Consejos básicos para tratar lesiones en los dedos, manos y muñecas de tus hijos

  • hace 7 meses

La infancia es un período de exploración y descubrimiento, y conlleva inevitables caídas y tropezones a medida que los niños crecen y aprenden a moverse por el mundo. Los pequeños accidentes forman parte de su desarrollo, y como padres y cuidadores, es fundamental comprender que esos accidentes son una parte normal de la dinámica de los niños y las manos, dedos y muñecas, suelen ser las partes del cuerpo que más se maltratan. Aunque es natural preocuparnos por la seguridad de nuestros pequeños, es esencial recordar que aprender a lidiar con los contratiempos también es una habilidad valiosa. En este artículo, exploraremos las lesiones más comunes en dedos, manos y muñecas, y proporcionaremos consejos útiles para tratarlas de manera efectiva.

Lesiones comunes en dedos, manos y muñecas

Consejos para tratar lesiones en los dedos, manos o muñecas de tus hijos

Los accidentes ocurren de muchas formas y en todo momento dentro de la rutina de los niños y jóvenes. Estas son algunas lesiones frecuentes del día a día:

Dedos magullados

 ¿Cómo ocurren? Estos tipos de lesiones suelen ocurrir cuando los niños atrapan sus dedos en puertas, cajones o se golpean al jugar.

  • Cómo atenderlos: Lava la zona con agua tibia y jabón suave. Aplica hielo envuelto en un paño sobre el dedo afectado para reducir la hinchazón y el dolor. Si el dolor persiste o hay inflamación severa, consulta a un médico.

 Heridas y cortes:

 ¿Cómo ocurren? Los cortes pueden ocurrir al manipular objetos afilados o al caer sobre superficies rugosas. Las clases de arte o talleres manuales pueden ocasionar algunas lesiones de este tipo o las caídas fuertes mientras los niños montan bicicleta, patines o trepan árboles.

  • Cómo atenderlos: Limpia la herida suavemente con agua y jabón, y aplica presión sobre ella con una gasa estéril para detener el sangrado. Si el corte es profundo o parece necesitar puntos, busca atención médica de inmediato.

 Torceduras y esguinces:

¿Cómo ocurren? Las torceduras y esguinces son comunes al caerse o al practicar deportes y juegos activos. Los niños y jóvenes están en constante movimiento y los tropiezos son frecuentes. Tampoco es extraño que los niños sufran accidentes durante  un partido de voley, fútbol o basket e incluso una lesión al momento de hacer una clase de baile.

  • Cómo atenderlos: Aplica hielo en la zona lesionada durante 20 minutos cada hora. Puedes usar una venda elástica para reducir la inflamación y proporcionar soporte. Si el dolor persiste, consulta a un profesional de la salud.

 Fracturas en muñecas o dedos

¿Cómo ocurren? Las fracturas pueden resultar de una caída grave o un impacto directo en la muñeca o el dedo. Con frecuencia una pelota de voley que cae en el dedo medio o anular, puede causar una fractura muy dolorosa. En algunos casos un balón de fútbol pateado con todo la fuerza de un adolescente deportista, puede generar fisuras o fracturas en dedos y muñecas, también.

  • Cómo atenderlas: Inmoviliza la zona afectada con una férula improvisada, como una tabla o una revista enrollada, y busca atención médica de inmediato.

Consejos para tratar lesiones en los dedos, manos o muñecas de tus hijos

 Lesiones por uso excesivo 

Las lesiones por uso excesivo, a menudo denominadas lesiones por esfuerzo repetitivo (LER) o lesiones musculoesqueléticas, son trastornos que pueden afectar a los músculos, tendones, ligamentos, articulaciones y nervios. Estas lesiones se producen como resultado de movimientos repetitivos, tensión prolongada o esfuerzo continuo en las manos, muñecas y dedos. En el caso de los niños pueden suceder por la forma en la que toman el lápiz para escribir, o por cómo utilizan la computadora, etc. Aquí tienes una descripción de algunas de las lesiones por uso excesivo más comunes en estas áreas:

  • Tendinitis: La tendinitis es la inflamación de un tendón y puede afectar los tendones de las manos y muñecas. Se manifiesta con dolor, hinchazón y sensibilidad en la zona afectada.
  • Síndrome del túnel carpiano: El síndrome del túnel carpiano es una lesión que afecta la muñeca y la mano. Se produce cuando el nervio mediano, que corre a lo largo de la muñeca, se comprime debido a la inflamación de los tendones circundantes. Esto puede causar dolor, entumecimiento y debilidad en la mano y los dedos.
  • Lesiones de ligamentos: Los ligamentos son tejidos que conectan los huesos en las articulaciones. Lesiones en los ligamentos de las manos, muñecas o dedos pueden causar inestabilidad y dolor.
  • Síndrome del pulgar del jugador de videojuegos: Cada vez más, los niños pasan tiempo jugando videojuegos y usando dispositivos móviles, lo que puede llevar a una lesión conocida como el "síndrome del pulgar del jugador de videojuegos" o "dedo de texto". Esta afección se caracteriza por dolor, inflamación y rigidez en el pulgar debido al uso excesivo de dispositivos electrónicos.

¿Cómo ayudar a prevenir lesiones?

La prevención de lesiones en las manos y dedos de los niños comienza con la educación y la conciencia. Es fundamental enseñar a los niños a ser conscientes de su cuerpo y a reconocer las señales de fatiga o dolor durante actividades repetitivas. Fomentar una postura adecuada al escribir, dibujar o usar dispositivos electrónicos puede ayudar a reducir la tensión en las manos y muñecas. Además, limitar el tiempo de pantalla y promover actividades al aire libre y deportes que involucren movimientos físicos variados es esencial para mantener la salud y evitar lesiones en estas áreas, para lo que es indispensable utilizar los elementos de seguridad que cada deporte requiere. Finalmente, los descansos regulares durante las actividades repetitivas permiten que los músculos y las articulaciones se relajen y se recuperen, evitando el estrés innecesario en las manos y dedos de los niños.

Enfrentar las lesiones en los dedos, manos o muñecas de tus hijos de manera adecuada es esencial para su pronta recuperación y para garantizar que continúen explorando el mundo con seguridad. El tratamiento de estas lesiones puede incluir descanso, fisioterapia, medicamentos para el dolor y en casos graves, cirugía. La detección temprana y la atención adecuada son esenciales para prevenir complicaciones a largo plazo.

Recuerda que la supervisión constante, el aprendizaje de primeros auxilios básicos y la consulta a un profesional de la salud cuando sea necesario, son elementos clave para garantizar la salud y el bienestar de tus pequeños exploradores.

Anterior
Siguiente »

    Comentarios