Qué son los probióticos y cómo aprovecharlos en la dieta de tus hijos

  • hace 9 meses

La alimentación de nuestros niños es muy importante, pues puede determinar su salud, crecimiento y desarrollo cognitivo. La salud intestinal es clave durante su crecimiento. Si te preocupa la salud de tus hijos, considera un seguro de salud y mantén una dieta equilibrada.

Las vitaminas, proteínas, carbohidratos, vitaminas y fibra, son indispensables para el correcto desarrollo de los pequeños, y de la misma manera lo son los probióticos, ¿Escuchaste hablar sobre ellos? En esta nota te contamos qué son y por qué son indispensables en la dieta de los pequeños de la casa.

¿Qué son los probióticos?

Los probióticos son microorganismos vivos que proporcionan beneficios para la salud cuando se consumen en cantidades adecuadas. Estos microorganismos son bacterias beneficiosas que colonizan el tracto gastrointestinal y promueven un equilibrio saludable de la microbiota intestinal. Los probióticos se encuentran naturalmente en ciertos alimentos, pero también están disponibles en forma de suplementos que son muy útiles en ciertos casos.

Beneficios de los probióticos para los niños

Qué son los probióticos y cómo aprovecharlos en la dieta de tus hijos

También te puede interesar: La importancia de la fibra para el sistema digestivo y en qué alimentos se encuentra

Los probióticos pueden ser especialmente beneficiosos para los niños debido a su capacidad para:

  • Fortalecer el sistema inmunológico: Los probióticos ayudan a estimular el sistema inmunológico, lo que puede reducir la incidencia de infecciones y enfermedades en los niños.
  • Mejorar la digestión: Al mantener un equilibrio adecuado de bacterias en el intestino, los probióticos pueden ayudar a aliviar problemas digestivos como el estreñimiento y la diarrea.
  • Promover la absorción de nutrientes: Una microbiota intestinal equilibrada puede mejorar la absorción de nutrientes esenciales, favoreciendo el crecimiento y desarrollo adecuado de los niños.
  • Reducir la intolerancia a la lactosa: Algunos probióticos pueden ayudar a descomponer la lactosa, lo que puede ser beneficioso para los niños que son intolerantes a la lactosa.
  • Favorecer la salud mental: Existe evidencia emergente que sugiere que una microbiota intestinal saludable está vinculada a una mejor salud mental y puede ayudar a reducir el riesgo de problemas emocionales en los niños.

Alimentos ricos en probióticos

Qué son los probióticos y cómo aprovecharlos en la dieta de tus hijos

Incorporar alimentos ricos en probióticos en la dieta de tus hijos es una forma natural y segura de aprovechar sus beneficios. Algunos de los alimentos que contienen probióticos son:

  • Yogur: Busca yogures con cultivos activos de bacterias, como Lactobacillus y Bifidobacterium. Evita las variedades con alto contenido de azúcar.
  • Kéfir: Es una bebida similar al yogur líquido y también contiene una variedad de cepas probióticas beneficiosas.
  • Chucrut: El chucrut es col fermentada y es una excelente fuente de probióticos. Asegúrate de que sea natural y sin pasteurizar para conservar las bacterias vivas.
  • Kimchi: Es una preparación coreana de verduras fermentadas que también contiene probióticos.
  • Alimentos encurtidos: Los pepinos y otras verduras encurtidas son opciones sabrosas y ricas en probióticos.
  • Miso: El miso es una pasta fermentada a base de soja y a veces otros granos, como arroz o cebada. Se usa comúnmente para hacer sopas y aderezos.
  • Fermentados de maíz: En la cocina peruana, se utilizan fermentados de maíz como la "chicha morada", que es una bebida hecha de maíz morado fermentado con frutas y especias.
  • Kombucha: Es una bebida fermentada a base de té endulzado con cultivos de bacterias y levaduras. Puede tener sabores variados debido a los ingredientes utilizados en la fermentación.
  • Queso fresco o queso de cabra: Algunas variedades de queso fresco, como el queso de cabra, contienen bacterias beneficiosas debido al proceso de fermentación

Suplementos probióticos para niños:

Si bien los alimentos son la fuente natural preferida de probióticos, los suplementos pueden ser útiles en ciertos casos, especialmente si un niño tiene necesidades específicas de probióticos o dificultades para consumir alimentos probióticos. Pero recuerda siempre que antes de darle a tus hijos cualquier suplemento probiótico, es recomendable consultar a un profesional de la salud para obtener recomendaciones adecuadas según las necesidades individuales del niño.

