¿Antisépticos para curar heridas? Aprende a utilizarlos de forma correcta

  • hace 7 meses

Muchas veces cuando hemos estado frente a heridas abiertas hemos escuchado que hay que "desinfectarlas" ¿Estamos entendiendo el verdadero significado de desinfectar? Revisemos nuestro botiquín y entendamos todo lo necesario sobre los antisépticos.

 

Si bien los antisépticos tienen la fama de desinfectar, sabemos que también existen productos llamados desinfectantes. Hay diferencias entre "antiséptico" y "desinfectante", veamos:

  • El antiséptico es una sustancia que inhibe el crecimiento o destruye microorganismos sobre tejido vivo. 
  • El desinfectante es un compuesto que ejerce la misma acción (inhibir el crecimiento o destruir microorganismos) sobre superficies u objetos inanimados.

Con esto queda claro que ambas sustancias cumplen la función de desinfectar, sin embargo, para que un desinfectante reciba el nombre de antiséptico debe cumplir con 3 requisitos; no debe irritar el tejido a aplicar, no es inactivado por la materia orgánica y no produce toxicidad por absorción sistémica, es decir, si entrase en contacto con las venas, el antiséptico no será absorvido por éstas, no llegará al corazón y no se distribuirá a través de la circulación sistémica.

 

Un antiséptico muy conocido es el alcohol etílico (lo venden en todas las farmacias y su uso es cotidiano), que lo usamos sobre nuestro cuerpo y a su vez podríamos usarlo para desinfectar el teclado de nuestra computadora, por ejemplo; pero si tenemos ante nosotros una botella de lejía (hipoclorito de sodio), automáticamente entendemos que debemos evitar su contacto directo, incluso su inhalación.

 

Ahora bien, lo útil para nosotros, que no necesariamente somos personal médico, es aprender a reconocer cuáles son los productos que podemos utilizar como antisépticos solo con leer la descripción de la botella o empaque. A continuación los más utilizados:

 

Alcohol etílico. Presenta actividad bactericida, pero su eficacia es variable frente a hongos y virus y no es activo frente a esporas. El más utilizado en los hogares es el alcohol puro de 96º y tradicionalmente se utiliza para limpiar heridas abiertas, pero no debería emplearse con este fin, ya que es muy irritante y en contacto con materia orgánica podría coagular las proteínas facilitando así la supervivencia de algunas bacterias. No debería utilizarse para desinfectar material quirúrgico por su nula actividad esporicida.

 

Otra de sus más famosas presentaciones es el alcohol en gel, usado para desinfectar nuestras manos.

 

Clorhexidina. Entra en acción muy rápidamente y posee gran actividad bactericida frente a gérmenes grampositivos y gramnegativos. No es virucida por lo tanto impide la germinación de esporas pero solo llega a eliminarlas si se eleva la temperatura. Es utilizado en niños y en embarazadas ya que en estos grupos se intenta evitar la aplicación del yodo.

Este antiséptico puede utilizarse tanto en heridas abiertas, como sobre piel intacta y es ampliamente usado como desinfectante bucal.

 

Tintura de yodo. Su acción es muy rápida y una vez aplicado no pierde eficacia en varias horas, por lo que es probablemente uno de los mejores antisépticos disponibles. Desinfecta heridas, se utiliza en piel sana o en infecciones cutáneas por hongos y bacterias. También se puede utilizar como agente potabilizador de agua, para ello, basta con aplicar cinco gotas de tintura de yodo (de 2%) por litro de agua y luego dejarla actuar durante una hora antes de beberla.

 

Povidona (polivinilpirrolidona yodada). Se emplea ampliamente como antiséptico y desinfectante. Es muy eficaz frente a esporas y todo tipo de gérmenes (bacterias, hongos, virus, protozoos), aunque su actividad se ve reducida en presencia de materia orgánica. No irrita la piel, aunque algunas personas pueden ser sensibles al producto. 

 

Agua oxigenada (peróxido de hidrógeno). Aunque se ha utilizado ampliamente sobre heridas, su efecto no es muy satisfactorio, presenta una actividad antibacteriana débil y también es virucida. Provoca gran escozor o quemazón al aplicar en heridas abiertas.

 

Si estás ante un producto que te produce dudas sobre si es antiséptico o no, nuevamente te recomendamos leer su composición. Entre los desinfectantes más conocidos que no son antisépticos están: el formaldehído, el glutaraldehído y el hipoclorito sódico. 

 

Ahora ya conoces más sobre los antisépticos y con esta información podrías ser de mucha ayuda en caso de accidentes. Incluso puedes ayudar a elegir los productos adecuados para armar un botiquín de emergencia o tu botiquín de emergencia para este verano

 

Fuente: Elsevier.es

Anterior
Siguiente »

    Comentarios