Qué hacer antes, durante y después de una inundación

  • hace 4 meses

¿Sabías que cientos de miles de personas se ven afectadas por las inundaciones en las diferentes regiones de nuestro país? Muchos han perdido sus hogares, pertenencias y áreas de trabajo, y miles de niños han quedado en situaciones de vulnerabilidad debido a este fenómeno natural. Las inundaciones tienen un impacto severo y perjudicial en la población y en sus comunidades, y tiene relevantes consecuencias sociales, económicas y ambientales.

Es muy importante que sepamos afrontar este y otros desastres naturales que suelen darse en el Perú. Por ello, toma nota de las indicaciones que nos dejan los especialistas sobre qué hacer antes, durante y después de una inundación. 

Qué hacer antes, durante y después de una inundación

El cambio climático ha planteado un gran desafío para el medio ambiente y los ecosistemas globales. Según el inventario de datos de eventos de inundaciones del Perú realizado por el Senamhi (Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología del Perú), se espera que los eventos de precipitación extrema se vuelvan más frecuentes en muchas regiones del mundo, lo que generará más peligros naturales, entre ellos, las inundaciones y sequías extremas.

La mayoría de las lluvias e inundaciones se dan en la costa norte del país, por lo que son las zonas más afectadas. Sin embargo, según el Centro Nacional de Estimación, Prevención y Reducción del Riesgo de Desastres (CENEPRED), las regiones de la sierra con riesgo alto son Áncash, Cajamarca, Huancavelica, Huánuco, Junín, La Libertad, Lima y Pasco; mientras que las de la selva son Huánuco, Pasco, Puno y San Martín.

Tipos de inundaciones y cómo se originan

Hablamos de una inundación cuando zonas o regiones que habitualmente se encuentran secas son ocupadas por grandes cantidades de agua, como consecuencia de la aportación inusual (y más o menos repentina) de una cantidad de agua superior a la que puede drenar el propio cauce del río. 

Las inundaciones se clasifican entre los fenómenos de inicio súbito, aunque su velocidad depende del tipo:

  • Inundaciones repentinas: Su origen suele ser consecuencia de episodios muy intensos de lluvias.
  • Inundaciones fluviales: Son en su mayoría estacionales. Se producen por el escurrimiento del agua de lluvia.
  • Inundaciones costeras: Esta se da por el agua que procede del mar, como consecuencia de maremotos (tsunamis) o grandes mareas. 

Las causas de las inundaciones pueden agruparse en tres grupos que determinan si las inundaciones son consideradas naturales, inducidas o mixtas: 

  • Causas climáticas: Se dan por las precipitaciones de duración o intensidad anormales, tifones, huracanes, ciclones, entre otros.
  • Causas geológicas: Se refieren a las características litológicas de la cuenca, de la red hidrográfica (formas, tipos), las características de los cauces (formas, pendientes), movimientos e inestabilidad de laderas y la limitación del desagüe de los ríos por acumulación de sedimentos en la desembocadura.
  • Causas antrópicas: Estas son las inducidas por la acción del ser humano, como son la deforestación, la invasión del cauce por construcciones diversas, rotura de presas, etc.

La gravedad de las inundaciones dependerá de diversos factores, como la duración, la velocidad del agua, el ritmo de subida del agua, la frecuencia con la que se producen, la estación, etc.

Consecuencias de las inundaciones

Las inundaciones conforman uno de los desastres naturales más comunes en nuestro país y uno de los que provoca mayores pérdidas económicas, aunque también sociales y ambientales.

  • Sociales: La pérdida de vidas humanas, los daños a los bienes, así como la pérdida de terrenos y efectos psicosociales son algunos de los impactos inmediatos de las inundaciones. Todo ello, junto al impacto económico asociado, puede provocar migraciones en masa hacia otras zonas del país.
  • Económicas: La economía se ve afectada por la disminución de la capacidad adquisitiva y de la capacidad productiva de la región afectada. A ello hay que sumarle el costo de recuperación que es muy alto.
  • Ambientales: Las inundaciones pueden destruir las comunidades ecológicas (flora y fauna) y dificultar la capacidad de rebrotamiento y colonización de las especies. También pueden contribuir a la dispersión de contaminantes y provocar importantes cambios en los cursos fluviales.

