Entrevista: ¿Cómo puedo saber si mi hijo está sufriendo de acoso sexual por internet?

  • hace 2 meses

En la actualidad, la violencia sexual es cada vez más recurrente. Durante el 2017, se registraron más de 6 mil casos de agresiones sexuales en Centros de Emergencia Mujer (CEM) y lo más preocupante es que 70 % de ellos fueron contra niños y adolescentes. Para conocer a mayor profundidad sobre este tema tan delicado, conversamos con Sara Diestro, coordinadora de Programas de Protección de Save The Children.

Primero, ¿qué es el acoso sexual por Internet y a quiénes afecta principalmente?

Para comenzar, el acoso sexual es una forma de violencia basada en el género. Implica vigilar, perseguir u hostigar a una persona con el objetivo de violentarla sexualmente. Además, violencia sexual también significa realizar comentarios sexuales indeseados; generar acercamientos sexuales aprovechando una posición de poder o superioridad; compartir imágenes o videos sexuales de una persona, entre otras cosas.

Mientras tanto, el acoso por internet o “grooming” es todo lo que mencionamos anteriormente, pero con la adición de esta herramienta que, con el anonimato, ayuda a los victimarios a captar menores de edad, seducirlos emocionalmente y llevar a cabo su principal objetivo. Estas acciones pueden comenzar con comentarios en los perfiles de los menores o con un simple like en sus fotos y terminar en citas a ciegas.

¿Cómo puedo saber si mi hija/o está sufriendo de acoso sexual por Internet? 

“Un niño, niña o adolescente que sufre acoso sexual manifiesta cambios de comportamiento, problemas para dormir, sentimiento de persecución y se muestra retraído o con conductas que expresan miedo sin razones justificadas", comenta Sara Diestro. "A nivel de autoestima, se puede percibir afectación en su percepción como persona. Enfrenta las conversaciones relacionadas a temas sexuales de forma anormal. Muchas veces la relación con los adultos cambia, pierde confianza en ellos y es reactiva/o ante expresiones de afecto con cercanías o contacto físico”.

Algunas señales a tomar en cuenta:

  • Cambios de hábitos cotidianos: Evita participar en clase, no quiere ir a la escuela, baja su rendimiento escolar, se distrae fácilmente, le cuesta mantener la concentración,
  • Pasa mucho tiempo en Internet: El menor que esté sufriendo de este problema definitivamente va a tratar de estar conectado a cada momento. Además, también buscará siempre que respeten su intimidad y estará alerta ante cualquier amenaza contra ella.
  • Cambios en sus relaciones habituales: El niño, niña o adolescente ya no frecuenta a sus amigos como lo hacía antes. Evita salir casi siempre y prefiere estar a solas.
  • Cambios emocionales: Repentinamente su humor se ve modificado, se muestra cada vez más deprimido y con cólera. Ya no le interesan las cosas que antes lo hacían feliz.
  • Cambios físicos: Hombros caídos, cabeza gacha, no mira a los ojos e incluso manifiesta afecciones como dolor de estómago, diarreas o vómitos.


¿Cómo puedo evitar este problema?

Existen muchas medidas que podemos tomar como padres para evitar que nuestros hijos sean víctima de acoso sexual por internet.

  • Primero, conversa con tu hijo sobre el uso responsable de internet y sobre todo de las redes sociales. Recuerda que puedes configurar los niveles de privacidad.
  • Conversa con él o ella sobre los peligros de internet y que siempre antes de aceptar cualquier solicitud de amistad, verifique que esta persona sea quien dice ser, pero sobre todo que lo conozca.
  • Genera un ambiente ecuánime y de confianza para que sean ellos quienes se acerquen a ti cuando les suceda algo parecido.
  • Que por ningún motivo comparta las claves de sus redes sociales con nadie.
  • Por último, tienes que estar informado sobre este tema. Para eso, ingresa a www.noalacosovirtual.pe / www.síseve.pe o llama a Línea ANAR 0800-2-2210, indicando que la identidad de la persona que reporta está protegida.

Para que no se te haga difícil promover una cultura de diálogo con tu menor, la especialista nos aconseja, “fortalecer la confianza y vínculos de afecto con los hijos e hijas, de tal forma que se asegure que comunicará cualquier sospecha o experiencia, sea grata o insegura, que pueda establecer a través de las redes sociales”

Consecuencias del acoso por internet

Lo principal que tenemos que saber sobre este problema es que, si un menor es víctima existirán consecuencias, ya sean psicológicas o físicas. Igualmente, su rendimiento escolar bajará, tendrá perdida de interés por cosas que antes le gustaban, su autoestima se verá comprometido, entre otros síntomas.

¿Existe diferencia entre el acoso por internet y el escolar?

El acoso escolar se genera con la finalidad de lastimar a un niño, niña o adolescente por otro estudiante de su escuela. El hostigamiento puede darse por comentarios ofensivos, burlas, humillación, condición socioeconómica entre otros. Mientras que en el acoso por internet las acciones se desarrollan únicamente en medios digitales como Facebook, Whatsapp, Instagram y las demás redes sociales que existen. Con respecto a esta comparación, Diestro añade que, “ambas responden a formas de violencia basada en el género, por la cosificación del cuerpo de la mujer como producto de conductas y pensamientos machistas y de poder del hombre sobre la mujer. Ambos acosos, son actos que tienen la intención de hacer daño"

Asimismo, si un menor es víctima de cualquiera de estas dos modalidades, puede informarle a un familiar para que lo apoye y acudan juntos a realizar la denuncia formal.  De igual forma, también puedes llamar a la línea 1000 o línea ANAR 0800-2-2210, indicando que la identidad de la persona que reporta está protegida o ingresar a www.noalacosovirtual.pe y www.síseve.pe.    

Leyes que amparan al menor:

  • “Poseer o difundir imágenes/videos de niños, niñas o adolescentes de carácter pornográfico es un delito”, Artículo 183-A del Código Penal Peruano.
  • “Hacer proposiciones sexuales a niños, niñas o adolescentes por medios tecnológicos es un delito”, Artículo 183-B del Código Penal Peruano.
  • “Exponer a niños, niñas o adolescentes a contenidos inadecuados como pornografía o violencia sexual es un delito”, Artículo 183 del Código Penal Peruano.
  • “Incitar u obligar a un niño, niña o adolescente a ejercer actos de connotación sexual para un aprovechamiento económico o de otra índole es un delito”, Artículo 153-B del Código Penal Peruano.

Finalmente, siempre recuerda que la clave es el diálogo y la cultura de prevención. Así que, infórmate y fomenta una conversación abierta con tu hija o hijo para evitar este problema tan grave.

 

 

Anterior
Siguiente »

    Comentarios