Qué es y todo lo que debemos saber sobre el Síndrome de Asperger

  • hace 5 meses

El desarrollo neurológico de los niños, es un tema que pude generar ansiedad y temor en cualquier familia, pues es muy dificil preepararse para afrontar este tipo de desafíos, ya que van desarrollándose con el paso del tiempo. Existe gran variedad de síndromes y condiciones de tipo neurológico que presentan variantes pero que pueden catalogarse dentro de la neuro divergencia. Uno de estos síndromes es el Síndrome de Asperger,  un trastorno del espectro autista (TEA) que afecta la capacidad de una persona para interactuar y comunicarse de manera socialmente regular. Aunque comparte características con otros trastornos del espectro autista, el Asperger se distingue por el desarrollo de algunas habilidades dentro del rango de edad esperado. Aquí te presentamos una pequeña guía que te ayudará a entender este síndrome, a identificarlo y apoyar a tu hijo si sospechas que lo tiene.

¿Qué es el síndrome de Asperger?

El síndrome de Asperger es un trastorno del desarrollo neurológico que, como ya dijimos, forma parte del espectro autista. Se caracteriza por dificultades en la interacción social, patrones de comportamiento repetitivos e intereses restrictivos. A diferencia del autismo clásico, las personas con Asperger no muestran retrasos significativos en el desarrollo del lenguaje y suelen tener un desarrollo cognitivo dentro del rango esperado. Sin embargo, enfrentan desafíos para comprender y responder adecuadamente a las señales sociales, lo que puede dificultar su integración en entornos convencionales. A menudo, las personas con Asperger tienen intereses que manifiestan con intensidad en temas específicos y pueden presentar dificultades en la comunicación no verbal, como el contacto visual y la lectura e interpretación de expresiones faciales. Aunque el Síndrome de Asperger no tiene cura, las intervenciones tempranas y el apoyo adecuado pueden ayudar a las personas afectadas a desarrollar habilidades sociales y a alcanzar su máximo potencial.

Todo lo que debemos saber sobre el Síndrome de Asperger

Orígenes 

El Síndrome de Asperger recibe su nombre en honor al pediatra austriaco Hans Asperger, quien fue uno de los primeros en describir y estudiar este trastorno en los años 40. Asperger trabajó en la Clínica Pediátrica de la Universidad de Viena y observó un grupo de niños con características similares. Aunque sus investigaciones fueron realizadas en la misma época que las de Leo Kanner, quien describió el autismo infantil temprano, las investigaciones de Asperger no recibieron la misma atención inicialmente. Sin embargo, décadas más tarde, su trabajo fue reconocido y el término "Síndrome de Asperger" se popularizó para describir este trastorno del espectro autista con características particulares.

Diferencias entre Asperger y autismo

Aunque el Síndrome de Asperger y el autismo comparten muchas características similares, existen algunas diferencias importantes entre ambas condiciones. Una de las principales diferencias radica en el desarrollo del lenguaje y de las habilidades cognitivas. Mientras que las personas con Asperger suelen tener un desarrollo del lenguaje dentro de un rango regular o superior, aquellos con autismo pueden experimentar retrasos significativos en esta habilidad o incluso ser no verbales. Las personas con Asperger tienden a tener un nivel de inteligencia promedio o superior, mientras que las personas con autismo pueden presentar una amplia variación en el nivel de funcionamiento intelectual o muchas trabas para compartir su universo interior. Otra diferencia importante se encuentra en el momento del diagnóstico. El Síndrome de Asperger tiende a diagnosticarse más tarde que el autismo, ya que los síntomas pueden ser menos evidentes en la primera infancia y los niños pueden desarrollar estrategias para compensar sus dificultades sociales. A pesar de estas diferencias, tanto el Asperger como el autismo son trastornos que comparten muchos desafíos y pueden beneficiarse de un enfoque de tratamiento similar centrado en el apoyo y la comprensión de las necesidades individuales de cada niño.

Señales de alerta: ¿cómo reconocer el asperger en los niños?

Es bien sabido que cada niño es un mundo único e irrepetible y por lo tanto, cada pequeño reaccionará a los estímulos de manera distinta. Sin embargo, a pesar las diferencias individuales, existen ciertos ejes transversales al desarrollo de todo niños que sirven justamente para detectar de manera oportuna cualquier condición que pueda acompañarlos a lo largo de su vida. Cuando se trata del síndrome de Asperger, las señales de alerta pueden ser:

  • Dificultades para establecer y mantener relaciones sociales.
  • Patrones repetitivos de comportamiento, intereses o actividades.
  • Falta de empatía o comprensión de las emociones de los demás.
  • Dificultades en la comunicación no verbal, como mantener contacto visual o comprender expresiones faciales y gestos.
  • Intereses intensos y especializados en temas específicos.
  • Rigidez en el pensamiento y resistencia al cambio.

Diagnóstico: ¿a qué edad se puede diagnosticar?

El Síndrome de Asperger a menudo se diagnostica en la infancia, generalmente entre los 4 y 11 años. Sin embargo, en algunos casos, el diagnóstico puede retrasarse hasta la adolescencia o la edad adulta, especialmente si los síntomas son leves o si el niño ha desarrollado estrategias para compensar sus dificultades sociales.

Tratamiento y terapia: ¿cómo se acompaña a un niño con Asperger?

Todo lo que debemos saber sobre el Síndrome de Asperger

El tratamiento del Síndrome de Asperger se centra en ayudar al niño a desarrollar habilidades sociales, comunicativas y de autocuidado para que pueda funcionar de manera más independiente en la vida cotidiana. Algunas estrategias comunes de tratamiento incluyen:

  • Terapia del habla y del lenguaje para mejorar la comunicación verbal y no verbal.
  • Terapia ocupacional para ayudar al niño a desarrollar habilidades motoras y de autocuidado.
  • Terapia conductual para abordar comportamientos problemáticos y enseñar habilidades sociales.
  • Apoyo educativo individualizado en el entorno escolar para adaptarse a las necesidades del niño.
  • Intervenciones psicoeducativas para ayudar al niño a comprender su condición y desarrollar estrategias de afrontamiento.

Es importante recordar que cada niño requiere un tratamiento personalizado que debe adaptarse a sus necesidades individuales. Además, el apoyo y la comprensión de la familia, los amigos y los educadores son fundamentales para el éxito del niño con Asperger. Esta condición afecta la forma en la que una persona interactúa y se comunica con los demás. Con el diagnóstico temprano y el apoyo adecuado, los niños con Asperger pueden aprender a desarrollar habilidades sociales y llevar una vida plena y satisfactoria. Si sospechas que tu hijo podría tener Asperger, no dudes en buscar ayuda profesional para obtener un diagnóstico y comenzar el acompañamiento que tu niño necesita.

Anterior
Siguiente »

    Comentarios