Para intentar mitigar un poco el impacto negativo de este tipo de desastre natural, debemos saber prevenir daños mayores y estar preparados ante la situación. 

Qué hacer antes, durante y después de una inundación

El Organismo de Evaluación y Fiscalización Ambiental del Perú (Oefa) proporciona recomendaciones que pueden ser de mucha utilidad antes, durante y después de una inundación.

Antes de la inundación: 

  • Llenar recipientes con agua limpia, en caso de que el agua de las tuberías se contamine.
  • Mover a un lugar alto los objetos de valor.
  • Identificar una ruta de evacuación y otras vías alternativas, y estar preparado para evacuar.
  • Tener a mano el kit o mochila para emergencias.
  • Ubicar los elementos tóxicos (venenos) en gabinetes cerrados y fuera del alcance del agua.
  • Guardar en un lugar seguro (donde el agua no pueda llegar) algo de comida, agua, ropa y medicinas.
  • Colocar documentos importantes en una bolsa de plástico para que no se destruyan con el agua.
  • Tener a la mano una linterna y asegurarse de que tenga pilas.
  • Tener un radio (mejor si es a pilas, por si no hay electricidad) para estar informado acerca de la emergencia y posibles instrucciones.
  • Cortar la luz, agua y gas, y evacuar si la situación lo amerita o las autoridades así lo indican. 

Durante la inundación:

Si estás en el exterior:

  • Subir a un lugar alto y permanecer allí.
  • Evitar caminar por aguas en movimiento.
  • Si se está en la calle, tener precaución al caminar sobre agua, ya que las tapas de las cámaras de agua suelen salirse debido a la presión, y usted puede caer en dicho hueco.

Si estás en un auto:

  • Si se llega a un área inundada, dar la vuelta y tomar otra dirección.
  • Si el auto se detiene o se atasca, hay que abandonarlo de inmediato y subir a un lugar alto.

Durante una evacuación:

  • Si la situación así lo amerita o las autoridades lo indican, evacuar lo antes posible.
  • Estar atento a las indicaciones que se dan por radio y/o televisión.
  • No acercarse a cables ni postes de luz.
  • Buscar un lugar más seguro, como un colegio o una iglesia.
  • Si se necesita cambiar de lugar, llevar solo lo necesario.
  • No caminar cerca de donde está el agua, ya que el nivel puede subir rápidamente.
  • No intentar cruzar cauces de ríos, pues el agua lleva muchas cosas (troncos u objetos) que pueden golpear fuertemente. 

Después de la inundación:

  • No regresar a casa hasta que las autoridades lo indiquen.
  • No acercarse a construcciones que es posible se derrumben.
  • Limpiar sustancias como medicamentos, y gasolina.
  • No tocar ni pisar cables eléctricos caídos.
  • No tomar alimentos ni comida que haya sido mojada por el agua de la inundación.
  • No movilizar los heridos, es mejor avisar a las personas especializadas para este tipo de ayuda.
  • Escuchar la radio o ver la televisión para obtener información sobre la emergencia, y posibles instrucciones de la autoridad a cargo.

Seguir las recomendaciones de qué hacer antes, durante y después de una inundación es muy importante para mantenernos a salvo y evitar que los daños sean mayores. De igual forma, si un miembro de la familia no tiene la capacidad de moverse por sí mismo (bebés, niños pequeños o adultos mayores), prevé un plan de evacuación acorde a sus necesidades. Y recuerda siempre mantener la calma.

Fuentes:

www.oefa.gob.pe

www.senamhi.gob.pe

https://www.iagua.es

Anterior
Siguiente »

    Comentarios