¿Cuál es la diferencia y relación entre prebióticos y probióticos?

No es extraño que confundamos prebióticos con probióticos, y aunque solo parecen ser distintos por una pequeña letra, ambas palabras significan cosas muy distintas. Los probióticos y prebióticos están estrechamente relacionados y pueden complementarse entre sí para mejorar la salud intestinal. Los probióticos son los microorganismos vivos que colonizan el intestino, mientras que los prebióticos son los "alimentos" que estimulan el crecimiento y la actividad de estas bacterias beneficiosas. Juntos, estos dos componentes se conocen como "simbióticos", y su combinación puede tener un efecto sinérgico y mejorar los beneficios para la salud en el intestino.

Probióticos:

Los probióticos son microorganismos vivos, generalmente bacterias beneficiosas, que al ser ingeridos en cantidades adecuadas, proporcionan efectos positivos para la salud, especialmente para el equilibrio de la microbiota intestinal.

Los probióticos pueden encontrarse en alimentos fermentados, como yogur, kéfir, chucrut, kimchi, entre otros, o en forma de suplementos dietéticos. Una vez consumidos, los probióticos pueden colonizar el tracto gastrointestinal y ayudar a mantener un equilibrio saludable de bacterias en el intestino. También pueden estimular el sistema inmunológico, mejorar la digestión, favorecer la absorción de nutrientes y brindar otros beneficios para la salud.

Prebióticos:

Los prebióticos son componentes no digeribles de ciertos alimentos que actúan como "comida" para las bacterias beneficiosas en el intestino. Estos compuestos promueven el crecimiento y la actividad de las bacterias probióticas ya presentes en el colon.

Los prebióticos se encuentran en alimentos ricos en fibras solubles e insolubles, como frutas, verduras, cereales integrales y legumbres. Al llegar intactos al colon, los prebióticos son fermentados por las bacterias beneficiosas, lo que produce ácidos grasos de cadena corta y otros productos que benefician la salud intestinal y pueden tener efectos positivos en el sistema inmunológico y el metabolismo.

Alimentos prebióticos

Qué son los probióticos y cómo aprovecharlos en la dieta de tus hijos

Frutos secos: Los frutos secos, como nueces, almendras, avellanas, pistachos, entre otros, son ricos en fibra y otros nutrientes beneficiosos para la salud intestinal. La fibra alimenta a las bacterias buenas del colon y ayuda a mantener un ambiente propicio para su crecimiento y desarrollo. Aunque los frutos secos en sí no contienen probióticos, su consumo puede promover la diversidad microbiana en el intestino.

Manzana: Las manzanas son una fuente rica en fibra y pectina, que también pueden actuar como prebióticos. Los prebióticos son componentes no digeribles de los alimentos que estimulan el crecimiento y actividad de las bacterias en el intestino. Al consumir manzanas y otras frutas ricas en pectina, estás proporcionando nutrientes que favorecen el desarrollo de una microbiota intestinal saludable.

Pan de masa madre: El pan de masa madre es una opción de pan que produce bacterias por fermentación. Estas bacterias, si bien no son probióticos, algunos estudios sugieren que pueden tener beneficios para la digestión y la salud intestinal. Sin embargo, los niveles de bacterias vivas pueden variar según el proceso de fermentación y la preparación del pan.

Cacao: El cacao, especialmente el cacao sin procesar, contiene compuestos llamados flavonoides, que actúan como prebióticos al alimentar las bacterias buenas en el intestino. Además, el cacao también puede ayudar a aumentar los niveles de bifidobacterias, un tipo de probiótico, en el colon.

Si bien estos alimentos no son fuentes directas de probióticos, pueden complementar una dieta rica en alimentos fermentados y probióticos, al proporcionar nutrientes y fibras que apoyan el crecimiento y actividad de las bacterias beneficiosas en el intestino. 

Como puedes ver los probióticos son muy necesarios en la dieta de los niños y de cualquier persona, pues la salud intestinal es parte del bienestar integral de todas las personas.  Recuerda que una dieta equilibrada que incluya una variedad de alimentos ricos en nutrientes, fibra y probióticos, junto con la reducción de alimentos procesados y altos en azúcares, es fundamental para promover una salud intestinal óptima en niños, jóvenes y adultos.

Anterior
Siguiente »

    Comentarios