¿Cómo calmar un ataque de pánico en los niños?

  • hace 2 semanas

Los niños que sufren ataques de pánico experimentan durante estos episodios inesperados un intenso terror irracional o incomodidad, acompañados de otros síntomas como palpitaciones rápidas y falta de aliento; alterando sus capacidades cognitivas, emocionales y fisiológicas durante minutos u horas. 

Los ataques de pánico en la infancia, aunque no son frecuentes, pueden aparecer de forma aislada y sin una causa que lo desencadene o bien surgir por alguna situación traumática para el niño.

¿Cómo identificar un ataque de pánico en los niños

Es importante saber diferenciar un ataque de pánico de un ataque de ansiedad, ya que son dos fenómenos distintos. El ataque de pánico se manifiesta cuando el sistema nervioso se siente amenazado y en peligro, puede ser una sensación que dure minutos u horas. En estos episodios, el niño puede sentir:

  • Miedo irracional (a salir de casa, a morir, a perder el control, volverse loco, etc.).
  • Falta de aliento o sensación de asfixia.
  • Palpitaciones aceleradas o taquicardia.
  • Escalofríos. Sudoración.
  • Desmayos y mareos.
  • Dificultad para respirar.
  • Dolor o molestias en el tórax.
  • Náuseas y malestares estomacales.
  • Sensación de que algo malo sucederá.
  • Sentimiento de separación y de irrealidad.

Por otro lado, un ataque de ansiedad es una sensación constante con síntomas parecidos a los de un infarto. Estos pueden ser:

  • Temblores.
  • Sudoración excesiva.
  • Náuseas, molestias estomacales.
  • Sensación de opresión en el pecho.
  • Entumecimiento y hormigueo de extremidades.

Aunque sus síntomas son difíciles de distinguir, los ataques de ansiedad y de pánico son dos cuadros diferentes y necesitan diferentes tratamientos.

¿Cómo calmar un ataque de pánico en los niños?

¿Cómo calmar un ataque de pánico en los niños?

Un niño puede vivir un único episodio aislado de ataque de pánico o puede que este se repita. Sea cual sea el caso del pequeño, los padres deben actuar con cautela, siempre con el objetivo principal de calmar al niño en el momento de la crisis. Algunos consejos son:

  • Mantén la calma tú, para poder calmar al niño. Si te desesperas, la situación puede empeorar.
  • Aunque creas que el niño no te está escuchando ni entendiendo, háblale tranquilamente. Dile que está a salvo, que estás con él y que todo está bien.
  • Ayúdalo a respirar profundamente, mirándolo a los ojos y ofreciéndole toda la seguridad posible.
  • Un abrazo firme y prolongado puede ser de gran ayuda. 

Recuerda que los niños o adolescentes que presenten síntomas de ataques de pánico deben ser evaluados primero por su médico o pediatra. Si no se encuentra una enfermedad o condición física que cause los síntomas, se debe llevar al niño a un psicólogo o psiquiatra infantil para que le haga una evaluación.

Fuente:

www.guiainfantil.com

www.terapify.com

www.aacap.org

Anterior

    Comentarios