¿Qué debemos esperar del fenómeno de El Niño este 2024?

  • hace 5 meses

La llegada del fenómeno de El Niño, un complejo patrón climático que afecta diversas regiones del planeta, nos mantiene en constante alerta. En este 2024, nos encontramos nuevamente en el epicentro de este fenómeno climático, generando preocupaciones sobre sus consecuencias e impacto en relación a la salud de la población e infraestructura de las ciudades, pueblos y comunidades. Para entender mejor cómo este fenómeno nos afectará, es crucial responder a tres preguntas fundamentales: ¿cuándo comenzará a manifestarse el fenómeno de El Niño?, ¿cuáles son las consecuencias de la falta de lluvia?, y ¿cómo impacta en el ámbito de la salud?. Respondamos una pregunta a la vez para entender qué debemos esperar en relación a éste fenómeno.

¿Cuándo se hará presente el fenómeno de El Niño?

El fenómeno de El Niño, que se manifiesta con el calentamiento inusual de las aguas del océano Pacífico, tiene efectos directos en nuestro clima. Se espera que a partir de enero de 2024, el país experimente diversas manifestaciones climáticas propias de este suceso y entre marzo y mayo se manifieste su fase más crítica, caracterizada por lluvias intensas y climas extremos.

¿Qué debemos esperar del fenómeno de El Niño este 2024?

La costa norte del país como Piura y Tumbes, se verá afectada por lluvias torrenciales, inundaciones repentinas, ríos desbordados, obstrucción de carreteras y posibles deslizamientos de tierra. Asimismo, la sierra peruana, incluyendo zonas como Cusco, podría experimentar una disminución significativa de las precipitaciones, enfrentando sequías que impactarán la agricultura y la disponibilidad de agua potable en todo el país.

¿Qué pasa si deja de llover por mucho tiempo?

Las regiones costeras, la sierra y el norte de Perú, sufrirán algunas dificultades debido a los cambios climáticos producto de éste fenómeno. La sierra del país,  especialmente vulnerable a la falta de lluvias durante El Niño, enfrenta una serie de desafíos. La escasez de precipitaciones amenaza directamente la agricultura, al reducirse la disponibilidad de agua para riego, por lo que la escasez de algunos productos esenciales para la canasta familiar básica es una posibilidad real que afectaría a muchas familias a lo largo de todo el territorio. Además, las reservas de agua potable disminuyen, aumentando el riesgo de enfermedades, poniendo en alerta máxima a las autoridades de todo el país.

¿Qué debemos esperar del fenómeno de El Niño este 2024?

En los andes del sur de Perú, donde la escasez de lluvias podría ser más pronunciada, se encuentra una red crucial de fuentes de agua potable. Los deshielos de las montañas alimentan ríos y lagos que son fuentes vitales de agua para las comunidades locales, ciudades cercanas y varios puntos importantes del país. La disminución de las precipitaciones y la falta de nieve en las cumbres de la cordillera, podrían reducir drásticamente el caudal de estos cuerpos de agua, afectando el suministro de tan preciado recurso natural para el consumo humano y la agricultura.

¿Qué sucede con la salud de la población?

La falta de lluvias y las inundaciones repentinas durante El Niño representan amenazas significativas para la salud de la población. Las aguas estancadas pueden convertirse en criaderos de enfermedades transmitidas por mosquitos, como el dengue y la malaria. Las inundaciones también aumentan el riesgo de infecciones gastrointestinales debido al contacto con aguas contaminadas y los cierres de carreteras aumentan el riesgo de muerte por falta de atención y suministros médicos. Además, en caso de ser necesario, la reubicación temporal de comunidades enteras puede dar lugar a condiciones desfavorables, propiciando la propagación de enfermedades respiratorias, cutáneas, etc.

Es esencial implementar medidas de prevención y atención médica inmediata para abordar estos riesgos específicos para la salud durante y después de eventos climáticos extremos como El Niño. La provisión de servicios de salud, suministro de agua potable segura y programas de concientización son cruciales para proteger la salud de la población en estas circunstancias adversas.

El fenómeno de El Niño en Perú en 2024 demanda una respuesta integral y proactiva, no solo para abordar los impactos inmediatos, sino también para prevenir y gestionar las amenazas a largo plazo para la salud de las comunidades afectadas. La colaboración entre autoridades gubernamentales y la sociedad civil es esencial para enfrentar este desafío con determinación y eficacia. Solo una acción coordinada y sostenida puede mitigar los efectos adversos de El Niño, protegiendo a la población y nuestros recursos naturales.

Anterior
Siguiente »

    Comentarios