, sangrado persistente o signos de infección, es imperativo buscar atención médica. En algunos casos, puede ser necesario recetar medicamentos tópicos o antibióticos para tratar una infección.

Recuerda que si a tus hijos se les sale una uña, es importante mantener la calma por sobre todas las cosas, limpiar la herida adecuadamente y buscar atención médica si es necesario. Además, promover hábitos de cuidado personal adecuados y tomar medidas preventivas puede ayudar a reducir el riesgo de pérdida de uñas en el futuro, así que no pierdas la calma y respira, todo va a salir bien.

Anterior
Siguiente »

    Comentarios