Enséñale a tu hijo a evitar el riesgo con los desconocidos fuera de casa

  • hace 7 meses

Vivimos en una época marcada por la incertidumbre, la violencia y la inseguridad, y como padres, es nuestra responsabilidad fundamental mantener a nuestros hijos a salvo. Es importante dotar a nuestros hijos de herramientas para defenderse , prevenir y tomar decisiones que los ayuden a mantenerse a salvo en todo momento. La mayoría de los riesgos para los pequeños, están fuera de casa y uno de los mayores peligros provienen de las personas desconocidas, ajenas a la familia o extrañas. Si bien no todos los desconocidos son malintencionados, es crucial que enseñemos a nuestros hijos a ser precavidos y a tomar decisiones inteligentes cuando se encuentren fuera de casa. Aquí te presentamos algunas pautas clave que puedes enseñar a tus hijos para que desarrollen un sentido de prevención y cuidado propio en relación a extraños y desconocidos:

No alejarse de los adultos en lugares concurridos 

Enséñale a tu hijo a evitar el riesgo con los desconocidos fuera de casa

Los lugares concurridos, como centros comerciales o festivales, son momentos en los que es más fácil que los niños se extravíen. Enséñales a nunca alejarse de ti o del adulto de confianza que los acompaña y a mantenerse cerca de ellos en todo momento.

No confiar en un desconocido

Enseña a tus hijos a no confiar en extraños, ni siquiera cuando afirman conocer a su familia o a sus padres. Déjales muy claro que siempre deben confirmar contigo o con el adulto a cargo antes de bajar la guardia con alguien nuevo.

No aceptar regalos ni dulces de extraños

Es esencial inculcar en tus hijos la regla de no aceptar nada que provenga de extraños, ya sean regalos, dulces o invitaciones a montarse en un vehículo. Explícales que esta regla es una medida de seguridad importante que jamás debe romperse.

Conocer los números de emergencia

Enséñale a tu hijo a evitar el riesgo con los desconocidos fuera de casa

Asegúrate de que tus hijos conozcan el número de emergencia que corresponde a su ciudad o país y que sepan cómo usarlo en caso de necesidad. También es de vital importancia que conozcan de memoria los números de teléfono de sus familiares para poder pedir ayuda. Practicar simulacros de llamadas de emergencia puede ser útil.

Establecer una "palabra clave"

Crea una palabra clave con tus hijos que solo tú y ellos conozcan. Si alguna persona, incluso alguien conocido, intenta llevarlos o recogerlos sin saber la palabra clave, deben saber que deben alejarse y buscar ayuda.

Comunicación abierta

Fomenta un ambiente en el que tus hijos se sientan cómodos hablando contigo sobre cualquier experiencia incómoda o encuentro con alguien extraño. Si alguien se les acercó en más de una ocasión a la salida del colegio cuando van a la tienda, es algo que sin duda deben contarte. Anímalos a compartir sus preocupaciones contigo.

Identificar figuras de confianza

Enséñales a tus hijos a identificar figuras de confianza en su entorno, como maestros, policías y padres de amigos, a quienes pueden acudir en caso de necesidad.

Mantener su espacio personal

Enséñales a mantener su espacio personal y a no permitir que un extraño se acerque demasiado a su cuerpo. Si alguien les hace sentir incómodos, deben decirlo y buscar la ayuda de un adulto de confianza, sin importar si esto sucede dentro de la escuela, en el transporte público, en un entrenamiento deportivo o clase extracurricular o incluso en casa de un compañero de clases.

Confíen en sus instinto

Enseña a tus hijos a confiar en sus instintos. Si sienten que corren algún peligro o tienen la sensación de que algo no marcha del todo bien, deben hacer caso a sus sentimientos y salir de la situación o dejar a la persona que los acompaña.

Guardar la calma

Finalmente, enfatiza la importancia de mantener la calma. No se trata de vivir con miedo, sino de prevenir posibles situaciones de riesgo. Enséñales a actuar con serenidad y determinación en caso de enfrentar una situación incómoda y de alzar su voz sin miedo a lo que otros puedan pensar o decir.

Si es secreto, seguro es algo malo

Los niños deben saber que cuando un desconocido les pide que guarden un secreto, lo más probable es que se trate de algo nada positivo, por lo que deben contarlo inmediatamente y si un desconocido amenaza con hacer daño a los niños o a sus familias, con mayor razón. Que no se queden en silencio por temor.

En estos tiempos desafiantes, es fundamental que trabajemos juntos como padres para garantizar la seguridad de nuestros hijos y brindarles las herramientas necesarias para enfrentar el mundo con inteligencia y precaución. La seguridad de nuestros hijos es una prioridad y sin duda el objetivo de todas las familias, y con estas pautas, estaremos más cerca de lograr que corran menos riesgos.

Anterior
Siguiente »

    Comentarios