¿Tu hijo sufre de pie de atleta? Aprende a detectarlo y curarlo

  • hace 2 meses

Los hongos en los pies o pie de atleta, es una de las infecciones micóticas más comunes en la época de verano y los niños pueden padecerla con facilidad, sobre todo porque los hongos crecen en zonas cálidas y húmedas de la piel como son los espacios entre los dedos. Es importante que detectes a tiempo esta afección para darle el tratamiento adecuado, descubre cómo.

En tres simples pasos podemos combatir el pie de atleta:


Paso 1. Conozcamos a qué nos enfrentamos

El hongo que causa el pie de atleta se alimenta de viejas células de la piel que en muchos casos se encuentran en los pies. Y se llama pie de atleta porque los atletas a menudo lo adquieren ya que el hongo se suele encontrar donde los atletas suelen estar, principalmente en superficies cálidas y húmedas alrededor de piscinas, duchas públicas y vestuarios. 

Así no seas atleta, tú también podrías adquirir los hongos si es que compartes toallas que los tengan o caminas descalzo sobre pisos infectados, eso sí, las personas con pies sudorosos o húmedos tienen mayor riesgo de padecer esta infección.

 

Paso 2. Identifica los síntomas

Un niño con pie de atleta puede experimentar una pequeña molestia que pica y quema, pero además se muestran los siguientes signos:

  • Zonas agrietadas, con ampollas o descamación, a menudo entre los dedos de los pies.
  • Enrojecimiento y descamación en las plantas de los pies.
  • La piel entre los dedos de los pies puede verse reseca y tener un olor desagradable.
  • Piel cruda por tanto rascarse.

 

Paso 3. Trata la infección 

En las farmacias venden cremas antimicóticas, la mayoría de ellas con gran efectividad, pero ten en cuenta que debes evitar los productos corticoides o cortisonas que se usan para desinflamar, sin embargo, en el caso del pie de atleta, éstos no son efectivos. Con la aplicación de la crema antimicótica en algunos días deberían desaparecer los hongos, eso sí, deberás seguir estos cuidados en casa:

  • Lava los pies de tu hijo dos veces al día.
  • Seca bien los dedos después de lavarlos.
  • Puedes usar una secadora de cabello en un ambiente fresco o sin calor para secar la piel completamente.
  • El niño o niña debe ponerse calcetines limpios después de lavarse los pies.
  • Manten limpias las superficies del baño de tu casa, especialmente las duchas y bañeras.
  • No dejes que tu hijo use los zapatos de otra persona.
  • Haz que tu hijo utilice calzado fresco como sandalias para que sus pies “respiren”, se mantengan secos y no suden.
  • Deje que sus zapatos se sequen 24 horas entre cada uso.
  • Cuando vayan a la piscina, también debería usar sandalias. 

 

Si a pesar de seguir con todas estas recomendaciones la infección en los pies de tus hijos no desaparecen, entonces llegó el momento de acudir al médico o pediatra, sobre todo si observas que:

  • Han pasado 7-10 días desde que iniciaste el tratamiento en el hogar y los hongos continúan molestando a tus hijos.
  • Si la erupción se infecta y los pies se hinchan, hay pus o la erupción es dolorosa.
  • La infección por hongos se propaga a las manos, las axilas, el ingle u otras partes del cuerpo.

 

Recuerda que la salud de tus pequeños depende de ti, por ello, si observas que se rascan los pies, o aparece un olor desagradable, haz una revisión. Además, periódicamente puedes hacer una simple pregunta "¿te pican los pies o sientes algo inusual"? y así prevenir los síntomas del molesto pie de atleta. 

 

Fuente: Healthpages.org / Kidshealth.org  

Anterior
Siguiente »

    Comentarios