Esto debes hacer si tu hijo es mordido o arañado por un animal

  • hace 2 meses

Ya sea que un perro mordió a tu pequeño o un gato lo arañó, como padre debes conocer cómo actuar ante estos casos. Recuerda que mientras lo atienda un médico, los cuidados que tú le das son importantes para que la situación no se agrave. 

En cuanto al contacto con animales debes tener siempre presente lo siguiente:

  • Ya sea una mascota de la familia o una criatura salvaje, los rasguños y las mordeduras pueden causar enfermedades.
  • Algunas mordeduras, especialmente de gatos, pueden infectarse con bacterias de la boca del animal.
  • Existe una enfermedad llamada "arañazo de gato" y es una infección bacteriana que puede desarrollarse a partir de un rasguño de gato (generalmente de un gatito), y se da incluso cuando el sitio del rasguño no parece estar infectado.
  • Los niños cuyas vacunas contra el tétanos no están actualizadas necesitarán una inyección después de la mordedura de un animal para prevenir la infección del tétanos.

 

¿Qué hacer?

Partiendo de que debes mantener la calma para no alterar más a tu asustado hijo o hija, esto es lo que debes hacer si recibió una mordedura o un arañazo: 

  1. Si la herida por mordedura o rasguño está sangrando, aplica presión en el área con una venda o toalla limpia hasta que el sangrado se detenga. De ser posible usa guantes limpios de látex o de goma para protegerte y evitar que la herida se infecte.
  2. Si la herida no sangra mucho, lávala con agua y jabón, y mantenla bajo agua durante varios minutos.
  3. Seca la herida, aplica ungüento antibiótico y cúbrela con una gasa estéril o con un paño limpio.

 

Deberás acudir al médico si...

  • La herida está en la cara, cuello, mano, pie o cerca de una articulación.
  • La herida no deja de sangrar después de 10 minutos de presión directa.
  • La herida parece ser profunda, grande o severa.
  • El animal atacante era callejero o salvaje o se comportaba de forma extraña.
  • La picadura o el rasguño tiene pus que sale de ella o se vuelve rojo, caliente, inflamado o cada vez más doloroso.
  • Tu hijo tiene un sistema inmunitario debilitado u otra afección médica que podría aumentar la probabilidad de una infección.
  • Las vacunas contra el tétanos de tu hijo no están actualizadas.

 

3 grandes recomendaciones de prevención

  1. Enseña a tus hijos a mantenerse alejados de animales extraños, a no molestar ni provocar a ningún animal, incluso a las mascotas de la familia (asegúrate que éstas estén debidamente inmunizadas).
  2. Los animales no deben ser molestados mientras comen o duermen.
  3. Enséñales también a no bromear con las mascotas, a manejarlos con cuidado y a mantenerse alejado de los animales salvajes o callejeros.

 

Fuente: kidshealth.org 

Anterior
Siguiente »

    Comentarios