Estas son las razones por las que los niños hacen bullying

  • hace 3 semanas

El bullying está cada vez más presente en las escuelas y grupos diversos de niños y debido a las redes sociales, el abuso puede extenderse mucho y muy rápido, causando un daño muy profundo en los niños víctimas de esta práctica despiadada con consecuencias devastadoras tanto para las víctimas  y sus familias, como para los agresores. Se tiene muy presente el sufrimiento de los niños agredidos, pero con poca frecuencia se ahonda en las razones por las que un niño se convierte en un agresor. Cuando un niño maltrata a otro de manera sistemática, no solo es una “malvado”, es muy probable que existan razones poderosas para su comportamiento, lo que no significa ni por un segundo que éste esté justificado, por sí que tiene un origen que hay que atender. Ser un bully puede afectar profundamente el bienestar emocional y social de cualquier niño, así como el de aquellos a su alrededor, por lo que es fundamental comprender las causas subyacentes de este comportamiento para poder abordarlo de manera efectiva, detenerlo o mejor aún, prevenirlo.

¿Por qué un niño se vuelve un bully?

Razones por las que los niños hacen bullying

El bullying infantil es un problema serio, muy serio, que afecta a niños de todas las edades, etnias y entornos socioeconómicos. Se manifiesta de muchas formas, incluyendo agresiones físicas, verbales y emocionales, así como el acoso en línea. Entender por qué los niños se convierten en bullies es determinante para abordar este problema de manera efectiva y crear un entorno seguro y acogedor para todos los niños. 

Los motivos para esta actitud abusiva en un niño , pueden ser muchos, pero suelen incluir:

Violencia en el hogar: Los niños que experimentan dificultades en el hogar, como abuso, negligencia o violencia hacia ellos u otros miembros de su familia, con frecuencia suelen canalizar su frustración y enojo hacia otros niños a través del bullying. En algunos casos es una respuesta a su propio sufrimiento y en otros es el comportamiento aprendido y aceptado como normal.

Problemas de autoestima: Los niños que tienen una baja autoestima o se sienten inseguros de sus propias habilidades, pueden recurrir al bullying como una forma de sentirse más poderosos y seguros de sí mismos. Se defienden atacando a otros, antes de ser atacados ellos mismos y basan esta lógica en la falta de confianza en sus destrezas, miedos e inseguridades. Es mejor hacer notar las debilidades de otros, antes que dejar que vean las propias.

Falta de empatía: Algunos niños pueden carecer de empatía y comprensión hacia los sentimientos de los demás, lo que los lleva a ser insensibles y agresivos hacia sus compañeros, sobre todo con aquellos que son diferentes o más vulnerables.

Presión de grupo: En ocasiones, los niños buscan unirse a grupos de otros niños que fomentan el comportamiento agresivo y el bullying, con el fin de evitar la soledad y la vulnerabilidad o como una forma de ganar aceptación y respeto dentro del grupo.

Modelos de comportamiento: Los niños pueden aprender el comportamiento abusivo de las personas que admiran y toman como modelos, como padres, hermanos mayores, amigos u otros adultos en su entorno, que pueden utilizar la agresión como una forma apropiada de relacionarse con otros o resolver problemas.

Consumo de contenido violento: La exposición a violencia en redes sociales, videojuegos, películas y otros factores,  influyen en el desarrollo de un niño. Es por este motivo que es imperativo que sepamos el tipo de contenido que consumen nuestros hijos, sobre todo cuando son pequeños y están formando su personalidad e identidad. La supervisión es determinante para la prevención del abuso y la violencia.

Consejos para prevenir el bullying

Razones por las que los niños hacen bullying

Un ambiente libre de violencia es el primer paso para criar niños amables y empáticos, en vez de niños violentos y llenos de odio capaces de volcar sus frustraciones, dolor y carencias afectivas en otros niños más vulnerables. Es por esta razón que debemos construir una atmósfera de desarrollo amable, partiendo de estos valores para prevenir el abuso y la violencia:

  • Fomentar la empatía y la tolerancia: Enseñar a los niños a entender y valorar las diferencias entre las personas, y a tratar a los demás con respeto y compasión.
  • Promover un ambiente de apoyo: Crear un ambiente escolar y familiar donde se celebren las diferencias y se fomente la inclusión y la amabilidad.
  • Enseñar habilidades de resolución de conflictos: Ayudar a los niños a aprender formas saludables y constructivas de resolver problemas y manejar el conflicto de manera pacífica.
  • Modelar un comportamiento positivo: Los adultos deben servir como modelos positivos de comportamiento, demostrando empatía, respeto y compasión en todas sus interacciones.
  • Establecer límites: Establecer límites claros y consecuencias contundentes para el comportamiento abusivo y asegurarse de que todos los niños comprendan las expectativas de comportamiento apropiado, es una manera de transmitir que el bullying no es bienvenido ni aceptado en ningún espacio, lugar o ambiente.

El bullying infantil es un problema complejo con múltiples causas, antecedentes y consecuencias, tanto para quienes ejercen éste tipo de abuso. Al comprender los motivos que transforman a un niño en un agresor y tomar medidas proactivas para prevenir el bullying, podemos ayudar a crear un entorno seguro y saludable para todos los niños, así como un futuro libre de violencia y lleno de posibilidades, éxito y bienestar.

También te puede interesar

Bullying: Descubre cómo prevenir que tu hijo sea víctima o abusador

Anterior
Siguiente »

    Comentarios